miércoles, 5 de septiembre de 2012

El retorno de los « productos » de alta rentabilidad

Volvemos de vacaciones y vuelven a aparecer las "gangas". También en los productos financieros. 
¡Sólo hasta el 15 de Septiembre o hasta que se acabe la emisión!. 
¡Corra que se acaba! (Léase, ¿seré yo el único tonto de la escalera-barrio-pueblo que se quedará sin este chollo?)
Todos sabemos que no es oro todo lo que reluce y que no hay duros a cuatro pesetas. Pero también sabemos que el hombre y la mujer son seres a los que nos cuesta aprender, olvidamos pronto y no tenemos inconveniente en tropezar más de dos veces en la misma piedra. 

Recuerden todos: Antes de contratar productos que ofrecen rentabilidades fuera de lo normal…. ¡Mucho cuidado! 
Las entidades bancarias ofrecen sus productos de temporada, los “mas contratados”, los más rentables”, “los más….”, etc . Además te ofrecen desde tablets hasta sartenes como regalo.
Cuando se acercan a una "boutique bancaria"....
¿Entienden el producto que le ofrecen-recomiendan? 
¿Seguro que es un depósito a plazo, garantizado por el FGD? O es otra cosa, ni siquiera garantizada por el gobierno, que tiene el FGD muy vacío, pero que asume un acuerdo no escrito de no dejar caer a ninguna entidad bancaria…. 
Etc. 

¿Cuándo podremos invertir nuestro dinero tranquilos? 
Sólo cuando haya transparencia, responsabilidad y control del sistema financiero. Mientras eso no llega y por el momento no se le espera, hay que evaluar muy bien los riesgos que podemos correr con el dinero que nos haya sobrado después de las vacaciones y no vayamos a necesitar para el comienzo del curso.

Transparencia
Transparencia en la de la creación de mecanismos de protección real a los consumidores. 
Si algo nos ha enseñando el tema de las "preferentes" ha sido que en el origen del problema ha estado una absoluta falta de transparencia al servicio de una abominable codicia de las entidades financieras. La inmensa mayoría de las víctimas, que han visto volatilizados casi totalmente sus ahorros, lo han sido porque sucumbieron a la tentación de las altas rentabilidades que prometían estos productos pero ignoraban, fiados de la confianza en sus "amigos" gestores de las entidades financieras, que se trataba de invertir en productos complejos de alto riesgo. Y sólo más tarde se han dado cuenta del desaguisado, cuando ya no había remedio. Una información adecuada, controlada por un organismo independiente podría haber limitado bastante los efectos.

Responsabilidad
Los políticos deberían legislar de manera clara la responsabilidad de las entidades financieras sobre las consecuencias de las decisiones que tomen, incluso las de quienes actúan en su nombre. Porque si bien la estrategia se marca desde despacho muy altos, no cabe dura de que necesitan una correa de transmisión en forma de agentes en contacto con los clientes. Si se hubiera fijado previamente la responsabilidad de las entidades financieras es posible que se lo hubieran pensado dos veces antes de poner en el mercado productos que atenten contra los consumidores.

Control
Las entidades financieras están para ganar dinero, pero no de cualquier forma. Es indispensable que existan órganos con decisiones vinculantes que obliguen a las entidades financieras a asumir esa responsabilidad y que pierdan esa seguridad que les da el saber que, pase lo que pase, se van a ir de rositas. Como de rositas se han ido quienes idearon las participaciones preferentes en un momento inadecuado pero fructífero para ellos, contando con el apoyo de unos vendedores que han ayudado a esquilmar a miles de ciudadanos a sabiendas de su impunidad.

Mientras no tengamos Transparencia, Responsabilidad, control y cada uno de nosotros no adquiera más y mejor cultura financiera es bueno conocer la figura del EAFI (Empresa de asesoramiento financiero independiente). 
Al igual que cuando uno quiere cuidar su salud acude a un médico que a priori parece “bueno” o tiene buena fama, cuando quiere cuidar sus ahorros (no tan importantes como la salud, pero “casi”) debería acudir a la “consulta” de un EAFI para que le recomiende operaciones relativas a instrumentos financieros adecuadas a su perfil de ahorrador-inversor. 
Como con cualquier colectivo hay mucho “vivales” que aprovecha el miedo del personal y le presta un servicio de baja calidad o directamente lo estafa. No sirve el consejo del “cuñado” que trabaja en el banco o del compañero del gimnasio que “entiende” de estos temas y te da recetas mágicas que a él le han hecho ganar mucho dinero. Esto sería como automedicarse. 
Por tanto, cuando quiera que alguien gestione sus bienes, le asesore con su patrimonio o le aconseje algunas soluciones… acuda a un asesor profesional que este regulado por la CNMV. En el caso de las empresas de asesoramiento existe la obligatoriedad de que tengan suscrita una póliza de responsabilidad civil para cubrir cualquier negligencia profesional, incumplimiento del contrato, etc. 


¡Que tengan suerte!
©JAS2012
Publicar un comentario