martes, 2 de febrero de 2016

¿Recuperación?, ¿Qué recuperación?

Así se está produciendo la 'recuperación': con empleo más precario, peor remunerado, más inestable, ... y eso el que es legal, luego está el otro ‘empleo’: las horas de más no declaradas y, en numerosas ocasiones no pagadas; el uso de ‘becarios’ subremunerados o no pagados en absoluto para sustituir empleo regular, …
El PIB español está creciendo debido a la actual estructura del mercado de trabajo y a cosas como un euro subvalorado, un petróleo regalado, unos tipos reales cero, un despido ultrabarato y un modelo productivo: estacional, dependiente, de bajo valor.
Salvo excepciones, se crea empleo precario y mal pagado, luego estar trabajando no es sinónimo de no ser pobre: en el 2013 el 18,7% de los trabajadores en España era pobre, en el 2014 el 22,9%. De hecho un español de cada tres se halla en riesgo de pobreza y exclusión social.
Lo que es curioso es el doble lenguaje: algunos aplauden la reforma laboral porque ‘permite crear empleo aumentando menos el PIB’, pero esa reforma laboral se halla totalmente vinculada al empobrecimiento de la población. El aumento del PIB se ha gastado en pagar parte de la deuda soberana del Reino de España.
Como ya no es posible construir 800.000 viviendas al año y dar acceso al crédito a todo el mundo, España ha llegado a una situación en la que sólo puede crecer degradándose las condiciones sociales de la población y aumentando la pobreza y la desigualdad.
No se engañen, no importa quien llegue al gobierno, si quieren más “dinero prestado” no les quedará más que aplicar recortes de gasto público y/o aumento de impuestos que sólo pagarán los que no pueden escaparse: los trabajadores y los pequeños ahorradores.
Si no ponen a punto rápido una “Renta Básica”, se avecinan problemas.
©JuanJAS
Publicar un comentario