lunes, 28 de marzo de 2016

Cuando se acabe el viento de cola…

Parece que nuestros políticos se han terminado el "Santo Kit-Kat" y vuelven a los medios con su propaganda habitual. Entre sus últimas ocurrencias, la promesa de relajar el déficit hoy para cumplirlo en dos años, me recuerda a lo que argumentan los malos estudiantes: "Prometen aprobar en Septiembre si no se les castiga por suspender hoy". 
Algunos políticos nos dicen que NO se puede llevar a cabo un ajuste, como exige Bruselas, de unos 10.000 millones de euros porque “nos llevaría directos a la recesión” y en cambio SI se puede aumentar la presión y esfuerzo fiscal más de 25.000 millones de euros porqué -según los mismos políticos- no tendrá ningún efecto nocivo en la economía.
Lo dije una vez, lo dije dos, lo he dicho muchas veces, pero no hay peor sordo que el que no quiere oír…

Cuando se acabe el viento de cola exterior, la próxima recesión vendrá de repetir los mismos errores que nos llevaron a la anterior, aunque sea con caras nuevas en la Moncloa. Pero será más grave, ya el anterior inquilino no ha resuelto los desequilibrios creados en la gloriosa década de exceso. 

Señores políticos: 
No sigan lanzando amenazas intervencionistas, creando incertidumbre política y negando los graves desequilibrios de la economía. El BCE no hace magia ni suplirá nunca nuestras deficiencias estructurales. El bajo coste de deuda y la alta liquidez no compensarán a largo plazo un modelo endeudado. 
¿Cuándo devolverán el esfuerzo fiscal a familias y empresas contribuyentes? 
¿Cuándo aumentarán la renta disponible? 
¿Cuándo reducirán la burocracia y los impedimentos administrativos? 
¿Cuando pensarán en I+D como patentes y empresas creadas, no como gasto en estudios sin utilidad? 
¿Cuando permitirán que las pymes crezcan y exporten mejor desde una fiscalidad no confiscatoria? 
¿Cuándo van a dejar de pensar que copiando los modelos “dirigistas” vamos a tener un resultado distinto que el estancamiento que siempre han generado?.

Señores votantes: 
¿Cuando dejaremos de hacernos trampas al solitario?. Los "aristócratas del gasto público" siempre piensan que los trabajadores y más si somos ahorradores, ganamos mucho y ellos gastan demasiado poco. Ya vemos lo que ha pasado con el gasto público en las últimas décadas, incluso en los últimos 8 años de crisis: Perpetuar la maquinaria burocrática a base de observatorios y comités, robar mucho y seguir echando la culpa al “enemigo exterior”. Seguir votando a gente que ha hecho esto o que asoma la patita para seguir haciendo lo mismo, es la receta de la recesión y la forma más rápida de hacer aún más insostenible el estado del bienestar.
©JuanJAS
Publicar un comentario