martes, 16 de febrero de 2016

El mundo al revés

La regulación bancaria, el mal enfoque de los bancos centrales respecto a los tipos de interés negativos y la conformación de una Represión Financiera sin precedentes en la Historia Económica ha llevado a millones de inversores de todo el mundo al matadero. 
Hay miles de emisiones de bonos corporativos, CoCos, convertibles, pagarés, cédulas y demás instrumentos financieros, iguales o peor que las preferentes, que no se pueden vender, porque no hay liquidez. 
Este es el nuevo y gran corralito. 
El corralito que afecta a millones de ahorradores en todo el mundo es la pérdida de valor de los instrumentos elegidos para colocar su dinero, porque la demanda en los mercados secundarios, si es que este ahorrador necesita su dinero antes del vencimiento, es nula en estos momentos y, además, mucho peor que la manifestada por los fondos buitre: los descuentos sobre precios teóricos son atroces, similares o incluso superiores, a los que ofrecen las preferentes. Y esto es así, porque en los últimos cuatro años, a golpe de QE y de Represión Financiera, se ha creado la mayor “bolsa ilíquida” de instrumentos financieros.
¿Cuál es el riesgo sobre los mercados: Grecia, FED, crudo, los chinos…?
No, el principal riesgo es precisamente la iliquidez de estos activos, que ha puesto en el disparadero a grandes bancos, como el Commerzbank, y dejado sin euros a millones de inversores en el mundo.
A la sombra de tipos cero, que se han mantenido durante meses y meses, unos y otros han emitido títulos de renta fija hasta la saciedad aprovechando, precisamente, la desazón de muchos ahorradores, que han visto cómo las letras del Estado apenas rendían algo, que la Bolsa es una ratonera, y que el tiempo pasa sin que su ahorro merezca mejor trato. La avalancha de emisiones de bancos, cajas de ahorro y empresa con bonos convertibles, preferentes, cédulas hipotecarias...no tienen precedentes. Han dejado el mercado atiborrado ¿Qué pasará a continuación? La experiencia demuestra que muchas de estas emisiones registrarán caídas de precios en picado, porque no habrá demandantes en los mercados secundarios, pero sí muchos oferentes. Compras hoy un pagaré al 100% y mañana, si necesitas el dinero, te lo recomprarán al 70% o menos, como si fuera un coche nuevo
Algunos me dicen que esperan al vencimiento. Llegado el vencimiento, muchas empresas te darán papel por papel, es decir, te renovarán el que tienes. Y algunas ni siquiera llegarán al vencimiento. A todos nos cuesta horrores enfrentarnos a la realidad y reconocer que no hay dinero para todos. Nos cuesta reconocer que hay empresas cotizadas en Bolsa que llevan mucho tiempo con la cotización suspendida, lo que confirma que el tejido empresarial español no es tan sano como se pregona. Por eso, el aluvión de emisiones reciente va a dejar a muchos cacareando y sin pluma. Nadie tenemos los ahorros seguros y la renta fija, como todo el mundo debería saber, ni es renta ni es fija.
Los que no se han arriesgado y han mantenido su dinero en la cuenta corriente sin recibir remuneración alguna o incluso costándoles dinero son los menos perjudicados. Eso si, asumiendo un gran riesgo, porque en cuanto les plazca con cualquier excusa o sin ni siquiera ello, pueden decidir inmovilizarlo o directamente “cepillarlo”. A los que tienen los billeteros dejo del colchón les pueden decir que lo vayan a levar al banco inmediatamente porqué en breve no se aceptarán ningún pago o cobro que no se haga a través de instrumentos electrónicos facilitados por los bancos y supervisados por el fisco. Instrumentos sobran y escrúpulos, ninguno. Hasta hace sólo unas pocas décadas se decía que "estamos en manos de la providencia". Esto ha cambiado o al menos le ha salido un competidor. Ahora estamos en manos de ...
Suerte que hoy luce el sol. Aprovecharé para dar un paseo a pie. Por ahora todavía no me cobran por ello.
©JuanJAS
Publicar un comentario