lunes, 28 de septiembre de 2015

Hoy 28S y Catalunya sigue igual. o no!

Ya ha pasado el 27S. Las fotos publicadas dicen que ayer noche hubo eclipse total lunar. Esta mañana el sol ha salido a su hora habitual y la gente por la calle se ve como siempre. Parece que seguimos en la tierra y no vagando por el hiperespacio tal como algunos habían pronosticado. Cuando miramos la TV, ya es otra cosa. Se nota una excitación total. Cada canal exhibe sólo a sus políticos favoritos entrevistados por sus tertulianos estrella valorando los resultados de las elecciones catalanas. Las opiniones de los "otros" no existen, sólo se les saca para ridiculizarlos. En ese sentido tampoco nada ha cambiado.

La mayoría de los políticos se muestran contentísimos de sus resultados y declaran que sus formaciones han ganado y las del “No” además proclaman que los del "Si" han fracasado estrepitosamente y que el President Mas,  actualmente en funciones, debe irse a su casa. Los que defendían el “NO con matices” pasan de puntillas, sobre todo sus padrinos estatales, que han desaparecido de Catalunya como viento que se lo lleva el Diablo.
Está claro que los canales televisivos sesgan de forma variada la realidad y la interpretan a su conveniencia, enfatizando los datos que les convienen y ocultando los que no apoyan sus tesis. Es lógico que proyecten la voz de sus respectivos amos. Lo que no es lógico es que el Gobierno español siga con su mismo discurso miope y no entienda el mensaje de las urnas, negándolo por completo.
Por suerte, en España ya quedan pocos analfabetos y prácticamente todo el mundo conoce las cuatro reglas matemáticas básicas. Lo que hace falta es que las practiquen cuando se trata de analizar votos y de compararlos para obtener conclusiones medianamente lógicas.
Los datos dicen que hay tres bloques en las pasadas elecciones al parlamento catalán:

1. Un bloque formado por CDC, ERC, CUP, ANC, Ómnium y otros, que quería que se leyeran como plebiscitarias. Han ganado las elecciones y por tanto podrán optar a formar gobierno dentro del parlamento catalán y seguir con su proyecto de conseguir la independencia de Catalunya. Sin embargo el porcentaje de votos ha sido escaso y no permite sacar pecho desde el punto de vista plebiscitario.

2. Un segundo bloque es el formado por PP y C’s que ni antes ni durante la campaña, han querido considerar estas votaciones como plebiscitarias sino como unas simples elecciones al parlamento catalán. Contrariamente a lo dicho, hacen una lectura plebiscitaria y aseguran que los independentistas han perdido estas elecciones al parlamento de Catalunya. Desde el Gobierno del estado Español, sustentado por la mayoría absoluta del PP consideran que el resultado ha sido un estrepitoso fracaso de los independentistas y que no pueden pretender llevar a cabo su proyecto de gobierno con sólo un 48% de los votos y sólo el 53,33% de escaños. Olvidan que ellos gobiernan y aprueban todas las leyes que quieren con sólo el apoyo del 45,27% de los votos y sólo el 53,14% de escaños en Parlamento del Estado Español. Está claro que la vara de medir la tienen defectuosa.

3. El tercer bloque formado por PSC, Unió y Cat.Si que es Pot, que tampoco han considerado las elecciones como plebiscitarias, presentaron su programa electoral de partido y expresaron que lo que realmente les importa es gobernar para mejorar los asuntos sociales de los catalanes y por ello contemplaban la necesidad de negociar con el Gobierno Español una mejora del reconocimiento de Catalunya dentro del Estado español y una mejora del tratamiento fiscal de Catalunya y sus ciudadanos. Dado que el Gobierno actual de España con mayoría absoluta en el Parlamento no ha querido ni siquiera oír hablar del tema y ha desatendido todos los requerimientos que le ha hecho la Generalitat de Catalunya al respecto, tienen la esperanza puesta en el nuevo gobierno que salga de las próximas elecciones al Parlamento Español. 

Hasta aquí los hechos. La interpretación depende de cada cual. Hay un conocido dicho que reza: “Nunca hay que intentar discutir con un imbécil/idiota/indocumentado, porqué te hará bajar a su nivel y allí te ganará por experiencia”. Por tanto no pretendo polemizar con nadie sobre la interpretación de los hechos. Sólo exponer unos datos y dialogar educada y respetuosamente con todo el que quiera, pero sin sentimentalismos ni subterfugios. Poniendo las cartas sobre la mesa y no divagando con "lo que me gustaría" o con "lo que querría que fuese" y constatando que hay múltiples interpretaciones posibles y razonables de los datos, hay que decir que algunas de las que se nos vocean desde los medios de comunicación faltan a la coherencia y a la verdad. Una cosa son los hechos y otra los deseos.
El desarrollo de un país y de una sociedad es una tarea harto difícil y complicada y que no se resuelve ondeando banderas, dando gritos, provocando miedo y estampidas de la masa indocumentada y excitada. Requiere altas dosis de serenidad y de diálogo con todos. Empezando con todos los de aquí y siguiendo con todos los de allá.
Con los resultados electorales del 27S, las CUP no pueden pretender declarar inmediatamente la independencia unilateral del Estado catalán. Ni siquiera con el apoyo de Junts Pel Sí y otros independientes. El resultado ha sido demasiado ajustado para una DUI inmediata, pero no para iniciar un proceso con un objetivo futuro de lograr la independencia de Catalunya, si el Estado y el Gobierno español futuro persiste en la falta de diálogo y de propuestas actual.
Todos los partidarios de enterrar las aspiraciones independentistas en aras de la unidad de España deberían reflexionar viendo que prácticamente la mitad de los catalanes que han votado han optado por la secesión (sobre todo, porque no todos los votantes de Catalunya Sí que es Pot son frontalmente contrarios a la independencia, lo que ya elevaría el porcentaje de partidarios de la independencia a más del 50% de los electores). 
Un gran número de catalanes piden que el Gobierno futuro del Reino de España, ya que el actual no lo ha hecho,  atienda sus reivindicaciones de mejorar el tratamiento fiscal y el respeto institucional y legislativo del gobierno de Catalunya. Unos piensan que no será posible ni siquiera con el futuro gobierno que salga de las próximas elecciones al parlamento español y han votado una opción independentista. Otros si piensan que será posible y han votado una opción no independentista que nada tiene que ver con las posiciones del NO rotundo que defienden PP y Ciutadans. 
Si el Gobierno español actual sigue árido de propuestas motivadoras reales para encajar a Catalunya dentro de España y el Gobierno futuro no se pone las pilas en este sentido, el encaje forzoso de estos actualmente casi dos millones de catalanes descontentos del trato que reciben del Gobierno de Estado español, que crecerán con futuros defraudados o desencantados votantes de  ICV, UDC y PSC,  será cada vez más complicado; muy complicado por mucho que el empuje independentista pueda frenarse de momento.
A corto y medio plazo, como decía en una entrada de Facebook hace unos días, no queda más que la opción política de intentar una vez más hablar en serio y de verdad acerca de una nueva financiación para Cataluña: mucha más descentralización, corresponsabilidad tributaria y una reducción del insoportable peso de una muy mal llamada "solidaridad interterritorial”. Seguramente, con tales condiciones muchos de los partidarios de la secesión se replantearían su posición. 
©JuanJAS

Publicar un comentario