martes, 9 de abril de 2013

¿Cuando despertaremos?.


Ya han pasado unas semanas desde el fatídico fin de semana largo en que el gobierno chipriota con premeditación, alevosía y nocturnidad dio un susto a los ahorradores chipriotas y por extensión al resto de europeos de a pié. 
A pesar de que los políticos lo niegan, siguiendo los criterios aplicados a Chipre, nada puede impedir que el “corralito”, estricto o a la carta, sea aplicado a países como España o Italia. La solución lineal que afecta a todos los ahorradores no es justa, pero nadie dijo que el mundo fuera justo y menos que los "dirigentes" actuaran con justicia. Muchas veces ni siquiera actúan legalmente, cuanto menos por el bien común. 
Lo más gracioso de todo (dentro de lo trágico del asunto) es que la parte que más se critica del rescate de Chipre (la quita sobre los depósitos) es la solución que muchos creen (y defienden) que se aplicó en Islandia: dejar quebrar a los bancos y trasladar las pérdidas a los acreedores. Parece que lo de Chipre es en realidad una pataleta de acreedores que no quieren asumir su parte de pérdidas y que esperaban que el resto de europeos les pagáramos su agujero. 
Volviendo a lo nuestro, lo cierto es que en Chipre se ha visto la primera constatación de que los depósitos bancarios por encima de 100.000 euros pueden ser robados por el estado (al menos parcialmente). Dado que el Fondo de Garantía de Depósitos no tiene dinero, es imposible que, en caso de necesidad, pueda cubrir el resto de depósitos bancarios. 
Para la mayoría de la gente es más fácil taparse los ojos y los oídos y confiar en los poderes infinitos del omnipotente estado, que e informarse, pensar y procurar entender la realidad más allá de las declaraciones y promesas de los dirigentes. 
Cuantitativamente nada cambia en Europa (las pérdidas de todos los depositantes de Chipre son inferiores a las de los tenedores de preferentes de Bankia), cualitativamente cambia casi todo: a los Estados les costará mucho volver a crear la ilusión de que son un ente omnipotente capaz de rescatar todo agujero financiero público o privado con dinero caído del cielo. O ¿Tal vez no? 
A corto plazo se ha roto un tabú que jamás debería haber existido: la confianza en nuestro sistema financiero de papel. 
Los ciudadanos cada vez nos sentimos más “acorralados” por la política económica europea. No tenemos salida, cada día somos más pobres. Hace tiempo que están robando a los pequeños ahorradores de este país por muchas vías (preferentes, acciones de Bankia y otros productos similares.). Aquí también sufrimos como los chipriotas un corralito, pero de un modo más sinuoso: más impuestos, más comisiones, suministros y seguros obligatorios más caros, devaluación de los sueldos e ingresos a los trabajadores y autónomos…….etc. 
¿Qué solución nos queda, para no ser de por vida esclavos del sistema? 
¿Esconder el dinerito bajo las baldosas (sólo faltaría una combinación de corralito con la restricción de pagos en metálico) o jugar a comprar acciones de empresas extranjeras con un riesgo similar al que se corre cuando se juega a la ruleta?. 
Ya hace años que se está perpetrando un robo del estado a la clase media, porque el capital grande esta en cuentas seguras o en el extranjero. Las clases medias acabarán pagando el multimillonario rescate a Bankia y el resto de entidades como CatalunyaBanc y Novagalicia. También lo poco que quedará de las políticas de bienestar. Ya se sabe, el dinero hay que robarlo de donde es más fácil hacerlo.

La esperaza que nos queda es pensar que, a largo plazo, las consecuencias de este cambio serán forzosamente positivas. Los trabajadores y ahorradores  despertarán de su letargo. Desaprenderán la “indefensión aprendida” y comenzarán a preocuparse mucho más por su cultura financiera  y por el banco donde guardan sus ahorrillos. No fuera que, después de tanto esfuerzo por ganarlo y ahorrarlo, desapareciera.
©JAS 2013

Para informarse más sobre “Indefensión aprendida”, sobre Chipre, sobre lo que nos espera si seguimos sin despertar, etc. puede seguir leyendo pulsando más abajo.

Indefensión aprendida.-

Comentarios de lectores:

“Esto es una confiscación gubernamental. No nos dejan salida. Parece que ha llegado la hora de pararlos con la acción popular violenta o no violenta, según haga falta”. 

“El miedo tiene que cambiar de bando. Es una guerra y vamos perdiendo….de momento.” 

“Si con todo lo que ya hay mas este asalto-robo a toda la ciudadanía de un estado no se llenan las calles, es que la ciudadanía está enferma”. . 

“Deberíamos atestar las calles con muchísima más gente que cuando las protestas por la guerra de Iraq, por el 11S el 15M y otras sonadas, sumando todas ellas y doblando. Ruta, sugiero una ruta por las sedes centrales de los bancos, la bolsa, las consejerías del ramo, las sucursales de los ministerios, delegaciones, virreinatos y una plantada guapa en los consulados adecuados. Y nada de fiestecitas, móvil, digital y tambor. Huelga general indefinida. Sentada indefinida con poca pancartita y poca fiesta. Huelga general indefinida. Paralización absoluta. Resistencia y reacción. 
O es que son una mayoría los afectados probables o posibles. Somos todos, toditos. 
Vamos a ver se espabilamos que esto ya es un erial”. 

“Se han saltado la penúltima. Estamos a merced de insensatos, de ineptos y de facinerosos. Alemania está ganando la tercera y nos va a dejar a todos en la ruina más absoluta. No nos equivoquemos, son momentos de acertar en la diana verdadera, identificar a los culpables y a sus cooperantes necesarios. 
Solo el miedo que nos han ido dosificando en estos años de ajustes impide la reacción que necesariamente tiene que producirse contra todo y todos los que atenten a la dignidad del ser humano para que este pueda, podamos, seguir siéndolo. 
Ya queda poco tiempo para la teoría, la retorica y el ensayo, esta gente no cejaran en su empeño, después de este ensayo en Chipre, también vendrán a por nosotros. 
Dejemos ya de hablar de si son galgos o podencos, de si vamos al soberanismo, a la independencia o al federalismo. Prioricemos lo urgente, y ahora mismo lo urgente es sobrevivir. Es la penúltima oportunidad. 
Y por favor el lunes eviten aglomeraciones en cajas y bancos que no estoy para hacer colas y pasar el rato contemplando los cartelitos en los que unos me dicen que soy el “anima” de La Caixa y los otros que quieren ser mi banco.”

Chipre.-


Como la memoria es muy frágil, recopilo esta…
CRONOLOGIA DE LOS RESCATES
2 de mayo de 2010.
Grecia anuncia un acuerdo con la UE y el FMI para recibir una ayuda financiera de 110.000 millones. A cambio, Atenas prometió recortes por valor de 30.000 millones.
29 de noviembre de 2010.
Irlanda se convierte en la segunda víctima de la crisis del euro y pide a la Unión Europea y al FMI 67.500 millones a devolver en tres años. Además, el Ejecutivo aportó 17.500 millones procedentes de los fondos propios del país y del fondo de reserva de las pensiones públicas. Desde 2008, Irlanda ha sufrido siete ajustes presupuestarios que se han supuesto la salida de 40.000 empleados públicos hasta 2015, sobre una plantilla de 320.000 en 2008.
5 de abril de 2011.
Portugal reconoce que no puede asumir su deuda y pide un rescate de 78.000 millones. El socialista José Sócrates, primer ministro de Portugal, anunció que no había otra fórmula para pagar los vencimientos de la deuda y evitar así la bancarrota. A cambio de estas ayudas de FMI, BCE y la UE, Portugal aceptó un voluminoso y exigente paquete de medidas de recorte.
21 de julio de 2011.
La Unión Europea trata de salvar la más fuerte crisis del euro con un segundo rescate a Grecia. Esta vez la troika inyecta 109.000 millones en el país heleno.
9 de junio de 2012.
España pide el rescate financiero. El Gobierno de Mariano Rajoy pide una ayuda a sus socios europeos para sanear el sector financiero con un máximo de 100.000 millones. Hasta ahora se han utilizado unos 40.000 millones. La inyección de dinero supuso un férreo control sobre las cuentas públicas.
16 de marzo de 2013.
Chipre recibe ayudas por 10.000 millones por parte de la troika. Las cuentas bancarias pagarán un impuesto del 9,99% para los que tengan más de 100.000 euros y del 6,75% para los demás si eres un gran capitalista tu dinero está en fuga permanente, legal, sin grandes restricciones, dudo que tengan gran parte de su dinero en depósitos bancarios. Si eres un pequeño ahorrador no tienes escapatoria y pagarás los desmanes que no has cometido.
Nos dejan sin trabajo, nos dejarán sin pensiones, sin subsidio de paro, sin jubilaciones, ni ahorrar ni tener dinero en el banco. Este sistema capitalista en descomposición delirante sigue dando otra vuelta de tuerca hasta devorarse a sí mismo. Desde luego no les importa en absoluto llevarse por delante a millones de personas, ellos seguirán jugando a la alta economía desde su ordenador.
El gobierno descarta que pueda ser extrapolable a otros países. O sea: próxima estación España por ejemplo.

El día que acabó la crisis
Por CONCHA CABALLERO
Nació en Baena, Córdoba, 1956. Fue portavoz del grupo Izquierda Unida en el Parlamento de Andalucía en la legislatura 2004-2008. En abril de 2009, Rosa Aguilar, recientemente nombrada Consejera de Obras Públicas, le ofreció participar en la nueva etapa política.
Licenciada en Filología Hispánica y profesora de Literatura en un instituto público. Abandonó la política defraudada con su coalición electoral. Profesora de Lengua y Literatura, analista i articulista de diversos medios de comunicación (El País, Ara com ara de la SER, Meridiano de Canal Sur Televisión).

Un buen día del año 2014 nos despertaremos y nos anunciarán que la crisis ha terminado. Correrán ríos de tinta escritos con nuestros dolores, celebrarán el fin de la pesadilla, nos harán creer que ha pasado el peligro aunque nos advertirán de que todavía hay síntomas de debilidad y que hay que ser muy prudentes para evitar recaídas. Conseguirán que respiremos aliviados, que celebremos el acontecimiento, que depongamos la actitud crítica contra los poderes y nos prometerán que, poco a poco, volverá la tranquilidad a nuestras vidas. 

Un buen día del año 2014, la crisis habrá terminado oficialmente y se nos quedará cara de bobos agradecidos, nos reprocharán nuestra desconfianza, darán por buenas las políticas de ajuste y volverán a dar cuerda al carrusel de la economía. Por supuesto, la crisis ecológica, la crisis del reparto desigual, la crisis de la imposibilidad de crecimiento infinito permanecerá intacta pero esa amenaza nunca ha sido publicada ni difundida y los que de verdad dominan el mundo habrán puesto punto final a esta crisis estafa —mitad realidad, mitad ficción—, cuyo origen es difícil de descifrar pero cuyos objetivos han sido claros y contundentes: hacernos retroceder 30 años en derechos y en salarios. 

Un buen día del año 2014, cuando los salarios se hayan abaratado hasta límites tercermundistas; cuando el trabajo sea tan barato que deje de ser el factor determinante del producto; cuando hayan arrodillado a todas las profesiones para que sus saberes quepan en una nómina escuálida; cuando hayan amaestrado a la juventud en el arte de trabajar casi gratis; cuando dispongan de una reserva de millones de personas paradas dispuestas a ser polivalentes, desplazables y amoldables con tal de huir del infierno de la desesperación, ENTONCES LA CRISIS HABRÁ TERMINADO. 

Un buen día del año 2014, cuando los alumnos se hacinen en las aulas y se haya conseguido expulsar del sistema educativo a un 30% de los estudiantes sin dejar rastro visible de la hazaña; cuando la salud se compre y no se ofrezca; cuando nuestro estado de salud se parezca al de nuestra cuenta bancaria; cuando nos cobren por cada servicio, por cada derecho, por cada prestación; cuando las pensiones sean tardías y rácanas, cuando nos convenzan de que necesitamos seguros privados para garantizar nuestras vidas, ENTONCES SE HABRÁ ACABADO LA CRISIS. 

Un buen día del año 2014, cuando hayan conseguido una nivelación a la baja de toda la estructura social y todos —excepto la cúpula puesta cuidadosamente a salvo en cada sector—, pisemos los charcos de la escasez o sintamos el aliento del miedo en nuestra espalda; cuando nos hayamos cansado de confrontarnos unos con otros y se hayan roto todos los puentes de la solidaridad, ENTONCES NOS ANUNCIARÁN QUE LA CRISIS HA TERMINADO. 

Nunca en tan poco tiempo se habrá conseguido tanto. Tan solo cinco años le han bastado para reducir a cenizas derechos que tardaron siglos en conquistarse y extenderse. Una devastación tan brutal del paisaje social solo se había conseguido en Europa a través de la guerra. Aunque, bien pensado, también en este caso ha sido el enemigo el que ha dictado las normas, la duración de los combates, la estrategia a seguir y las condiciones del armisticio. 

Por eso, no solo me preocupa cuándo saldremos de la crisis, sino cómo saldremos de ella. Su gran triunfo será no sólo hacernos más pobres y desiguales, sino también más cobardes y resignados ya que sin estos últimos ingredientes el terreno que tan fácilmente han ganado entraría nuevamente en disputa. 

De momento han dado marcha atrás al reloj de la historia y le han ganado 30 años a sus intereses. Ahora quedan los últimos retoques al nuevo marco social: un poco más de privatizaciones por aquí, un poco menos de gasto público por allá y voilà: su obra estará concluida. Cuando el calendario marque cualquier día del año 2014, pero nuestras vidas hayan retrocedido hasta finales de los años setenta, decretarán el fin de la crisis y escucharemos por la radio las últimas condiciones de nuestra rendición.
Publicar un comentario