martes, 15 de noviembre de 2016

Trump ha cogido en pelotas a la mayor parte de la industria de gestión de dinero

Ayer les hablaba de las predicciones de “los que saben”: expertos, analistas, especialistas de firmas de Bolsa, gestoras, bancos de inversión, banca comercial, gurús, etc.
Yo, como la mayoría de los ahorradores no luzco en mi curriculum ninguno de esos rimbombantes títulos, aunque si se leer y procuro analizar los datos que encuentro y que comparto al pie con todos ustedes. 
Las acciones del sector bancario estadounidense subieron el jueves pasado —un 3,7 por ciento—, a niveles no vistos desde mediados de la crisis financiera de 2008, lo que impulsó al promedio industrial Dow Jones a máximos históricos. Acumularon una ganancia del 7,9% desde el sorprendente triunfo de Trump el martes, en su mayor avance de dos días desde 2011. Mientras, los títulos tecnológicos cayeron, debido a que Wall Street reorganizó sus apuestas para beneficiarse de la presidencia de Donald Trump.
El Dow Jones subió 218,19 puntos, (1,17 %) superando su máximo histórico previo registrado en agosto por casi un 1%. El índice S&P 500 ganó 4,22 puntos, 0,2%; mientras que el Nasdaq Composite, bajó 42,28 puntos, 0,81% golpeado por la caída del sector tecnológico. Con el avance del jueves, el Dow Jones acumula un alza de 8% en el 2016 y el S&P 500 gana un 6%. 
Los medios españoles por boca de sus “gurús mediáticos” han venido alertando de la hecatombe en que se sumirían los mercados si ganaba Trump. ¡Ganó! Y resulta que no solo ni hubo derrumbe sino que subió.
Si esos “gurús mediáticos” fallan en sus análisis y predicciones más que una escopeta de caña, una de dos: 
a.- Tienen muchos menos conocimientos de los que “presumen” y poco o nulo acierto al predecir el futuro, ni siquiera el inmediato. Más bien se dedican a vender humo (su verdadero oficio con el cual ganan su sueldo).
b.- Son los “voceros” de las “manos fuertes del mercado” para inducir a las masas de pequeños ahorradores a comportarse como el rebaño de corderos a los que 4 perros bien adiestrados logran conducir al redil o al matadero, según interese. Aprovechan estos vaivenes —volatilidad la llaman— para drenar parte de sus ahorrillos y hacer más ricos a sus “señores”.
Sea cual fuera la razón, lo mejor es no perder el tiempo haciéndoles caso porqué el que lo haga, más que invertir, lo que estará haciendo es especular, como si jugara a la ruleta. Por ello es una gran imprudencia “colocar” y el dinero que tanto esfuerzo ha costado guardar a los pequeños ahorradores siguiendo sus ¿interesados? “consejos”. Los únicos que siempre ganarán serán los intermediarios con sus comisiones y parte de sus ahorrillos pasarán a engrosar las bolsas del 1% mundial de híper-ricos que ve aumentado su patrimonio en cada “crisis” que se monta.
¿Qué dirán los próximos informes de los analistas? 
¿Darán su brazo a torcer? No creo. Tampoco me importa mucho. Intento no hacerles mucho caso salvo para, a veces hacer lo contrario de lo que pronostican e intentando reaccionar y adaptarme a la nueva situación lo más rápido posible, porque la Economía no es una Ciencia Exacta, sino que se basa en el estudio del comportamiento de los seres humanos, y éstos no son máquinas que repiten respuestas con exacta frecuencia.
Las explicaciones de los términos económicos generales suelen ser sencillas y fáciles de entender, sobre todo a toro pasado; pero esos analistas-asesores hacen sus informes enrevesados para intentar que lo fácil resulte complicado y nadie entienda nada. Así los pequeños ahorradores pueden seguir creyendo en su magia, mientras les llenan sus bolsillos aunque los suyos cada vez están más vacíos. Encima se consuelan pensando que eso de la bolsa es sólo para “los expertos” y que si no fuera por su ayuda el daño que hubieran recibido habría sido incalculable. Como siempre ¡contentos y engañados! 
©Juan JAS


10 cosas que ha pasado en la bolsa desde la victoria de Trump

1.- Ganan los bancos, justo lo que han estado recomendando vender la mayoría de analistas (En España la excepción es BBVA por su fuerte exposición a México)
2.-Pierden las tecnológicas, justo lo que han recomendado comprar
3.-Pierden los sectores regulados
4.-Pierden los sectores subvencionados (Energías alternativas) Los analistas consideran que la victoria republicana implica unas perspectivas menos favorables para el sector al considerar a Trump más partidario de otras fórmulas energéticas (petróleo, fracking o carbón)
5.-Ganan las petroleras
6.-Aseguradoras médicas: Una presidencia de Trump significa que el programa de salud conocido como Obamacare no recibiría apoyo como lo tendría la ampliación al programa Medicaid propuesta por Clinton.
7.-Muy malas noticias para las empresas que se abastecen desde México con algunos vehículos vendidos en Estados Unidos
8.-Muy buenas noticias para siderúrgicas y constructoras, justo lo que han recomendado vender la mayor parte de los analistas en las últimas semanas
9.-Sigue la desorientación alrededor del comportamiento futuro del dólar
10.-En Bolsa siempre son necesarias las curas de humildad. Todos los informes circularon en las semanas previas a las elecciones USA acerca del comportamiento de sectores y valores vinculados a los intereses partidistas de Clinton. O lo que es lo mismo, Trump ha cogido en pelotas a la mayor parte de la industria de gestión de dinero.


Publicar un comentario