martes, 18 de julio de 2017

¿Tiene futuro una Europa "unida"?

El Gobierno de España propuso refundar el euro y presentó en Bruselas una propuesta sobre el futuro de la eurozona en la que reclamaba un verdadero gobierno económico para Europa: un presupuesto anticrisis, un seguro de desempleo común, eurobonos y completar la unión bancaria con mutualización de riesgos. ¿Se han dado cuenta de que esas propuestas son más próximas a lo que propone Podemos, CSqP y el resto de mareas y confluencias, que lo que legisla el PP dentro del territorio nacional?.
Una prueba más de que las pretendidas ideologías que se asocian a las siglas de los partidos, cada vez sirven menos para preveer como reaccionarán delante de un problema concreto.
Los que quieren chupar del bote mas que llenarlo, se empeñan en hacer este tipo de propuestas, pero la realidad es terca y evidencia que hay varias Europas.
Las muy grandes compañías europeas presionaron y consiguieron que se estableciera un mercado único europeo y que los mediterráneos compráramos WW, Mercedes y BMW’s, pusiéramos un montón de locomotoras Alsthom y Siemens, etc. Para ello nos dieron créditos que no podíamos pagar, al tiempo que el resto de productos aumentaron su coste de forma aberrante de la noche a la mañana. Resultado: grandes beneficios para las grandes empresas europeas del norte y una pérdida de poder adquisitivo bestial para gran parte de la población, principalmente del sur.
Los precios de todos los países convergieron (no los salarios) y cada uno nos tuvimos que apañar. Los bancos y las empresas nos engañaron ofreciéndonos créditos para todo y nosotros nos dejamos engañar porqué, sabiendo que no los podríamos pagar, los aceptamos y pensamos esperanzados que alguien encontraría una solución para el embolado.  La solución que se suele pedir es que “paguen la fiesta los que han hecho dinero con el montaje”: los países del norte. Pero sucede que los que han hecho verdaderamente el dinero (las grandes corporaciones) tienen medios para resistirse al pago, incluso los ingleses, después de haber comido del pastel, huyen como ratas.
Todas las miradas de los cabreados del sur se dirigen hacia los ciudadanos de a pie del norte y estos, que no pueden huir ni escabullirse como las grandes empresas empiezan a ponerse en guardia ante el acoso del sur.
La economía de Holanda no tiene absolutamente nada que ver con la de Italia, ni la de España con la de Luxemburgo. Ya no digamos la de Rumanía con la danesa o la de Portugal con la belga. Las diferencias con abismales: la estructura del PIB y la productividad, sitúan a unos y a otros en galaxias distintas.
En estas circunstancias, si fuesen ciudadanos austríacos, ¿querrían responder de lo que hiciese el Gobierno griego por mucha coordinación que existiese entre los gobiernos de Europa?. Vista la historia reciente, yo me fiaría más bien poco.
El problema es que como estas cosas las deciden entre cuatro y lo que opine yo o alguno de los que lea esto (ni siquiera el Presidente de nuestro gobierno) les importa cada vez menos, lo más seguro es que le peguen una patada al balón hacia delante, dejen pasar el tiempo ( en eso de dejar pudrir las cosas el Presi del Gobierno es un experto) y en algún momento… Reestructurar, consolidar, etc…, los que estén ya verán lo que hacen.

Publicar un comentario