domingo, 31 de julio de 2016

Pokémon Go… ¿Quién se beneficia del éxito?


No lo puedo evitar, soy curioso y me gusta preguntarme el “¿porqué?” de las cosas.
Aunque no lo parezca, si se hurga un poquito en las informaciones, más allá de los grandes titulares que es lo que leen la gran mayoría de las personas,  siempre se descubre algo.
Hace mucho tiempo que soy consciente que en el mundo de los negocios, prácticamente nada sucede por casualidad. Por ello, ante el repentino superéxito de Pokémon Go —algo que no sucedió en su día con “Ingress”, un juego de realidad aumentada tal vez mucho mejor que Pokémon Go o tal vez por ello (a las grandes masas les gustan las cosas más simples)— me propuse indagar quien estaba detrás del exitoso proyecto. ¿A quien beneficia de entrada ese éxito? A quien beneficiará en el futuro y cuando durará el fulgor entra dentro del terreno de la especulación y no tengo la bola de cristal adecuada para jugar a ese juego.
El gran titular fue Nintendo se dispara un 41% en Bolsa tras el lanzamiento de Pokémon Go”. ¡Todos a correr!
Unos a consumir intentando descargarse el hipernovedoso juego para ser los primeros; sus amigos y conocidos también se los descargaron rápidamente para no ser menos y seguir perteneciendo al grupo de los “cool’s”.
Otros, la minoría, llamaron a su banquero-asesor para que les dijera como podían subirse al carro del negocio y los beneficios rápidos antes de que fuera demasiado tarde. ¿Dónde comprar acciones de Nintendo, The Pokémon Company, Niantic, etc? La oportunidad la pintan calva y hay que ser rápido.
Gran subida en bolsa de Nintendo y grandes beneficios para los especuladores que tuvieron suerte, fueron rápidos, tenían información privilegiada, etc. Mucho menos, pero bastante también para los rezagados.
A los pocos días fuerte bajón. ¿Porqué? Los primeros, los que tenían la información más completa, vendieron sus acciones a los que querían entrar más tarde y a toda prisa. Entraban como si fueran caballos azotados en cuanto se abren las puertas del carrusel en el hipódromo. Hay que conseguir situarse antes de que estén todos en pista. El problema es que todas las carreras tienen una meta, pero este suceso tiene unas grandes dificultades añadidas: La gran mayoría no sabe donde está la meta ni cuando se alcanzará con lo que se comportan como superespeculadores.
Volvamos al juego, a la empresa que lo ha diseñado y a quién aprovecha los beneficios del éxito de la operación Pokémon Go. Todo el mundo habla del tándem Pokémon Go -Nintendo. La realidad es que la lista de los que comen de la tarta —como sucede con los futbolistas de élite— es más grande e incluso sorprendente.
Cualquiera puede buscar un poco por la red y encontrar los datos que he resumido en el cuadro Excel adjunto.
Pulsar sobre el gráfico para ampliar
Es una foto de las primeras dos semanas desde su lanzamiento y ya sabemos que el diseñador del juego Pokémon Go no es Nintendo sino una startup llamada “Niantic”. Nintendo tiene sólo una participación del 32% en “The Pokémon Company” —desde 1998 ofrece contenidos de calidad para el entorno Pokémon y crea entornos donde el mayor número de personas posibles puedan disfrutar de productos Pokémon—  y por tanto se lleva sólo el 32% del 30% de los beneficios del juego que corresponden a The Pokémon Company.  Alphabet (antigua Google) también participa con un 6% en Niantic pero aumenta sus ingresos distribuyendo el juego en sus plataformas Android y por tanto se lleva en total el 23% de los ingresos del juego.

Apple distribuye el juego en su plataforma IOS y se lleva el 18%. También las grandes firmas, por el momento McDonald’s, ha llegado a un acuerdo con Nintendo mediante el cual 3.000 establecimientos de la cadena en Japón se convertirán en gimnasios Pokémon y PokeStops. Esto catalizará un aumento de las visitas y aumentará el negocio tanto de Pokémon Go como de McDonald’s. De echo los establecimientos de la cadena que figuran como gimnasios en la aplicación ya han duplicado sus ventas desde el lanzamiento del videojuego.
Los jugadores aportan por el momento sólo el 9% de los ingresos, pero en el futuro esta cifra aumentará si funciona al menos igual de bien que otros juegos que han sabido sacar provecho a las aplicaciones de descarga gratuita. Por ejemplo, Candy Crush Saga generó unos ingresos de 1.000 millones de dólares entre los años 2013 y 2014 a través de las compras de vidas adicionales para continuar jugando sin necesidad de esperar a que se repusieran automáticamente. Tal fuente de ingresos supuso un chorro de 0,20 dólares diarios por usuario activo, cifra inferior a los 0,25 dólares diarios que abona, de media, cada jugador de Pokémon Go ya en las primeras dos semanas. Estas compras de contenido exclusivo se han materializado en unos ingresos de 35 millones de dólares en las dos semanas posteriores a su lanzamiento, aunque podría elevarse en los próximos meses con el lanzamiento del accesorio Pokémon Go Plus. Se trata de una pulsera que revelará al jugador la posición de los Pokémon sin necesidad de utilizar el móvil y cuyos derechos pertenecen, en su totalidad, a Nintendo. Su salida, que estaba prevista para julio, finalmente se llevará a cabo en septiembre a un precio de 35 euros la unidad; apta para todos los bolsillos, aunque luego no tengan para llenar la nevera de productos alimenticios naturales y tengan que solicitar una beca comedor para que sus niños puedan comer caliente, al menos una vez al día. Resulta que los alimentos naturales: pan, leche, patatas, verduras de temporada, garbanzos, alubias, etc. son relativamente baratos. La única pega es que hay que cocinarlos, a diferencia de los productos preconizados y envasados de "marca" que son mucho más caros y por tanto acaban rápidamente con cualquier presupuesto reducido.
Se que esta coletilla puede parecer dura pero es que la vida es dura. Desde mi casa al Mercadona más próximo paso por delante de 4 supermercados. En cada uno de ellos hay una persona apostada frente a la puerta pidiendo una “ayuda” para comer. Lo indignante del tema es que a todos les he visto usar un Smartphone. El que haya pagado la compra del aparato y el que pague la cuota mensual de voz y datos, mejor haría en pagarle las necesidades básicas y entre ellas no está la compra ni el mantenimiento del Smartphone. Alguien dirá que hay mucha necesidad, pero cada uno debería hablar de lo que ve y yo he visto recientemente esto que les cuento:
  • Hace pocos días que me comentaba un “autónomo” que había montado un bar para auto emplearse: “hace dos semanas que estoy buscando un camarero para cubrir una plaza que me ha quedado libre precisamente ahora que es cuando más suele facturar el bar; se han presentado dos aspirantes, una chica que no reunía la capacidad suficiente para hacer el trabajo y un chico que estuvo trabajando dos días y al tercero no se presentó. Un tercer aspirante me dijo que no podría aceptar el empleo hasta septiembre porqué en agosto tenía que irse de vacaciones”.
  • Otro pequeño empresario del ramo de la construcción me contó que no puede cubrir varios puestos de trabajo porqué no encuentra personal dispuesto a trabajar de peón de albañil…

Son sólo dos casos concretos y conocidos de primera mano que muestran la dificultad para encontrar trabajadores —con poca cualificación— que tengan verdaderas ganas de trabajar. Parece que abundan los que prefieren cobrar el paro e irse de vacaciones, se han acostumbrado a cobrar la paga de inserción sin doblar el lomo y se conforman con eso y alguna chapuza esporádica que encuentran o simplemente no tienen ningún problema para vivir a expensas de sus familiares a los que pueden exprimir y pocas veces ayudar, porqué o están cansados o jugando a hacer ver que hacen algo. Incluso encuentran la forma de irse de vacaciones en verano. 
¿Como lo consiguen? No tengo ni idea, pero conozco a más de una persona de cada uno de los estereotipos descritos.
Se que no todos los parados son así, pero la dificultad de encontrar personas mínimamente aptas para un empleo con poca calificación y con ganas de trabajar es un problema que cualquier oferente de empleo —autónomo, micro o mini empresario—  les podrá corroborar. A todos nos gustaría haber tenido siempre un trabajo "de lo nuestro" en el que hubiéramos podido ganar mucho dinero mientras disfrutábamos y nos autorrealizábamos en el mismo. La verdad es que pocos lo conseguimos y no por ello nos frustramos. Cuando uno necesita trabajar para ganarse el sustento, lo primero es conseguir una ocupación que permita obtener unos ingresos mínimos para asegurar la supervivencia. Cuando eso ya se ha conseguido y uno es muy “empleable”,  entonces podrá aspirar a la autorrealización; nunca antes.
En fin, siempre podrán mirar atentamente su Smartphone y recorrer las calles, si no para buscar empleo, si para  jugar al Pokémon Go. Así podrán mantenerse en forma su cuerpo serrano para cuando les salga un “curro adecuado y bien remunerado”. ¡Cuidado de no recalar demasiadas veces en algún "gimnasio McDonald's"!, podrían perder lo ganado persiguiendo pokémons.

©JuanJAS
Publicar un comentario