viernes, 1 de noviembre de 2013

El Banco Mágico

Esta tarde del día de Todos los Santos he salido a pasear con mi mujer y en algunas calles del centro de la ciudad hemos visto que ya habían instalado las luces de Navidad que alegraran las calles y esperemos alienten el consumo de los que tienen la suerte de tener trabajo, en las fechas venideras. 
Hoy toca comer “panellets”, huesos de santos y castañas. Bueno castañas pocas porque con el calor que hace, apetecen más los helados que las castañas. Parece que la crisis y los recortes nos han cambiado hasta el clima.
La Navidad es la fiesta cristiana más popularizada. Tradicionalmente en esas fechas se reúnen los familiares y abundan las compras, los ágapes, las fiestas en familia, las loterías, crecen las esperanzas de recibir algún premio, se reviven los cuentos de la lechera… 
Pensando en eso, me ha venido a la memoria un texto que leí hace años sobre un premio que sorteaba un “Banco Mágico”…
El premio consistía en que el Banco Mágico deposita cada día 86.400 € en una cuenta particular a tu nombre. Pero, como es costumbre, este premio también exige condiciones específicas …
Primera condición: 
Puedes disponer de todo el dinero de la manera que tu dispongas, pero el dinero que no utilices en el día, el banco lo retomará. Tampoco podrás utilizarlo para abrir otra cuenta. Simplemente, tienes que gastarlo. Cuando despiertes al día siguiente, el banco depositará nuevamente 86.400.-€ en tu cuenta para que lo gastes ese día y así sucesivamente ...
Segunda condición: 
El banco puede cancelar el premio en cualquier momento y sin previo aviso. El banco cancela la cuenta y no tienes opción alguna para abrir otra cuenta con ese dinero ...
Entonces, el juego se da por terminado.
Si te tocara este premio… ¿Tu qué harías?
¿Empezarías a comprarte todo lo que te venga en gana. No solo para ti, sino para las personas que quieres y estimas mucho?
Quizás, incluso para gente que tu ni siquiera conoces, puesto que no siempre podrías gastar todo el dinero solo para ti … ¿Verdad?
Intentarías utilizar cada céntimo que tuvieras a disposición y no despreciarías ninguno de forma que el Banco Mágico pudiera recuperarlo. ¿Verdad? 

Lo que no puedes imaginarte es que el Banco Mágico existe y que todos y cada uno de nosotros recibe al nacer una cuenta en ese banco, sólo que no solemos ser conscientes de ella. 
El Banco Mágico es el “Banco del TIEMPO”.
Efectivamente, desde el momento en que nacemos, recibimos cada mañana de nuestra vida 86.400 segundos de vida para “vivirla” cada día ...
Cada noche, cuando nos acostamos a dormir, el tiempo que no hemos utilizado ese día … ¡no se acumula para el día siguiente!…
El tiempo que no “vivimos“ ese día se pierde por completo y cada mañana, nuestra cuenta vuelve a llenarse …
El “Banco del Tiempo” puede en cualquier momento y sin previo aviso cancelar nuestra cuenta o avisarnos que en breve nos la cancelará.

¿Eres consciente de esta realidad?. 

Si es así, ¿Que haces tu con los 86.400 segundos que recibes a diario?

¡No son más valiosos que esta misma cantidad en Euros? 
¡Piénsalo bien! 

Procura disfrutar cada segundo de tu vida porque tu tiempo no es infinito y puede acabarse más rápido de lo que tu crees …
©JuanJAS

Publicar un comentario