domingo, 10 de diciembre de 2017

Seguimos en el caos, mintiendo y sin soluciones a la vista

El caos político actual está relacionado con la decadencia del lenguaje. Las palabras banales, sin sentido, y su uso extendido pueden destruir la convivencia.
Abraham Lincoln advirtió: “puedes engañar a la gente durante un tiempo, puedes engañar a parte de la gente durante todo el tiempo, pero no puedes engañar a toda la gente durante todo el tiempo”. El problema es que el daño que produce el que lanza primero la mentira tarda mucho tiempo en reparar sus efectos.
En España, los políticos unionistas se pasan el día invocando la Constitución y por ella todo está permitido, incluso algunas acciones que algunos califican de poco democráticas. El Reino Unido no tiene Constitución. Pero que duda cabe que en el Reino Unido hay democracia. Una democracia liberal que llegó no tanto por el fervor revolucionario de sus pueblos si no por el acuerdo de entre los más poderosos después de siglos de guerras dinásticas y de religión. Llegaron a la conclusión que el Parlamento debía elegir al Jefe del Estado y este debía estar sometido a esta institución. De estas peleas nos habla el filósofo John Locke en “Carta para la Tolerancia”, y propone soluciones en su “Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil”. Esto sucede muchos años antes de la Revolución americana y de la Revolución francesa, que en gran medida contemplan el proceso inglés, en lo que se ha venido a conocer como ciclo revolucionario atlántico. Muchos cuando hablan del Reino Unido y lo quieren criticar rápidamente señalan que ese país es una monarquía y por lo tanto no una verdadera democracia, pero desconocen que tipo de gobierno tiene, de donde procede, y que consecuencias tuvo su expansión para el resto del mundo.
Tal vez tampoco se repare en que la democracia del sistema liberal inglés solo estaba compuesta por aquellos que tenían una buena posición económica. Estos y no otros, son los que podían presentarse a las elecciones y votar para elegir a sus gobernantes. Y este sistema, que era mejor que el de la monarquía absoluta, fue el que se exportó al resto del mundo. Esta vergüenza que se conoce como el voto censitario fue desapareciendo gradualmente cada vez que se incorporaban al sistema democrático, después de la presión ejercida por el movimiento obrero, las diferentes capas de la población. El derecho al voto para los hombres se convierte en universal durante la Primera Guerra Mundial, y para la mujer habría que esperar al periodo de entreguerras. El sistema liberal, ciertamente aporta la posibilidad de elegir a los gobernantes, un estado de derecho, una separación de poderes, y el mantenimiento de la propiedad privada, pero en su origen no fue para todos, y si lo terminó siendo es porque se prefirió integrar a toda la sociedad en el sistema antes que arriesgar el poder de unos cuantos.
Montesquieu en “El espíritu de las leyes” dice que aunque sólo algunos privilegiados tienen el genio necesario para penetrar en la constitución de un Estado, ello no es impedimento para que los ciudadanos nos ilustremos. Cuanto más ignorantes son los votantes menos vacilan, aunque las resoluciones adoptadas produzcan grandes males. Cuanto más ilustrados sean los votantes y más reflexivamente analicen la propaganda política y las propuestas de los políticos (algunas son realmente tan mágicas como faltas de contenido); en mejores condiciones estarán de ver los abusos antiguos, de comprender la manera de corregirlos y de presentir los abusos de las correcciones actualizadas que nos proponen. Estos electores sensatos no dudarán en dejar lo malo si temen lo peor o en dejar lo bueno si no están razonablemente confiados de que pueden mejorárselo. Tampoco se arriesgarán a mirar las partes si no es para juzgar el todo e intentarán examinar todas las causas para ver todos los resultados posibles.
Rousseau en “El contrato social”, estableció que el poder en la sociedad es la voluntad que busca el bien común de todos, y Voltaire, en muchas obras enfatizó la divisa de la tolerancia y la libertad. El pensamiento ilustrado fue fundamental para que las capas más desfavorecidas de la sociedad se hicieran visibles al poder y accedieran al poder político. De ahí que es imposible comprender nuestra democracia sin el concurso de los anarquistas y los socialistas, y en el lado más negativo incluso del fascismo y el nazismo. 
A lo largo de la historia hemos visto que suele suceder que al erradicar unas creencias otras rápidamente vienen a ocupar su lugar y las buenas ideas siempre dejan paso al lenguaje de la fuerza.
No falta quien piensa que en el siglo XVIII, lejos de ser una etapa revolucionaria y de ilustración de las sociedades humanas —un peldaño a favor de la igualdad, la libertad y la fraternidad—, se forjó un sistema económico que se convirtió en el primer paso para crear un modelo de sociedad que condenó definitivamente a las clases populares a la explotación, la incultura y la desigualdad. La burguesía creó un sistema económico a medida, el capitalismo, para acabar con el Antiguo Régimen e instaurar su propia visión del mundo, medrando para apear a la Iglesia y a la Monarquía de un poder que le correspondía como agente del cambio económico. 
Volviendo a España. Durante el periodo más prolongado de progreso, libertades y paz social de la historia de España los partidos nacionalistas catalán y vasco hacían de bisagra a los dos partidos nacionalistas españoles. Con las mayorías absolutas del partido gobernante, todo se fue al traste.
¿Cómo es posible que gobernantes del siglo XXI de una nación europea hayan cometido tantos errores?
El primer error se produjo el año 2006, cuando el PP presentó el recurso de inconstitucionalidad sobre 114 de los 223 artículos del Estatuto de Autonomía de Catalunya, previamente aprobado por el Parlament de Catalunya, por el Congreso de los Diputados y en el referéndum por el pueblo catalán. 
El segundo error se produjo en la replica independentista de Otoño de 2017 en el Parlament. 
El tercer error se produjo cuando el Gobierno apoyado por PP, Ciudadanos y PSOE aplicó el art. 155 de la Constitución.
El cuarto error se produjo cuando algunos gritaron “A por ellos” y los partidos unionistas (unos más que otros) alentaron a los nacionalistas españoles para que hicieran suyo el espíritu que tras ese grito se intuye. Se envió a miembros del gobierno de la Generalitat de Cataluña, a prisión preventiva esposados con las manos a la espalda y los grilletes bien apretados, sin dialogo previo, ni tiempo para defenderse ó justificarse. Sin escuchar al interlocutor… 
Ante este rosario de errores se ha establecido un ambiente en el que pese al “fracaso” en la implementación de la Independencia de Catalunya, los nacionalistas catalanes nunca se considerarán engañados por los líderes independentistas que no contaron toda la verdad, que no tuvieron preparadas todas las estructuras del nuevo Estado y que no fueron capaces de poner en marcha la Independencia declarada en el Parlament. Se retroalimentan entre ellos sin dar cabida al sentido común y sin aceptar lo evidente. Tal vez para no dar la razón a los que avisaron de que la Independencia de Catalunya nunca se consumaría.
En el otro lado, los nacionalistas españoles, que a raíz del conflicto catalán se han sobreexcitado y han vuelto a enseñar su cara oculta, no quieren aceptar que España es un Estado multinacional y multicultural. Siguen negando esta realidad que requiere una reforma de la Constitución, del Senado, del fracasado café para todos y un cambio en las formas de hacer política.
El conflicto se ha consolidado con dos bloques que —no sé si llegan a odiarse o solo se desprecian e insultan— pero que no se escuchan ni se hablan. Ambos han perdido la confianza en la capacidad de que los “otros” lleguen a entender sus posturas. En este ambiente es muy difícil buscar un acuerdo que satisfaga mínimamente a las partes enfrentadas. Aunque nadie quiera admitirlo, las dos perderán, pero una de ellas quedará más damnificada, al menos moralmente, y la amargura de la pérdida durará muchos años. El ambiente está tan enrarecido que no se escucha al que opina diferente y se descalifica a los que proponen argumentos pragmáticos que eviten la pérdida de generación de riqueza y el descalabro de una de las regiones más prósperas de España y de Europa. Se duda de que sus propuestas sean reales y aunque lo fueran, de que puedan llevarlas a la práctica. Sigue siendo así aunque todos hayamos comprobado —hemos pasado de una pre-independencia a una pre-autonomía— que el camino unilateral consigue peores resultados que un pacto por incompleto e insuficiente que pueda ser. Sin un apoyo muy ampliamente mayoritario de todos los catalanes, lo más prudente es mantener la paz social y un cierto grado de concordia que permita a los ciudadanos tener esperanza en el futuro. No queda otra si no queremos que los catalanes nos quedemos ciegos aunque el resto de españoles se queden tuertos, porqué actuar unilateralmente, en la Europa de los “Estados” y las potencias económicas, solo nos llevará a la desaparición como nación. 
No podemos continuar como individuos y como sociedad con sobresaltos constantes provocados a golpe de mentiras por una panda de frívolos e irresponsables de uno y otro bando. La regeneración de la política al servicio de los ciudadanos y de su progreso, sólo se logrará combatiendo la mentira y derrotando electoralmente a los embusteros, que los hay en los dos bandos. Siempre queremos vernos reflejados en Austria o en Dinamarca, y allí la sociedad y los políticos se comportan de forma diferente. Allí al político embustero se les hace dimitir y purgar severamente su engaño. Nos queda mucho camino por recorrer para llegar a eso.
Ojalá que los pactos postelectorales se hagan en base a “propuestas concretas” para regenerar el país, en lugar de sobre palabras vacías de contenidos, que cada cual interpreta a su manera, y que a menudo sólo sirven para asegurar ciertas “sillas” y prebendas para los amigos.
La esperanza es lo último que se pierde.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Temor a destacar y necesidad de control

Los seres humanos tenemos escaso control sobre nuestras circunstancias.
Los demás cruzan nuestro camino, nos hacen cosas en forma directa o indirecta y nosotros nos pasamos la vida reaccionando a lo que nos ocasionan. A las cosas buenas les siguen malas. Hacemos todo lo posible por adquirir cierto control, porque no poder hacer nada frente a lo que sucede nos vuelve infelices. Y a veces lo adquirimos, pero nuestro margen de control sobre los demás y nuestras circunstancias es lastimosamente limitado.
Sin embargo, hay algo que sí podemos controlar: la mentalidad con que reaccionamos a lo que ocurre a nuestro alrededor. Y si somos capaces de vencer nuestra ansiedad y forjar una actitud valiente ante la vida, puede pasar algo extraño y notable: que ese margen de control de las circunstancias se amplíe. En un caso extremo, podríamos crear, incluso, las circunstancias mismas, fuente del inmenso poder de los valientes a lo largo de la historia.
Un acto audaz requiere un alto grado de seguridad en uno mismo. Quienes constituyen el blanco de un acto así o lo presencian, no pueden sino creer que esa seguridad es real y justificada. Su reacción instintiva es respaldar, quitarse de en medio o seguir a la persona segura de sí. Un acto audaz puede mantener a raya a la gente y eliminar obstáculos. Es de esta forma como produce circunstancias favorables.
Somos seres sociales, así que es natural que queramos ajustarnos a quienes nos rodean y a las normas grupales. Pero esto esconde un profundo temor a destacar, a seguir nuestro camino sin que nos importe lo que la gente piense de nosotros. Los valientes son capaces de vencer este miedo. Lo lejos que pueden llegar con su originalidad nos fascina. Y nos hace admirarlos y respetarlos en secreto; nos gustaría poder actuar así.
Hoy en día nos cuesta trabajo concentrarnos; nuestro interés pasa de un espectáculo a otro. Pero quienes expresan valientemente su diferencia llaman nuestra atención en un nivel más hondo y por más tiempo, lo que se traduce en poder y control.
Muchos respondemos a las inestables circunstancias de la vida tratando de microcontrolarlo todo en nuestro entorno inmediato. Cuando sucede algo imprevisto, nos ponemos tensos y reaccionamos con una táctica que ya nos ha dado resultado previamente. Si los hechos se desarrollan muy aprisa, es fácil que nos sintamos abrumados y perdamos el control.
Debemos esforzarnos en no temer el cambio ni al caos; mejor aceptarlo y relajarnos tanto como podamos. Mejor dejarse llevar por el flujo de los acontecimientos, y luego encauzar sutilmente en la dirección que hayamos elegido, explotando el momento. Si aplicamos esta mentalidad tendremos más posibilidades de convertir algo negativo (un suceso inesperado) en positivo (una oportunidad).”

Texto inspirado en el libro “La Ley 50” de Robert Greene & 50 Cent.


martes, 28 de noviembre de 2017

Quien mucho quiere tratar poco resuelve

Resulta que los catalanes tenemos fama de tacaños y ahorradores y a la vez, los números que presentan algunas “informaciones económicas” indican que somos la comunidad más endeudada de toda España. 
¿Cuál es la verdad?. ¿Somos ahorradores o manirrotos?
Tal vez los catalanes de hoy ya no son los mismos que dieron lugar al refrán: “el catalán de la roca saca pan” y al típico tópico “los catalanes son tacaños”. “Ya nada es como antes” diría mi abuelo, que repetía amenudo “cuando un “hombre” era un hombre de verdad que se vestía por los piés y mantenía su palabra”…
Todos sabemos que todas estas polémicas son tonterías para que las personas ociosas distraigan su tiempo, y que en todas partes cuecen habas y en la mia calderadas. En toda la geografía española hay personas con un amplio y variado abanico de virtudes y comportamientos; pero es curioso ver de que forma se alargan los “hilos” en cualquier chat, cuando se opina de temas relativos al “los mios son listos y buenos, y los tuyos tontos y malos… y por ello estoy muy orgulloso de ser de mi tierra”.
La profusión de noticias como esta en un periódico de información económica, que invitan más a reírse que a hablar seriamente, ayudan a mantener esta clase de criterios sesgados en personas con lagunas de conocimiento en determinados temas. Por ello, nunca está de más meditar un poco sobre estas cuestiones.
Seún la noticia referida por el citado medio económico, hasta el año 2005 (oasis catalán de CIU) la deuda de la Generalitat era minúscula. Con los tripartitos aumentó (¿se acuerdan de los “bonos patrióticos”?) y con el útimo periodo de CIU y Junts pel Si, se desbocó y apareció la “deuda con el Estado” cuando antes no la había o era ínfima.
Lo que no cuenta la noticia ni suele contar nadie, y por ello la mayoría paece desconocer el tema, es que el Estado se financia con los impuestos recaudados a las personas y empresas en cada CA. Si se genera riqueza —en Catalalunya se genera la cuarta parte de la que se genera en el resto de España y ello sin tener la ayuda de la “capital del Estado” en su territorio— se devengan impuestos. Resulta que el Estado recauda la mayor parte (87%) y la Generalitat un porcentaje muchísimo menor.
Posteriormente, el Estado no reparte entre las CCAA sino que PRESTA a la Generalitat parte del dinero que recaudó de las personas y empresas en Catalunya. Si presta poco o mucho, o si presta más a otras CCAA que a Catalunya depende de si se considera que la financiación autonómica es sesgada o no, de ahí la polémica de las balanzas fiscales desequilibradas y del baile de miles de millones de Euros de desequilibrio fiscal que penalizan cada año la economía y los servicios públicos catalanes. 
El problema es que la teoría de los impuestos cedidos a las CCAA se ve completamente esterilizada-laminada por la práctica del sistema de financiación.
Del supuesto 50% que se queda la Generalitat de algunos impuestos (IRPF. IVA, especiales) el 75% se lo queda el estado para repartirlo con "criterios políticos". Por ello, después del ajuste, en realidad las CCAA sólo se quedan de entrada sólo un 12,5%.
El sistema de financiación autonómica parece estar inspirado en la frase "De cada cual según sus capacidades a cada cual según sus necesidades" de Karl Marx. Este ADN colectivista y centralista genera todo tipo de incentivos perversos que crean conflictos, clientelismo y parasitismo social.



El modelo de financiación autonómica es muy centralista e injusto y debería ser reformado, avanzando hacia una amplísima descentralización tributaria. Aquí pueden ver y escuchar un estudio que hace un Doctor en Economía madrileño.

De todas formas, no hace falta ser economista para entender un simil familiar de la situación:
Suponga que Ud. es un cabeza de familia y por usar obligatoriamente los apellidos familiares cobra personalmente la mitad del salario de sus hijos y la práctica totalidad del resto de sus ingresos (negocios e inversiones). En total más de un 87% va a su cuenta (la del cabeza de familia). Luego, graciosamente les presta algo para que “puedan vivir” y pagar sus gastos. A veces incluso exige a las empresas que les venden bienes o servicios a sus hijos que le manden a ud. (el cabeza de familia) las facturas, para que pueda comprobar en que se gastan el dinero y vetarlo si lo cree oportuno. Si los hijos necesitan más dinero deben buscarse algún trabajito en negro que escape a la voracidad del cabeza de familia (intentan crear tantos impuestos adicionales como pueden con la esperanza de que no sean declarados inconstitucionales o anulados por el Gobierno central).
Como es natural y en esta situación, nadie en el mundo querrá prestar dinero a los hijos de tal padre (les pondrán una “calificación crediticia” malísima) porque ellos no cobran directamente (ni en su mayor parte administran) el dinero que ganan. Por esto no los califican solventes, aunque en realidad lo sean. El problema es que no produzcan bienes y servicios en suficiente calidad y cuantía o lo malgasten o no paguen sus impuestos (son de los que más pagan, teniendo en cuenta los impuestos especiales adicionales), sino que legalmente no les está permitido cobrarlos ni distribuirlos como estimen oportuno en bienes y servicios para sus conciudadanos.. 
¿Entienden lo paradógico de la situación y el cinismo de los que intentan hacer creer que Catalunya sin España sería insolvente?
¿Cómo puede ser que una CA de las más productivas de España, una de las que exporta más y que tiene uno de los PIB mayores de España y por encima de la media de la UE, esté “superendeudada”?.
¿Está superendeudada porqué no es capaz de recaudar lo necesario? Por supuesto que si, porqué legalmente no se lo permiten las leyes españolas como si se lo permiten a los gobernantes del Pais Vasco y de Navarra.
¿Está superendeudada porqué “gasta más de lo que produce” o “gasta más de lo que sus ciudadanos y empresas generan en impuestos? O…
¿Está superendeudada porqué está sujeta a una política extractiva, abusiva, injusta y opaca practicada “legalmente” por el Gobierno de España desde hace más de una docena de años?
Quede claro que hasta aquí no he hablado para nada ni de “independencia” ni de “derecho a decidir” ni de “romper España”. Ayúdense del simil que he expuesto y respóndanse personalmene en conciencia. Nadie tiene excusa para mantener esta injusticia durante tantos años o de taparse los ojos para no querer verla. 
No me dirá nadie que, sólo con resolver este tema, no tienen un gran trabajo los políticos catalanes. Como sucede en las tertulias querer hablar de todo significa dar y darse la excusa para no resolver nada. Esto es lo que ha pasado y por desgracia esto es lo que probablemente seguirá pasando. Es una vergüenza y no tiene perdón su proceder, porque si bien ellos seguirán gastando dinero en supersueldos, dietas en comisiones, cenas y viajes, su ineficacia nos afecta muy negativamente al resto de ciudadanos.
Si habláramos de la cantidad y calidad de servicios que reciben los catalanes comparados con los que reciben otros españoles de otras CCAA, habría que incluir muchos otros temas, pero esto ya sería otro debate…

lunes, 27 de noviembre de 2017

Tiempos de locura

Parece que durante la temporada navideña, en las calles peatonales de Madrid-centro establecerán el “sentido único” de paseo. Eso ya hace años que lo practican en las "fiestas del barrio de Gracia" en Barcelona para que los visitantes puedan andar mirando al cielo y viendo los montajes en lugar de estar pendientes de no chocar contra el que viene en contra. Es como si las masas avanzaran lentamente por una cinta transportadora. 
Aún habiendo este precedente y seguramente otros muchos más, la idea suena rara para muchos, a la vez que, como metáfora, funciona para definir estos tiempos en los que la crítica está mal vista y la equidistancia cotiza a la baja, sobre todo desde el puente de mando de los fervientes de lo que sea, que cada vez parecen ser más. 
¿Porqué tanto empeño en poner anteojeras para impedir cualquier visión diferente a la frontal? ¿Cómo pueden establecerse normas de tan difícil cumplimiento? y ¿qué hacer con los que deciden no acatarlas?
En el ejemplo madrileño, una calle de dirección única para los peatones parece impedir la libertad de arrepentimiento, la necesidad de reflexión y hasta negar la humana contradicción. 
¿Qué deberemos hacer si después de haber visto algo tentador en un escaparate, hemos conseguido reprimir las ansias de comprar, aunque como la tentación sigue viva, decidimos volver para mirar mejor? ¿Habrá que dar la vuelta a toda la manzana? ¿Nos multarán si damos marcha atrás? ¿Cómo lo harán? ¿Pondrán reconocimientos corporales a la entrada y a la salida a modo de semáforos de tramo? ¿Se indignarán los demás transeúntes si nos atrevemos a desobedecer y volvemos sobre nuestros pasos? 
Todo esto no es más que una escenificación de lo que viene pasando últimamente en el mundo de las ideas políticas. Como la mayoría de los políticos repiten una y otra vez, casi todo resulta más o menos predecible. Las posturas de unos y de otros se radicalizan, no tanto por convicción como por intereses cortoplacistas que tapan la herida sin curarla, para perjuicio de los ciudadanos. Lo mismo pasa en los medios de comunicación y en la sociedad. Se mira mal a quien intenta mantener una posición no radical. Eso que siempre se ha llamado “sentido común”, últimamente tan desprestigiado, no es otra cosa que saber descolgarse de los extremos y dar marcha atrás cuando una idea ajena parece más razonable que la propia; o la propia se ha deformado tanto que se parece poco a la inicial, no es factible tal como se plantea y en un periodo concreto de tiempo o no se muestra claramente la estrategia adecuada para conseguir materializarla.
Los extremistas no quieren escuchar al que se expresa sin radicalidad, priorizando lo posibilista como punto de partida para adecuar la sociedad, paso a paso y con el tiempo, hacia el objetivo “complejo y difícil” que se persigue. El que intenta usar el seny se gana la adulación parcial de los unos y la condena radical de los otros; porque siempre sucede que una parte de lo que dice no gusta a uno u otro extremo; enemigos, todos ellos de los juncos y amantes de las convicciones marmóreas. 
Los amantes de las cañas de bambú saben que la flexibilidad nada tiene que ver con la tibieza ni con el chaqueterismo, sino que se basa en practicar el pensamiento crítico capaz de reconocer un error y rectificar una idea. 
Puede que a algunos “el cuerpo les pida guerra” pero cuanto más encontradas y viscerales estén las posiciones, la flexibilidad se hace más necesaria. Faltan líderes asertivos y negociadores, persistentes e incansables en la reivindicación democrática de las ideas de sus representados. Líderes que resistan las presiones y que no estén dispuestos a entrar en el “espectáculo” que unos y otros organizan; muchas veces con falta de seriedad y sin aclarar que pretenden exactamente, perpetrados detrás de ilusionantes palabras que cada cual entiende a su manera. No se puede consentir que para "mantener fieles" a la masa de sus seguidores se anuncien verdaderas barbaridades. Barbaridades que contrarían los postulados iniciales que llevaron a muchos a tomar una postura contraria al continuismo extractivo de las élites del Estado, con la ilusión de formar otro Estado libre de esas cargas y hábitos defectuosos.
También son demasiados los ciudadanos que solo pretenden reafirmarse, más que mantenerse permanentemente informados, y construir sobre seguro, al tiempo que intentan desacreditar a los que reclaman claridad y negociación transparente. 
En un post anterior ya pregunté… ¿Qué líder de algún otro partido político, a nivel catalán o estatal, había pedido explicaciones al Gobierno sobre los 23 puntos que planteó el President Mas al Presidente Rajoy en verano de 2014 y sobre las 46 reivindicaciones del Govern Català que el President Puigdemont entregó al Presidente Rajoy en abril de 2016.?
¿Han han aprendido algo, unos y otros, de lo que ha pasado? ¿Van ha hacer, unos y otros, verdadera autocrítica? ¿Se van a poner a negociar sin dilación estos 23 + 46 puntos y sin excusarse en el “dret a decicir” o “Referéndum” para no hacerlo?.
Me gustan las calles de doble sentido y cruces cada cien metros, calles con bancos para reflexionar y dialogar, en las que no se tema reconocer los errores y todos puedan deshacer el posible camino erróneo que han tomado. Me gustan las calles en las que no se desprecie a nadie, en las que nadie llame al boicot, al odio o a la venganza. Calles flanqueadas por edificios con azoteas y balcones adornados con flores en lugar de agentes vigilantes o cámaras orwellianas controlando a los ciudadanos e intentando adivinar de que pie calzan.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Manipulación emocional, desconcierto y soledad

Poco a poco, los protagonistas de lo ocurrido van asumiendo sus errores. Por mucho que nos resistamos a aceptarlo, la manipulación emocional de la que hemos sido víctimas nos ha llevado a la más absoluta soledad y desconcierto. Demasiadas personas muestran una adhesión ciega y acrítica a una causa o en contra de ella. Personas que han sido arrastradas por las masas de los respectivos bandos que, adecuadamente dirigidas y alimentadas, desprecian la realidad, combaten la disidencia y se mueven ciegamente hacia donde deciden los respectivos líderes.
Si esos supuestos líderes eran unos inocentes/inconscientes incapaces de prever la reacción del Gobierno español y de construir el “antídoto” correspondiente, no están capacitados para llevar adelante la tarea que les encomendaron millones de catalanes; y no se les puede otorgar la confianza para que vuelvan a repetir el fiasco.
Si esos supuestos líderes eran unos ineficientes y manipuladores que mintieron a los catalanes, para empujarlos ciegamente hacia el abismo, no tienen perdón. 
Se ha oído declaraciones como: 
- Si nosotros, desde el principio, en 2015, hubiéramos dicho que llegaría un día en que el Gobierno español nos reprimiría de manera rotunda y sacaría sus peores instintos ...como herederos del franquismo..., nos hubiéramos hecho un flaco favor a la causa independentista…
- Todos preferíamos escuchar la mejor parte del relato, la más épica, la más emocional, la más bonita ... para tener a la gente más cohesionada, al tiempo que insistíamos poco o nada en la parte más inquietante del relato que sólo hubiera servido para desilusionar y ayudar a los que metían miedo…
Tener imaginación creativa es fantástico, pero hay que tener cuidado como se aplica y no debería servir para crear falsas ilusiones que hagan interpretar como reales cosas que no lo son. 
Una clase política pobre de talento y mediocre de biografía —poco que ver con el gobierno de los mejores, la aristocracia de Aristóteles— ha colonizado, aquí y allá, nuestras instituciones públicas y nos han llevado a un gran problema de muy difícil solución. Hace dos meses pedía, (en una entrada de mi Blog) que los políticos independentistas, los contrarios y los partidarios de otras soluciones debatieran, aportando argumentos en televisión. Nadie participó en ninguno y los ciudadanos nos quedamos in alvis una vez más. Esperanzados, a la vez que preocupados, nos ofrecieron una caja con un bonito envoltorio que siguió cautivando el corazón de muchos. El tiempo ha demostrado que sólo era envoltorio; porque el interior estaba vacío o al menos no contenía las “estructuras” necesarias para completar el proyecto. 
Reconocer que has sido víctima de un engaño o de una inconsciencia es doloroso, pero hay que pasar el duelo. Es un proceso necesario porqué si no lo hacemos peligra nuestra integridad mental. Hay que librarse de la angustia y el malestar. 
---- + ----
L. Foix escribió un artículo en LV titulado ”Nada será igual”. Nunca se puede afirmar categóricamente algo así. Algunas cosas (buenas y malas) no volverán a ser igual, pero otras, también buenas y malas seguirán siendo igual.
Por ejemplo pienso que seguirán siendo igual los problemas que tenemos los ciudadanos de Cataluña. Tal vez incluso aumenten, porqué unos seguirán tirando para intentar desligarse de la influencia (para ellos perniciosa) del Gobierno español y otros estrecharán el cerco para mantener sujetos a los disidentes. Los dos harán daño a la economía y a la convivencia entre los catalanes. En este tirar hacia los extremos se debilita el centro que es lo que debería ser más grande. Si se persigue a los equidistantes de centro derecha y de centroizquierda se destruye la posibilidad de lograr mayorías amplias para afrontar cualquier proyecto cohesionador de forma viable.
Recuerdo la Cataluña de antes de la crisis. Ya nos habían cepillado el Estatut y estábamos muy disgustados y desafectos, pero a nivel de ciudadano de calle, Catalunya no era separatista, sino todo lo contrario. La mayoría de catalanes acogieron y respetaron a todos los que vinieron a nuestro país independientemente del lugar de procedencia. En la inmensa mayoría de las relaciones había respeto mutuo por las culturas propias (las de nacimiento) y la convivencia era buena. Los catalanes de habla catalana convivían con los de habla castellana con normalidad absoluta. Era frecuente combinar las dos lenguas en las conversaciones y diálogos. En Cataluña siempre ha sido muy normal que cada uno hable en su lengua materna y al entender la del otro, cada uno se expresa como le es más fácil. Aceptamos esta “singularidad” de buen grado. De hecho, la mayoría de catalanes, de habla materna catalana, se dirigen en castellano si perciben una cierta dificultad en alguno de los contertulios castellanohablantes. Al revés no sucede prácticamente nunca porque, pese a lo que algunos políticos intentan propagar, es dificilísimo encontrar algún catalanoparlante que no sepa (o no quiera) hablar el castellano y mucho menos leerlo.
Desde hace unos años PP y Ciutadans han lanzado discursos intentando propagar que en Catalunya se persigue a los castellano hablantes en cuestiones lingüísticas, etc. y mucha gente, sobretodo del resto de la península, se lo han creído. Lógico, porqué no han comprobado la mentira de estos políticos en el territorio catalán y también porque algunos de los castellanohablantes en Catalunya no les han desmentido abierta y públicamente. No les han dicho con voz alta y clara: “por ahí no vayáis, porqué estáis atacando la convivencia entre catalanes. Estos políticos (PP y más aún Ciudadanos) han intentado desacreditar la inmersión lingüística del catalán en la escuela, a pesar de que los exámenes PISA demuestran regularmente que no hay ningún joven que no sepa hablar, leer y escribir en castellano y que los alumnos formados con lengua vehicular catalana sacan mejores notas en castellano que los formados en el resto de España con lengua vehicular castellana.
---- + ----
”Nada será igual” afirma Foix, aunque como sigue siendo cierto que ”el poder corrompe”, seguirá igual la corrupción propiciada por el abuso de poder y por la influencia de los principales personajes del Gran capital, que cada gobierno tiene ó tendrá, infiltrados como topos dentro del sistema de gobierno, para medrar y enriquecerse. Todo esto, aunque los noticiarios no nos informen sobre ello porque se esconden tras las correspondientes banderas o reclamaciones de acoso machista.
También los tics del ordeno y mando practicados por el Gobierno español seguirán igual, sin hacer autocrítica, porqué según ellos todos los males que afectan a Catalunya los han provocado los independentistas, que votaron democráticamente a unos políticos que se han vuelto locos.
Por su parte los independentistas seguirán igual, pensando que el régimen español es la monarquía impuesta por el dictador Franco, el Gobierno, el tripartito PP/PSOE/C’s, la fiscalía afinada, el TC tergiversador y partidista, la policía y la guardia civil reprimiendo a los ciudadanos pacíficos y desarmados, el 155 con una aplicación que muchos juristas consideran incluso inconstitucional….
Todo esto seguirá igual porque vivimos en un ambiente tensionado y excitado, lleno de mensajes contradictorios que impiden que la gente pueda reflexionar. Un ambiente propicio a que la mayoría se instale en los extremismos. Los pocos (o muchos, no sabemos) que quieren ver la paja en el ojo ajeno y también la viga en el propio son denostados, arrinconados y se han quedado huérfanos de representantes políticos capaces de consolidar nuevas mayorías más dialogantes. Los que piensan que la vida no es dicotómica sino que tiene múltiples aristas y colores, tienen muy difícil elaborar una decisión de voto coherente y responsable. Cualquier buen líder debería proteger a las “voces críticas” porque incluso los pesimistas o escépticos que cuestionan o se oponen a las iniciativas de los líderes (a lo políticamente correcto) les sirven como feedback para saber cómo les está yendo con las nuevas iniciativas. Estas voces críticas también plantean importantes preguntas que los líderes pueden no estar dispuestos a preguntarse a sí mismos, pero que es bueno para la ciudadanía que alguien les motive a contestarlas.
Parece que ni al Govern de Catalunya ni al Gobierno de España les interesa acabar con el monotema. Si lo hicieran se podría llegar a consensos amplísimos. ¿Porqué no lo intentan? Si fuera verdad que toda la culpa es de los enloquecidos independentistas, ¿porqué los partidos unionistas no han llevado iniciativas al Parlament para debatir y pactar estos temas, dejando el tema del referéndum aparte?. No me consta que hayan propuesto ninguna iniciativa de este tipo. Sólo dicen que hay que ponerlo en los programas, pero no se unen con otros unionistas para llevarlas adelante. En cambio si que han tenido otras en el sentido de denunciar actuaciones del Govern hasta llegar incluso al TC, o de descarrilar proyectos sociales llevado a cabo por el Govern. Para esto si que se han unido. Mientras la sanidad y las infraestructuras dependientes del Gobierno de España se han continuado degradando.
Ojalá tuviera razón el Sr. Foix cuando dice que “nada será igual”, si se refiriera a que cambiará la mentalidad y la interpretación de los hechos que harán los ciudadanos de a pie, currantes, cotizantes y votantes. Sería fantástico que fuera así, porqué el problema de Cataluña coincide en muchos aspectos económicos y sociales con el resto de ciudadanos españoles. Cataluña es la primera que ha manifestado su malestar y su queja por las políticas económicas y sociales del Gobierno, pero la mayoría de los ciudadanos en las otras comunidades de España tienen problemas similares, causados por una mala política de inversiones que no facilita que los sectores productivos generen riqueza y con ella pueda hacerse un buen reparto, eficiente y equitativo, de recursos. En vez de eso, se siguen dando limosnas y subvenciones para “comprar voto”, a la vez que se enriquece a los amiguetes.
Lo que habría que exigir a los políticos de todas las comunidades, y más aún al Gobierno central, es que pacificara la voraz y abusiva presión fiscal y de impuestos que llegan a pagar los ciudadanos cotizantes. Presión fiscal aplicada conjuntamente por el Gobierno de España y por los gobiernos autonómicos, (que también son Estado español) que escaña y arruinan al ciudadano currante y de a pie, al tiempo que enriquecen millonariamente a los privilegiados por su estatus ó a los grandes corruptos, que medran a costa de este sistema de gobierno extractivo. 
---- + ----
Hace unos días me comentaba un conocido que habían sido destituidos fulminantemente cientos de “cargos de confianza” en la Generalitat y que esto representaría un buen ahorro en gastos inútiles. Si eran cargos inútiles e ineficientes que engullían sueldos astronómicos, fantástico. Lo ideal sería que los ciudadanos responsables preocupados por la eficiencia de la administración pública aprovecharan para exigir que se hiciera lo mismo en todas las comunidades y en el aparato estatal central. O es que alguien piensa que sólo hay cargos de confianza en la Generalitat de Catalunya. ¿Será porqué esos “cargos de confianza” simpatizan con las posiciones independentistas? Una vez más el pensamiento dicotómico: Si “son de los míos”, los disculpo o miro hacia otra parte, y son “contrarios a los míos”, los acuso de todo lo habido y por haber, y generalizo cualquier mancha que encuentre, por pequeña que sea a la vez que callo de las grandes manchas de corrupción e ineficiencia en el resto de España.

Este “problema catalán” y los problemas generados por la falta de diálogo, la ineficiencia y las élites extractivas seguro que no cambiará si no cambia la mentalidad actual y la interpretación que hagamos de los problemas; todos nosotros y todos los diputados y senadores, de todos los partidos políticos, tanto autonómicos como centrales.
En el tema de las listas electorales para las elecciones del 21D, parece que tampoco tiene razón el Sr. Foix porque la mayoría de las caras continúan. Poco cambia. ¿Cómo pueden tener la "sans façon" de volverse a presentar como candidatos los mismos que hicieron creer a la gente que lo tenían todo listo para poner en marcha un nuevo Estado, sin ser verdad?. Todo parece seguir igual, inventándose cada día excusas. En su momento no nos contaron toda la verdad de lo que pasaba, tal vez porque no nos creyeron suficientemente adultos y responsables para encajarla. Las listas se completan con personas de cierta fama mediática, pero a los que no se conoce formación adecuada para poder dirigir una nación. ¿qué tipo de decisiones podrán tomar estas personas no suficientemente preparadas en el arte de dirigir, negociar, consensuar y de liderar con el ejemplo?
Sigue sin haber verdadera autocrítica y sin ella no pueden repararse los errores. ¿Somos conscientes de que ya son más de 1000 las empresas que han trasladado su “domicilio fiscal” fuera de Catalunya, de las 2500 que han trasladado su sede?. No estamos en el precipicio, ya estamos cayendo sin redes de protección. No podemos seguir creyendo que “todo es una estrategia” y que la culpa de todo es del mal tiempo y de la “perversidad de los otros”, que tienen muy mala uva y nosotros demasiada bondad. Puede que eso sea verdad, pero no es toda la verdad. Siempre es bueno hacer autocrítica para mejorar.
Si hubiese autocritica, los políticos (todos: los de Catalunya y los del Gobierno de España) asumirían responsabilidades políticas, y dejarían paso a nuevos políticos más preparados en temas económicos y sociales, y sobre todo menos mentirosos y más responsables. Siempre hemos oído que había un “plan general para lograr la independencia” y que este se aplicaría convenientemente y con astucia. ¿Quién ha leído el guión? ¿Cómo se ha seguido y cómo se ha cumplido? ¿Qué ha fallado? ¿Quién asume responsabilidades? ¿Cuál es el nuevo guión?. No podemos seguir apoyando ciegamente sin explicaciones. No somos niños para que nos lleven de la mano con los ojos tapados porque no podemos ni queremos seguir ciegamente. ¡Queremos ver y pensar!. No queremos hacer más el ridículo y no queremos que Catalunya, una de las regiones que entre todos y a pesar de algunas políticas desfavorables, hemos conseguido que sea una de las más productivas y ricas de España, deje de serlo y nos vayamos aproximando a la indigencia.
---- + ----
Los medios de comunicación no se han caracterizado en los últimos años por su fomento de la información de calidad. Más bien se han caracterizado por ser meros transmisores de la propaganda que quieren enviar los grupos de poder que se anuncian en ellos, y de los partidos políticos que les subvencionan en todo o en parte. Las tertulias suelen ser amañadas y se convidan tertulianos “afines a la causa” para loar las bondades de unos y criticar ferozmente hasta ridiculizar al contrario que han convidado como “saco de golpes”. Siempre ponen dificultades a que los periodistas busquen evidencias, resalten y contrasten hechos, organicen debates para que podamos intentar vislumbrar que político está o no preparado; para escuchar sus propuestas económicas para favorecer la creación de empleo y la producción de riqueza, cual será su política impositiva para poder financiar los planes sociales, como tratarán la educación, la lengua, la cultura catalanas, etc. Los periodistas han dejado de fiscalizar para hacer propaganda militante. Este tipo de medios y de periodistas se han convertido en un fraude denunciable por desperdiciar dinero público y son perfectamente prescindibles, como tantos organismos en España que sólo sirven para que algunos “personajes útiles al poder” cobren grandes sueldos a costa de los contribuyentes. 
La diversidad es muy compleja, como los sentimientos y la gente cree lo que se ajusta a sus ideas, y desea oír lo que las confirma y así se realimentan en el posible error. Encontrar una opción que se ajuste adecuadamente a las ideas de cada uno es muy difícil; sobre todo cuando para tomar la decisión de voto se han de tener en cuenta diversos ejes (el económico, el nacionalista, el social, etc.). Por ello es probable que en las próximas elecciones del 21D, muchos electores abrumados por la dificultad de la elección, se limitarán a no votar o votarán al que les prometa las mentiras que más les gusten; incluso siendo conscientes de que la van a incumplir una vez más. Ante la mediocridad, mejor “su mentiroso” que el mentiroso de los otros. 
El escenario que se avecina es denigrante y patético. Lo peor de todo es que no se detecta en el horizonte a ningún líder (hombre de estado), el otro día puse un anuncio de “se busca”, que quiera reconducir el desaguisado. Más de lo mismo, hasta la extenuación o hasta que no quede nada que romper ni aprovechar.
Dan unas ganas locas de vagar por el espacio interestelar… para ponerse a salvo de tanto narcisista y falto de empatía, tanto irresponsable con gran poder de manipulación, que ha mentido cínicamente todo lo que ha querido, sin atisbo de remordimiento alguno. Vamos, unos perfectos psicópatas aunque no tengan título. No hace falta tenerlo para serlo. Para ser político tampoco.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

¿Realidad binaria o multicolor?

Parece que el choque de trenes nos ha dejado embarrados no sólo por la irreprimible tendencia del Estado a reaccionar contra el independentismo con maniática severidad humilladora, sino por la espectacular y dolorosa contradicción que exhiben los líderes del independentismo.
Algunos “creyentes” del Procés confiesan en la intimidad que los políticos que nos han llevado a este barrizal puede que tengan perdón de Dios, pero no el de tantas familias que han discutido hasta la extenuación por algo que ha resultado ser un bluf. Algo que los “conductores del tren” sabían que no podría completarse. 
Un mandamiento del catalanismo siempre había sido la “unidad civil” de todos los residentes en Catalunya, independientemente de su lugar de nacimiento, aunque sin renunciar al uso y disfrute de la lengua y la cultura catalanas, identidad heredada secularmente. 
Parece que demasiadas personas han olvidado o no han tenido nunca conciencia de la dificultad que conlleva construir una sociedad viva y transversal, fundamentada en dos mandatos contradictorios: preservar el legado de la cultura catalana, que no tiene otro lugar en el que pervivir y refugiarse que en los Paisos Catalans, y a la vez compartir las culturas que han ido llegando, especialmente una de dimensión planetaria, la castellana. 
Algunos políticos con ideales “nacionalistas españoles” parece que quieren acabar con esta sociedad catalana, que habíamos llegado a construir entre todos los catalanes, de nacimiento y de adopción, en los últimos decenios. Atacan permanentemente a la lengua y la cultura catalanas, e intentan desprestigiar a la escuela inclusiva que tantos éxitos ha cosechado. A los catalanes de nacimiento no les gusta oír que la única solución es uniformizar culturalmente la nación, empezando por españolizar a los niños en los colegios, como quería un ministro del pasado gobierno español, porqué según ellos, así desaparecería el problema. A los catalanes de nacimiento se les revuelven los entresijos cuando los nacionalistas españoles les dicen que Catalunya también es suya, cuando lo dicen en el sentido de que Catalunya es una “propiedad” suya donde pueden imponer su voluntad de cambiar la lengua y las costumbres propias de Catalunya imponiendo las de su lugar de procedencia. También hay que denunciar que algunos extremistas independentistas, con sus comentarios en las redes, contribuyen a que algunos catalanes castellano-parlantes piensen que no son bien queridos en el país que ellos han contribuido a formar, al menos desde mediados del siglo pasado. 
El Gobierno de España lo limita todo a una cuestión de poder-legalidades y revientao desatiende cualquier posibilidad de concordia vía reconocimiento y respeto de la singularidad del otro. Mientras las altas instancias judiciales apuntan a cierta descompresión (la decisión del Supremo sobre la Mesa del Parlament), otros órganos del Estado continúan actuando diariamente como si participaran en una partida de caza vengativa contra los discrepantes del poder establecido.
El ambiente en Catalunya está muy enrarecido. A este enrarecimiento contribuye el uso de demasiadas palabras muy gruesas en vano. Cuando habla el corazón excitado en lugar de la razón pasan estas cosas. El que no se haya arrepentido nunca de lo que ha salido de su boca que alce la mano.
Se llama demasiado fácilmente fascista o “dictador” a quien no abraza el independentismo, sin saber como se vivió en Catalunya y en España después de la Guerra Civil para entender que es lo que significa vivir con las libertades privadas y en una dictadura real.
Se usa la palabra “exilio” en vano. Los que la usan, ¿han vivido en sus carnes o en las de algún familiar o amigo ceercano lo que representa tener que exiliarse de su país?
Decimos que en nuestra España hay una democracia de baja calidad con “presos políticos”. ¿Alguno de los que usa este calificativo, ha vivido en sus carnes o en las de algún familiar o amigo lo que se siente cuando se está en la cárcel durante años por sus ideas políticas? 
El historiador catalán Manel Risques asegura que después de la Guerra Civil… "La Modelo era un espacio de visualización del dominio implantado tras la victoria franquista con el objetivo de mostrar qué había que hacer con la población disidente: hacerla miserable para arrancarle su condición humana y someterla a la arbitrariedad de la jerarquía para doblegar su voluntad. La Modelo, pues, era la materialización del castigo por tener unas ideas y una concepción del mundo diferente a la que impusieron los vencedores de la guerra". Se ejecutaron 1.618 reclusos y se mantuvieron encarcelados hasta 18000 presos, la mayoría por razones políticas. ¿En que se parece nuestro escenario actual al descrito?
Seamos cuidadosos con las palabras que usamos y procuremos, todos, calmar los ánimos; porque si no lo hacemos será imposible salir del lodazal y cada vez costará más frenar la problemática social.
La cultura española ha sido tradicionalmente reticente a aceptar la diversidad y es normal que cuando sentimos que nos tocan “la fibra sensible” se nos dispare algo en nuestro interior. Esto no puede evitarse, pero hay que intentar por todos los medios, serenarse pronto. ¡Todos! y reconducir los debates hacia temas menos viscerales y más pragmáticos.
Los catalanes, que ya teníamos experiencia en estas lides, por desgracia hemos dado muchos pasos atrás a causa de la enorme tensión emocional que ha suscitado la única solución que se empecinan en plantearnos nuestros políticos: “Estás con los nuestros o estás con los contrarios”.
Vivimos en un país en el que millones de personas de diferentes procedencias han transformado lo que algunos añoran como “pureza nacionalista catalana” (si es que alguna vez la hubo) y no hay vuelta atrás. Cuanto antes lo aceptemos, mejor para todos; para los que quisieran vivir en otro tipo de país también. Hoy en día es prácticamente imposible escoger binariamente porque la inmensa mayoría llevamos más de un color en el corazón; máxime cuando no está nada claro, porque nadie nos lo ha concretado, lo que significan cada una de las dos opciones binarias. 
En lo único que podríamos lograr mayorías absolutísimas entre los catalanes es en buscar acuerdos para recibir un trato más ecuánime para los catalanes dentro de España. Hemos comprobado que cuando se le ocurre a alguien incluir algo relacionado con la cultura catalana en la cesta, se hace imposible cualquier acuerdo por razonable o justo que sea. Los nacionalistas extremistas de uno y otro bando se encargan de excitar los mitos y recelos, para volver inmediatamente al desencuentro, la pelea y la irracionalidad. Está súper-comprobado. Creo que lo tenemos grabado en el ADN de unos y otros, y sabiéndolo tropezamos una y otra vez en la misma piedra, jugando a ver quien es más testarudo y persistente. El problema es que mantener esta actitud visceral incontrolada nos desgasta cada vez más como sociedad y nos hace gastar energías inútilmente.
¿Tendremos que destruirlo todo para poder volver a empezar de nuevo? Espero que vuelva el seny (cordura) antes de llegar tan lejos.

martes, 14 de noviembre de 2017

El sueño se ha esfumado. ¿Y la confianza?

Algunos mitos de los nacionalismos mágicos son: un enemigo exterior, la supuesta voluntad mayoritaria del pueblo (en realidad la población suele está dividida sin mayorías suficientes) y la fantasía de que liberarse del antiguo Estado opresor nos se supone dará herramientas propias para desarrollar el pleno potencial del nuevo pueblo libre. 

Sin obviar la desafección que muchos catalanes sienten por el comportamiento del Gobierno de España con Catalunya, podemos reconocer estos mitos en el problema Catalunya-España. En este caso, ni el Gobierno de España está en condiciones de “imponer su ley sin acuerdo y con coerción indefinida” a Catalunya, ni los independentistas tienen el apoyo de la mayoría suficiente de catalanes para llevar al desastre económico y social a Catalunya, por mucho que España salga también tocada. El “cuanto peor, mejor” es inaceptable.
Los medios nos siguen informando sobre las “estrategias electorales” de las diferentes formaciones y políticos que se presentarán a las elecciones autonómicas del 21-D. La mayoría repetirán, salvo algunos que han quedado desubicados en este ambiente tensionado hacia los extremismos. Los actores dominantes en el conflicto catalán reducen las opciones a dos casillas: o con el Gobierno y su inmovilismo legalista, o con el Govern y por la independencia. Parece que seguimos condenados a repetir un bucle interminable y sin querer entender que: 
A menos que los del “SI” sean abrumadora mayoría, tengan medios suficientes para hacer efectiva la independencia y subsistir aislados en Europa (esperando entrar algún día), no queda más que negociar pactos puntuales con concesiones mutuas entre Govern de la Generalitat (apoyado por una gran mayoría para cada “pacto concreto”) y Gobierno español. 
Está claro que los “apaños imperfectos” no gustan a nadie, pero siempre son mejores que ciertos “saltos al vacío” que suelen llevar al desastre. A las pruebas me remito: Hace unos años teníamos una autonomía imperfecta y después de haber intentado una “empresa ilusionante” resulta que hemos perdido, e Gobierno, el Parlamento, un buena parte del atractivo inversor (vamos camino de perder factores productivos importantes)… y no tenemos mucha menos autonomía que antes.
Puede que si Catalunya lograra ser una República pudiera lograr una “apariencia” de independencia, pero seguramente tendría menos soberanía efectiva que hoy. Ahora, (perdón, hace 5 años) los ciudadanos y partidos catalanes tenían una cierta influencia en el Banco de España y, a través de él, en el BCE. Se ha visto claro que la UE no apoya (mientras sea un club de Estados no la apoyará nunca porqué no quiere facilitar el contagio separatista de algunas de sus regiones) a la República catalana y por tanto esa influencia la perderíamos. En la Europa de hoy, estar fuera de la UE supone parecer más independiente, pero en la práctica es ser mucho más dependiente que dentro. Fuera del euro, lo que daría más estabilidad al sistema financiero de la Catalunya independiente sería que todos sus bancos fueran extranjeros –también españoles– para así tener el apoyo del BCE u otro banco central fuerte. Somos conscientes que los poquitos bancos que teníamos en Catalunya han trasladado sus Sedes Sociales —si sigue la inestabilidad tal vez trasladarán también sus domicilios fiscales— para seguir contando con el apoyo (préstamos) del BCE. ¿Quién garantizará, sin este apoyo, los ahorrillos en las cuentas bancarias de los catalanes? ¿Han pensado cuan arriesgada sería cualquier inversión en Catalunya?. Por supuesto que los “antisistema” no les importan estos temas. Parece que a la mayoría que viven al día tampoco les importa mucho y debería importarles, porqué al raso hace mucho frío.
¿Qué pasaría tras la euforia inicial de las banderas y los himnos?. Piensen en ello. No sueñen con lo que les gustaría que sucediera, piensen como variarían las cosas realmente para ustedes al menos durante los años que se tardaría en ¿normalizarse? todo. 
Después del chasco, supongo que ya no pensarán que nuestros dirigentes lo tendrán todo previsto, porque ya hemos comprobado que no es verdad. Por no prever, ni siquiera previeron que el Gobierno español estaría dispuesto a TODO con tal de que no pudieran cumplir con el mandato que le dieron una mayoría en escaños aunque no en votos. Y mira que se lo repitieron veces. Todos lo oímos y todos sabíamos que Catalunya no tenía ejército, para controlar fronteras, aduanas, aeropuertos, puertos, etc. Todos sabíamos que no controlábamos las finanzas. Todos sabíamos que no controlábamos prácticamente nada, pero aún así muchos tenían la esperanza de que los “sabios y astutos” dirigentes tenían pensado los diferentes escenarios y, con ayuda de todos los millones de seguidores conseguirían formar un nuevo Estado y ante los hechos consumados Europa nos apoyaría. Ese era el relato y la esperanza y el sueño se esfumó. Si se esfumó, y también se perdió la confianza en estos dirigentes. No lo olvidemos. 
Hasta la fecha, los independentistas no han conseguido nunca mayoría de votos legalmente. Aún así, es cierto que son aproximadamente el 50% de catalanes y el Gobierno de España no puede gobernar desoyendo sus propuestas. Será un temerario si sigue haciéndolo, porqué las cosas podrían acabar mal para todos.
Tampoco el Govern de la Generalitat puede gobernar desoyendo al otro 50% de catalanes que no están por la independencia. Si uno de los dos gobiernos sigue haciéndolo, perderá apoyos de la ciudadanía y con el tiempo dejará de ser mayoría. Esto reza para el Gobierno de España y para el Govern de la Generalitat. El problema es que la red clientelar en España y en Catalunya es tan grande que esa transición de mayorías puede requerir decenios. ¿Recuerdan que a algunos les parecían demasiado “18 meses”? ¿Eran unos grandes ilusos o nos mintieron descaradamente?
Visto lo visto, no queda más que reconocer que siempre son mejores ciertos “apaños imperfectos” que “saltos al vacío” que suelen llevar al desastre. Cuando se juega al “cobarde el que abandone-rectifique antes” se corre el peligro de perder la vida y la hacienda. ¿Acaso su testarudez les impide reconocer los hechos y les lleva a despeñarse por el acantilado?
Hay que explicar bien, para que todos los españoles moderados y no nacionalistas lo entiendan, que si el Gobierno central sigue jugando la carta de asfixiar a Catalunya económicamente, sólo logrará cohesionar al independentismo catalán además de perjudicar al resto de españoles, que dejarán de recibir tanta “solidaridad”. Recuerden todos que de donde no hay, no puede manar. 
Todos deberíamos entender bien que el Gobierno español también peca de “nacionalismo” (no de patriotismo, que es otra cosa) cuando se limita a aplicar respuestas legalistas, que son insuficientes, y no hace política práctica. No lo ha hecho hasta ahora, pero en el futuro inmediato no le queda más que cambiar de estrategia y ser flexible –sin ceder en lo esencial– acordando temas concretos que supongan gestos reales de entendimiento. No puede seguir enrocándose diciendo “Catalanes, como uno de los 40 puntos que ustedes reclaman es un “referéndum acordado”, no negocio nada con ustedes”. Lo razonable sería que cambiara su discurso y dijera: “Cito a los representantes que designe el Govern de la Generalitat para hablar de los 39 puntos restantes”. Si los catalanes no acudieran, todos sabríamos quien no quiere negociar. Si las dos partes quisieran negociar realmente, para resolver el grave problema que tenemos en Catalunya y también en España (no lo olviden) acudirían todos y llegarían a acuerdos. 
Si después de ello se preguntara a los catalanes…
¿Quién quiere que negociemos el punto del “referéndum acordado”?... 
¿Piensan que seguiría habiendo tantos manifestantes en las calles?.
¡Exacto!

lunes, 13 de noviembre de 2017

Catalanes: ¿Hemos aprendido algo?

Las consecuencias de declarar la independencia de Catalunya el 27 de Octubre de 2017 son conocidas y tristes: intervención del autogobierno, Parlament disuelto, algunos consellers en prisión, President de la Generalitat y otros consellers en libertad provisional. Eso tiene efectos colectivos terribles, también personales: familias llorando a los encarcelados, patrimonios embargados, carreras políticas interrumpidas, relaciones interpersonales andrajosas. Cientos de miles de catalanes y también de españoles se han manifestado en varias ocasiones para que el Gobierno de España deje de judicializar la política y deje sin efecto la prisión preventiva para representantes o activistas políticos. También ha habido movilizaciones (muchísimo menos nutridas) que han conseguido cortar vías de comunicación (autopistas, autovías, carreteras y vías de tren), protestando contra la represión que según ellos el Gobierno de España ha practicado en Catalunya. Curiosa forma de hacer huelga: ¿perjudicando todavía más a los reprimidos, en lugar de perjudicar a aquellos a los que dirigen sus reivindicaciones o sus quejas?
¿Cómo han permitido (los más poderosos, más responsabilidad tienen) que se llegue a este punto? 

Sólo los que no quieren oír ni ver pueden disculpar el radical anticatalanismo que ha inspirado las políticas de los principales partidos españoles durante los últimos años. Ha quedado acreditado sin lugar a dudas el inmovilismo del presidente Rajoy, de su gobierno y de los que les dan apoyo, incapaces de explicar ni en una sola ocasión cuál era su plan para Catalunya. 
Está claro que los incumplimientos de los pactos y de los presupuestos generales del Estado en Catalunya han supuesto un freno para el desarrollo económico de nuestra nación, desatendiendo las infraestructuras y manteniendo durante años un déficit fiscal de Catalunya con el resto del Estado español, demasiado grande. Las actuaciones del Gobierno de España han supuesto un freno para Catalunya, al no permitir la adopción de políticas sociales. También ha sido un muro permanente contra el que ha chocado permanentemente el Govern catalán y que ha impedido que se pudiera preguntar a los catalanes si querían tener un proyecto propio para el futuro: ser independientes o tener un estado confederado con España.
También hay catalanes que no se creen los estudios publicados por la Generalitat o simplemente prefieren seguir dependiendo del Gobierno de España que de un posible Gobierno Catalán que no se ha ganado su confianza con sus actuaciones. 
No podemos engañarnos a nosotros mismos. El Gobierno del PP y los que le dan apoyo no tienen toda la responsabilidad de que estemos donde estamos. Una buena parte de la responsabilidad también la tienen el Gobierno y los diputados de Junts pel Si y de la CUP. ¿Cómo puede actuar la CUP tan incongruentemente diciendo que sólo obedecen las legalidad catalana y presentarse a las elecciones impuestas por el Presidente del Gobierno de un país extranjero? ¿Como puede Junts del Si tener el cinismo y la caradura de declarar, solo después de que se haya descubierto su mentira, que “no estaban preparados para hacer efectiva la independencia después de declararla y que no tenían ningún plan B”? Esto lo han dicho incluso los “purísimos de ERC”, los pata negra de la independencia de toda la vida. Y se quedan tan panchos. ¡Votadme otra vez y las veces que haga falta!. Nosotros somos los más puros, aunque sean los del PdeCat (sus compañeros de Junts pel Si) los que tienen más querellas judiciales, los que han hecho más sacrificios personales, aportado las fianzas más altas y mayor desgaste de partido para conseguir la independencia.
Los partidos de la oposición se han opuesto a todo lo que han propuesto los partidos independentistas pero no han sido capaces de dibujar ningún horizonte de esperanza para las reivindicaciones de millones de catalanes. Algunos, como Ciudadanos, han ido más allá en fomentar el odio hacia los catalanes que hablan catalán, por calificarlos de alguna forma, y se han esforzado en desmontar la exitosa e inclusiva escuela catalana, que tan gran consenso había conseguido en Catalunya hasta la llegada a la escena política de esta marca blanca de la oligarquía española. 
Lo más decepcionante es que, después de todo lo que hemos vivido, parece que cientos de miles de personas no han aprendido nada. Siguen dando vueltas a la noria sin ver la necesidad de cambiar su estrategia lo más mínimo, para poder trabajar más eficientemente y lograr cumplir, algún día, sus legítimas aspiraciones.
La intransigencia, la incapacidad y los tics catalanófobos de algunos, son muy molestos y perjudiciales para el buen desarrollo de la nación catalana. Aún así, para los catalanes más moderados, ello no justifica las respuestas políticas que se ha comprobado que ponen en grave riesgo todo el progreso material y convivencial que hemos conseguido durante los últimos cuarenta años.
Ante la clara actitud de radical oposición mostrada por el Gobierno del Estado español, la única posibilidad de logar la independencia de Catalunya hubiera sido que la idea independentista —legítima en cualquier ordenamiento legal democrático— la hubieran votado, no un insuficiente y discutido 47%, sino una gran mayoría de catalanes; y que los líderes y “organizadores” del procés hubieran tenido a punto las estructuras de estado para hacerla efectiva. Si hubiera sido así, esa gran mayoría de catalanes hubiera hecho suya la "legalidad catalana  la hubiera respetado, atendido y defendido. Sin embargo, los políticos que han gobernado la Generalitat no han hecho bien sus deberes y algunos ciudadanos se han sentido engañados y lanzados al abismo con los ojos tapados. Salvo los antisistema, la mayoría de los pro-independentistas querían formar una República Catalana que pudiera autogobernarse mejor dentro de Europa, que no dentro de España. Cuando se ha comprobado que la UE, al defender los intereses de los estados que la conforman, no ha apoyado este anhelo de los independentistas catalanes; al menos en la forma en que se ha producido (menor del 50% en votos, sin un referéndum claro, con el más absoluto rechazo del Gobierno de España a la segregación de ninguna parte de su territorio, sin ninguna voluntad de realizar un Referéndum pactado y menos de negociar ningún tipo de separación amistosa, aunque fuera con la condición de una libre-asociación posterior) ha sido una completa temeridad seguir con el autoengaño y apretar el acelerador para llevarnos a todos al abismo. ¡Cuánto peor, mejor! gritan algunos henchidos de rauxa y sin ningún seny.
En este escenario “preautonómico” en el que estamos, parece que ni la mayoría de los políticos ni los votantes hemos aprendido nada de lo sucedido. Oigo poquísimas voces exigiendo “distensión”, “renuncia a decisiones unilaterales”, diálogo sincero, negociación sobre puntos concretos y acuerdo con las garantías pertinentes para su implementación.
Los extremos continúan tirando de la cinta elástica, que ha sufrido grandes daños en el centro. Los "unionistas" más extremistas quieren castigos ejemplares, humillación, exterminio de toda idea que implique decidir separarse de España. Los "indepes" más extremistas no soportan la dominación que sobre ellos ejerce el Gobierno español, enmascarado con sibilino cinismo al calificarles de catalanes victimistas y locos que persiguen imposibles. No asumirán nunca la derrota ni el seguir perteneciendo a un Estado por la fuerza, en el que no se sienten comprendidos ni valorados. 
Los intereses de los ciudadanos que aman Catalunya, por los valores de modernidad, tolerancia y convivencia que siempre han transmitido al mundo, que creen en la democracia liberal y en la economía social de mercado, como mejor garantía de progreso para todos los catalanes, se han quedado huérfanos para las próximas elecciones. 
En estos momentos de emociones a flor de piel parece que los líderes políticos no están por la labor de explicar  que "sin un país con activos que generen riqueza, no hay nada que repartir solidariamente y nada que mejorar" y sólo se puede lograr ir de mal a peor. Piensen en la central europea del Medicamento, piensen en el Mobile World Congress, piensen en el turismo de Barcelona incluidos cruceros, piensen un poco más allá de la “rauxa”. Piensen en los beneficios que suponen para nuestra nación, no solo en los perjuicios que, en parte también llevan asociados. Hace mucho frío en la indigencia y más que lo haría si se las arcas se quedan vacías y hubiera que reducir las ayudas sociales. No es miedo, sino pensar que para consumir antes hay que producir; que para gastar, antes hay que ganar y guardar.
La “independencia” es una palabra que tiene diferentes significados para cada catalán. Los políticos y las asociaciones civiles no han hablado “claro”, con moderación, respeto y empatía con los que piensan diferente. No han expuesto sus propuestas concretas, para que todos podamos visualizar el camino a recorrer y a donde probablemente nos llevará ese camino con sus correspondientes baches y dificultades a superar. En este contexto, las masas, alimentadas en las Redes sociales y exasperadas a golpe de twitt o Whatsapp, puede que sigan desbocadas repitiendo ad infinitum los errores del pasado. 
Personalmente no me interesa que los grupos políticos, a través de sus medios-portavoces, me muestren periódicamente estadísticas cocinadas sobre tendencias de voto. No me interesa que se dediquen a informarme a todas horas de cuantas sillas tendrá cada partido; esto solo sirve para los implicados, sus familiares, amigos y pesebristas. No me interesa que los trolls me invadan el Twitter o el Facebook con sus consignas emocionales y vacías de cualquier pragmatismo. ¿Es que no se han enterado de que un twitt no equivale a un voto?. Un twitt lanzado por un oráculo-troll, que nadie ha legitimado, no representa ninguna mayoría parlamentaria. Por desgracia sí que influye en muchas personas modificando su corriente de pensamiento, tanto más cuanto mas escandaloso es lo que publica el tarado de turno y más retwits o likes recibe.
Hoy me decía un amigo que “se está cocinando algo”. ¡Seguro! Siempre se hace en secreto y sin mostrar los ingredientes empleados. Los ciudadanos sufriremos la intoxicación correspondiente y nosotros tendremos que soportar nuestros dolores. Ellos se lavarán las manos como Pilatos; eso si, sin ningún remordimiento, sobretodo si su competidor político ha salido peor librado.
Cuando los responsables no dan explicaciones de sus actos, los medios tienen barra libre para lanzar sus elucubraciones y mejorar audiencias:
  • Que si Rusia ayuda a los indepes porque está interesada en tener una gran base naval en Catalunya,
  • Que si los israelitas ayudan porqué la poderosa banca judía está interesada en “prestar el dinero que haga falta” a Catalunya para controlar su economía,
  • Que si Junqueras pactó con Soraya todo el “teatro” para que ERC ganara las elecciones (anulando al PdeCat), y gobernara coaligado o con acuerdos puntuales con Comúns, respetando las leyes generales del Estado y dejando lo de la “indepe” para tiempos mejores, etc.
¡Carnaza para las fieras!. Pan y circo y el país sin arreglar. 
En las elecciones del 21D habrá muchas papeletas. Muchas personas pretenderán que sirvan para decir sólo “Si” o “No”, aunque la realidad nos tendría que recordar, de eventos anteriores, que verlo "sólo así" es un gran error. Un gran error porqué el Govern no puede “perder más el tiempo” intentando crear “estructuras d’Estat” sin lograrlo, como ha hecho hasta el presente; y dejando los temas de calado para que Catalunya prospere y no retroceda aún más para perjuicio de Catalunya y también del resto de España. 
Dependiendo de quien gobierne la Generalitat y en la forma que lo haga, dejaremos el estado preautonómico, al que entre todos nos han llevado (unos porque han estado dispuestos a todo con tal de abortar el “procés” y otros por no haber sabido evitarlo), y nos hundiremos más en él. Según como gobiernen los que sean capaces de formar gobierno “autonómico” (este es el calificativo real, por mucho que nos moleste usarlo), con mucha dificultad recuperaremos la prosperidad (nunca la deseada), nos diluiremos en la mediocridad o nos engullirá la miseria, después de un espejismo de redistribución de pobreza.
Ojalá seamos capaces de controlar la visceralidad, analicemos la situación y decidamos nuestro voto con más racionalidad y menos sentimiento/arrebato, antes de escoger la papeleta y depositarla en la urna el próximo 21D.