jueves, 19 de marzo de 2015

Foro de Davos: Riesgos globales

Nuestras vidas son muy diferentes hoy de lo que eran tan sólo una década. Entonces, la mayoría no tenía ni idea de que los mercados financieros globales iban a entrar en la crisis de la que todavía estamos luchando por salir. El "mundo real" no estaba ni de lejos tan interconectado virtualmente: Ni Twitter ni Facebook estaban desarrollados y todavía no se vendían ni el iPhone y Android era todavía un proyecto.
El poder de interconectividad de estas redes se ha demostrado - ya sea con la convocatoria de la primavera árabe, la revelación del espionaje cibernético masivo de la Agencia de Seguridad Nacional en USA, o el desarrollo de nuevos modelos de negocios basados en el uso de estas tecnologías.
Aunque el aumento de las interdependencias han acercado al mundo, también es verdad que la vida de las personas son cada vez más complejas y más difíciles de manejar, las empresas, los gobiernos y los individuos por igual se ven obligados a decidir cursos de acción en un ambiente nublado por múltiples capas de incertidumbre.
Por el lado positivo, sin embargo, la importancia de la gestión de riesgos y la necesidad de aumentar la resiliencia se ha convertido en un problema mayor para los tomadores de decisiones que están reconociendo que los riesgos ya no son aislados, sino intrínsecamente interconectados. En este telón de fondo, la necesidad de colaborar y
aprender unos de otros es más claro que nunca.
La mayoría de las veces la necesidad de resolver los problemas a corto plazo impide abordar a largo plazo cuestiones importantes. En los últimos 10 años han traído una prueba concluyente que el clima de la Tierra está cambiando y que las actividades humanas tienen la culpa.  Sigue siendo frustrantemente lento mitigar las emisiones de gas invernadero y sus efectos.
La incertidumbre económica y geopolítica encabezó la agenda cuando los líderes mundiales se reunieron en Davos este año para discutir el nuevo contexto global emergente. La conclusión resumida fue que los negocios debían aumentar inmediatamente su capacidad de resiliencia.
Mientras los líderes mundiales estaban reunidos en Davos-Klosters, Suiza, en la 45ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial (WEF), el franco suizo se desacopló del Euro; el Banco Central Europeo anunció $ 1300 mil millones en alivio cuantitativo; el FMI rebajó sus previsiones de crecimiento mundial para este año y el siguiente; y el terrorismo se hizo presente en París y vía televisiva mostrando como soldados de ISIS (Islamic State of Iraq and Syria decapitaban rehenes de países occidentales.
El documento Riesgos Globales 2015 es de lectura obligada para los empresarios y para los que son empresarios de su familia, o sea para todos. La noción de un nuevo contexto mundial se hizo eco de las conclusiones de Riesgos Globales 2015, el décimo informe de riesgo global anual publicado antes de la reunión de Davos por WEF, en colaboración con Zurich Insurance Group y otras instituciones líderes.
Se define un riesgo global como una condición o evento incierto que, si ocurre, puede causar un significativo impacto negativo para varios países o industrias dentro los próximos 10 años. Una tendencia se define como un patrón a largo plazo que está teniendo lugar actualmente y que podría amplificar los riesgos globales y/o alterar la relación entre ellos.
El informe destaca la emergencia de un nuevo contexto global en el contexto de los riesgos globales cada vez más interconectados que se establecen para probar la capacidad de recuperación de las empresas y las sociedades en los próximos años.
Tres de los cuatro principales riesgos, en términos de probabilidad, son de naturaleza geopolítica.
Los conflictos interestatales son el riesgo más probable que puede materializarse con el fracaso de la gobernanza nacional, y el colapso del Estado. En términos del impacto los conflictos interestatales ocupan el cuarto lugar, detrás de las armas de destrucción masiva y las cuestiones ambientales y sociales de reciente aparición, como la crisis del agua y la propagación rápida y masiva de las enfermedades infecciosas.  

Hay un creciente reconocimiento de que el mundo y el panorama de riesgos es más frágil y fragmentado. Los riesgos económicos y los riesgos geopolíticos siguen siendo muy frecuentes en el corto plazo, pero en la visión a largo plazo, los riesgos sociales y ambientales están a la vanguardia.
La rápida urbanización es un problema social, con los riesgos asociados de expandirse a escala global. En 1950, un tercio de la población mundial vivía en ciudades. En 2025, ya serán dos tercios de la población los que vivirán en ellas y producirán el 80 por ciento del PNB. Se requieren grandes inversiones en infraestructura urbana.
Sólo en África, $ 80 mil millones por año serán necesarios hasta 2020, y sólo hay financiación para la mitad. Quince de las 20 mega-ciudades globales crecen a lo largo de las zonas costeras, expuestas a catástrofes naturales. Cada vez más personas se trasladarán a las ciudades en busca de trabajo y lugares para vivir. ¿Podrán encontrar acogida digna?. ¿Crecerán las desigualdades en el disfrute de las infraestructuras y servicios? ¿Tensiones?
La urbanización conlleva toda una serie de riesgos clave que necesitan instituciones a nivel de ciudad más fuertes para la prestación de soluciones prácticas, y una gobernanza flexible, innovadora, de las múltiples partes interesadas, para poder conseguir un crecimiento sostenible.

El precio del riesgo geopolítico y la necesidad de resiliencia
Medir el impacto de los riesgos geopolíticos, que ahora se consideran más probable que ocurran en los próximos 10 años, puede ser un objetivo difícil de alcanzar.
La historia ha demostrado que los mercados financieros no estaban preparados para los efectos sistémicos de la crisis financiera de 2008, y que contribuyó a la magnitud de la crisis. ¿Habrán aprendido la lección para el futuro?

Los inversores reaccionan a su propio apetito del mercado, no necesariamente a los detalles de lo que está sucediendo; el riesgo geopolítico no es un riesgo objetivo como puede ser un precio; y los inversores se mueven en masa dentro o fuera de los mercados y en la fijación de precios, y, bien o mal, no muchos están dispuestos a ir contra la corriente.
¿Tenemos una comprensión completa de los riesgos y estamos tomando las medidas necesarias para aumentar la resiliencia?
Lo que el informe global de riesgos deja claro es que la propia naturaleza de los riesgos geopolíticos está cambiando. No sólo los conflictos interestatales y el terrorismo impactan sobre la política económica, también lo hacen los recursos naturales, las cuestiones cibernéticas, el sentimiento popular en las elecciones. Todo ello crea incertidumbre. Por ejemplo, este año, el 45 por ciento de los países G20 tendrán elecciones y esto crea una incertidumbre significativa.


No sólo sobre los mercados financieros
Los riesgos geopolíticos afectan a los mercados financieros y también a las empresas. Hay una gran cantidad de empresas que pueden ver los riesgos geopolíticos como una oportunidad si se gestionan con eficacia. Las que lo hagan sobrevivirán. Es esencial tener una comprensión completa de las exposiciones a los riesgos geopolíticos, y tomar las medidas necesarias para construir la respectiva resiliencia.


Gestión eficaz del riesgo en el nuevo contexto global es un esfuerzo en dos direcciones que implica la prevención y resiliencia. La resiliencia es fundamental, ya que es imposible evitar los riesgos identificados en un mundo globalmente interconectado. Se precisan empresas resilientes no sólo para administrar el riesgo dentro de su organización de manera proactiva, también para gestionar el riesgo a través de sus redes de proveedores, contratistas y franquiciados. Con la construcción de fuertes relaciones internas y externas, y generando confianza y deseo de colaborar y compartir información, todos los interesados pueden comunicarse entre sí para adaptarse rápidamente a los cambios.
Nutrir esta confianza requiere de líderes que puedan relacionarse con los proveedores, inversores, socios comerciales y otros, tirar de ellos juntos, facilitar el intercambio de información y proporcionar dirección y orientación. Para aumentar la confianza y la reputación sostenible basada en los valores de la compañía se precisa transparencia y comunicación fluida entre las partes interesadas, aprovechando la posibilidad de hablar más fácilmente aprovechando la tecnología actual.

La confianza y la colaboración son vitales
El tema de profunda inestabilidad social pone de relieve un dilema importante que va quemando soterradamente desde la crisis financiera: Los riesgos globales trascienden las fronteras y zonas de influencia, y requieren de las partes interesadas trabajen juntas. Sin embargo, estos riesgos globales también amenazan con socavar la confianza y la colaboración necesaria para adaptarse a los desafíos de un nuevo contexto global.
Las preocupaciones sobre el aumento de los riesgos tecnológicos, sobre todo los ataques cibernéticos, nos recuerdan que las tensiones geopolíticas se están llevando a cabo en un ambiente muy diferente al de antes. Los flujos de información instantánea y mundial, y las tecnologías emergentes como drones facilitan y permiten que nuevos jugadores y nuevos tipos de guerra puedan entrar en el escenario.
Los conflictos geopolíticos y los conflictos interestatales pueden afectar tanto al sector privado como el sector público (lo demuestra el reciente acuerdo entre Estados Unidos y Reino Unido para simular un ataque cibernético en sus sectores financieros). La creciente importancia de la seguridad cibernética en las disputas geopolíticas significa que los intereses nacionales a menudo pesan más que el bien público y por supuesto privado en el debate sobre el desarrollo de la gobernanza global necesaria para mitigar los riesgos cibernéticos.


En este contexto, las empresas tienen que pensar en cómo el seguro de caución puede ayudar a proteger el capital y las ganancias cubriendo los riesgos de invertir en diferentes partes del mundo. Al mismo tiempo, un enfoque holístico que reconoce la interconexión de los riesgos soportados por una fuerte planificación estratégica, un saldo de caja saludable y un enfoque en las estructuras de costos sin despilfarro puede ayudar a crear la capacidad de resistencia necesaria para soportar los riesgos, ya sea un ataque cibernético, crisis financiera o el riesgo geopolítico que amenaza la continuidad del negocio. Al localizar y desarrollar múltiples proveedores, y la incorporación de la flexibilidad en el diseño del producto y el servicio, puede crear resistencia a las interrupciones del suministro en cadena.
Un enfoque proactivo para la incorporación de dicha resistencia en las empresas es fundamental para su prosperidad futura. La resiliencia no crea por si misma, y requiere una gran cantidad de pensamiento y de acción para lograrlo a través de una organización. Pero con las ideas y estrategias adecuadas, es posible crear una organización verdaderamente resistente que puede soportar los desafíos constantes de un panorama de riesgos interconectados en el nuevo contexto global.

Las secuelas de la crisis financiera, cuyos efectos siguen sin resolverse socialmente, como el desempleo persistente, la desigualdad cada vez más alta, los flujos migratorios mal administrados y la polarización ideológica son algunos de los factores sociales que pueden estirarse peligrosamente hasta el punto de ruptura. La fragilidad social es tal que amenaza la estabilidad geopolítica, al igual que los problemas en la cooperación dentro de los estados que hacen las relaciones entre ellos más difícil.
Los dirigentes deben tener en cuenta  y administrar adecuadamente herramientas geo-económicas, sanciones comerciales, ataques cibernéticos en infraestructuras críticas, incluso la posibilidad de una nueva carrera armamentista. La colaboración entre las múltiples partes interesadas y la gobernanza global son la clave para aumentar la resiliencia y la mitigación de riesgos. Aunque sea por simple instinto de auto-supervivencia, espero que estén a la altura.
En fin, a todo lector inteligente, acostumbrado a leer entre líneas y a inferir conclusiones, le será fácil entender lo que han concluido en este grupo de trabajo en Davos. Lo de siempre, cambien empresa por familia y empresario por cabeza de familia y la traducción será mucho más fácil. Es conocido el dicho ”Cuando veas las barbas del vecino afeitar pon las tuyas a remojar”.  Aquí puede traducirse: “Si tienes la suerte de poder ver cuando como se mueven los lobbies, no te quedes dormido y ponte a correr a favor de la tendencia”. El que no lo haga puede sufrir desagradables consecuencias.
¡Suerte!
©JuanJAS


Publicar un comentario