viernes, 23 de diciembre de 2016

¡Póngase en serio con sus pensiones!.

Las alarmas no pueden sonar más alto: la hucha de las pensiones parece que va a agotarse el próximo año, la esperanza de vida es cada vez mayor y el número de nuevos cotizantes crece prácticamente a la vez que el número de pensionistas y previsiblemente se reducirá en el futuro.
El primero de nuestros principios debería ser que “no debes engañarte a ti mismo, y eso a pesar de que eres la persona más fácil de engañar”. Esto es cierto en todos los ámbitos de la vida. Pensamos que nos vemos mejor que la realidad, que somos mejores padres, mejores hijos... Pero de todos los lugares donde existe el auto-engaño, la inversión debe encabezar la lista. En lo refente al dinero, al ahorro y a la inversión, la mayoría no tienen en cuenta este principio. Se empeñan en no oír las señales de alarma, pero existen y los que tienen un comportamiento proactivo, lo primero que deberían hacer es concienciarse de la necesidad de ahorrar un poquito y regularmente, para intentar mantener un nivel de vida “razonable” cuando no puedan tener ingresos derivados del trabajo.
Lo segundo es ahorrar correctamente.
En las últimas décadas hemos vivido bajo tres paraguas: 
  • Existía una rentabilidad razonable y sin riesgo para nuestros ahorrillos, 
  • La vivienda nunca bajaba y por ello, invertir en ella era el mejor plan de pensiones y, 
  • Las pensiones estaban garantizas por el Estado y sus Gobiernos. 
Esos paraguas se han roto, tienen muchas goteras y nadie sabe o quiere arreglarlos. 
Resumiendo, nos hemos quedado desprotegidos ante las inclemencias y no queda otra que cada uno ponga algo de su parte para completar las inciertas pensiones publicas. Cuanto antes empecemos a ahorrar mejor, pues el ahorro sistemático permite, con un menor esfuerzo, alcanzar un capital suficiente como para construir una renta que complemente la pensión pública que finalmente podamos recibir. El esfuerzo de un joven de 30 años que empieza a ahorrar para la jubilación, aunque signifique diferir algo de disfrute inmediato,  será menor que si empezamos a ahorrar a los 50 años. 
Hoy existe un amplio número de alternativas de ahorro a medio o largo plazo y se puede hacer desde 100€. Tenemos que utilizar todos aquellos que nos permitan realizar una planificación financiero-fiscal óptima para conseguir los objetivos de ahorro; planes de pensiones, planes de previsión asegurados, PIAS, SIALP, Unit Linked, fondos de inversión, seguros de rentas temporales o vitalicias... etc. Lo importante es combinarlos correctamente para conseguir obtener el mayor resultado posible e ir recogiendo en cada momento aquel que sea más beneficioso, ya sea en forma de capital o en forma de renta. 
¿Cómo hacerlo? Dedicando tiempo a aprender sobre el tema o pagar por un “asesoramiento independiente”. El ahorrador más joven puede aceptar más volatilidad en sus inversiones siendo algo más conservador cuando se acerque el momento de su jubilación.
Max Bazerman, de la Harvard Business School, dijo que "es fácil tener ilusiones sobre el futuro si no se tiene un control sobre nuestro pasado reciente". Piensen como han legado a donde están y que hubieran podido hacer de una forma mejor. A la vista de su análisis, tomen la decisión que crean oportuna, pero tómenla cuanto antes. Póngase en serio con sus futuras pensiones de jubilación. Mejor aún si están en la treintena, porque tendrán que hacer menos esfuerzo y podrán tolerar mayor volatilidad para llegar a su objetivo, ya que la “magia” del interés compuesto les ayudará y mucho. Si lo dejan para mañana, llegarán tarde. Relean la fábula de la “cigarra y la hormiga” que por muchas críticas que reciban los cuentos con “moralina”, la realidad es terca y siguen estando vigentes.
Si quieren leer algo al respecto durante estos días navideños, aquí tienen un “Especial fin de años-Planes de Pensiones”. Es un documento de “márketing NO independiente" y por tanto hay que leerlo críticamente, pero, para empezar a pensar en el tema y para preparar las preguntas que deberán hacerle a su asesor, ya vale.
Infórmense y piensen críticamente, como deberíamos hacer con todo lo que leemos. No tengan pereza, ¡piensen! y ¡actúen!
©JuanJAS

Documento de marketing sobre las Pensiones…


Publicar un comentario