martes, 19 de abril de 2016

Los bolsillos están vacíos

Esto va muy mal, pero la gente no lo quiere ver. Cuando paseen por la calle, fíjense en lo que toma la mayoría de la gente en los bares: “cervezas de 1€” y se están dos horas ocupando silla y mesa en la terraza viendo pasar a la gente y consultando el móvil con el WiFi gratis.
Parece que lo que mueve a gran parte de la población es algo irracional: el deseo de querer creer que ya hemos salido de la crisis.
Hasta hace un año y medio la gente miraba a su alrededor y contaban a quienes de sus amigos y familiares estaban desempleados, ahora ya no se hace: quien tiene algo tira para adelante echando mano a ahorros, si hace falta, para seguir porque quieren creer que “ya estamos saliendo de la crisis”. Esto les lleva incluso a desaprovechar oportunidades que podrían aportar ingresos a sus economías, no precisamente boyantes. ¡Aguantemos un poco que pronto nos recuperamos!.
Desempeñar una actividad remunerada se está convirtiendo en un signo de status. No todos los que no disfrutan de un trabajo remunerado pueden considerarse pobres, pero son los menos. Raras avis. En cambio, se está empezando a considerar a quienes no tienen trabajo como marginales: '¿A qué se dedica ese? ¿Qué hace? ¡Es un prediales! '. 
La pobreza se suele definir en términos de falta de ingresos adecuados pero va más allá de las finanzas del hogar. Puede incluir una falta de educación, el tipo de trabajo, el acceso a la asistencia sanitaria (falta de seguro de salud), o las condiciones del vecindario en dificultades. 
Hay un índice compuesto que recoge varias variables y que es muy significativo a la hora de analizar una sociedad: la Tasa AROPE (At-Risk-Of Poverty and Exclusion), o tasa de riesgo de pobreza y exclusión social. Como está armonizado a nivel europeo, permite comparar entre países. El indicador complementa la medición de la pobreza, basada en lo monetario, con aspectos de exclusión, combinando factores de renta (pobreza relativa), privación material severa y baja intensidad del trabajo. 
Según publica la EAPN (European Anti Poverty Network ED), en España, la pobreza, la exclusión social y la desigualdad han empeorado como consecuencia de la crisis y siguen siendo de las más altas de la UE. En los últimos años, las tres dimensiones de la pobreza y la exclusión social se han deteriorado considerablemente y el porcentaje total de personas en riesgo de pobreza o exclusión social alcanzó el 29,2 % en 2014 (frente a un 24,4 % en la UE). 
Y no vamos a mejor sino a peor, porqué independientemente de quien gobierne y de las propagandas y promesas electorales que sabemos por experiencia que nuestros políticos no suelen cumplir, España tiene que bajar su déficit en 50 000 millones de euros de ahora hasta el 2020, y no hay opción porqué si no lo hacemos nos cortan el crédito y las ayudas. Pronto nos empezaremos a dar cuenta cuando el nuevo Gobierno empiece a implementar los ajustes presupuestarios que tendrá que poner en marcha. 
No hay dinero igual que no lo había en los años 40. Sólo que entonces España estaba endeudada con la Alemania nazi y ahora lo estamos con entidades financieras públicas y privadas de todo el orbe.
Ojalá me equivoque, pero todos los inputs de personas bien informadas que me llegan, van en esta dirección.
Si son de los que “creen” que ya hemos salido de la crisis, les recomiendo moderación, equilibrio y que guarden algo para el otoño porque el “Principio de Incertidumbre” sigue vigente. Si son incrédulos con los que prometen lo que muchos quieren oír, pero no están en condiciones de dar, ya saben en que ocuparse…
©JuanJAS


Guía básica para interpretar los datos del AROPE:
http://www.eapn.es/ARCHIVO/documentos/recursos/2/1446118622_guia_basica_indicadores_desigualdad_pobreza_y_exclusion_social.pdf


 EL ESTADO DE LA POBREZA  5º INFORME 
Seguimiento del indicador de riesgo de pobreza y exclusión social en España 
2009-2014 ,    EAPN-ESPAÑA ,   Octubre de 2015 
http://www.eapn.es/ARCHIVO/documentos/recursos/1/1444835952_20151015_el_estado_de_la_pobreza_seguimiento_del_arope_2014_pdf.pdf



Publicar un comentario