miércoles, 9 de noviembre de 2011

Debate entre los grandes: ¡Vaya espectáculo!

Solo pudimos ver por televisión, en “prime time”, a los dos grandes. Como si no hubiera ningún partido político más, con representación parlamentaria o sin ella, en la sociedad española. Junto con los espacios electorales en TV, un veto a las ideas y a la pluralidad democrática. Pero este es un tema que, aunque importante, es para otro día.
El debate televisivo de ayer, he de confesar que nos dejó más liados que la pata de un romano. Una cosa es la primera impresión mediática, la puesta en escena, las luces y el teatro. Por cierto, los maquilladores tuvieron que emplearse a fondo. Todo este espectáculo importa mucho. Es prácticamente lo único que sale en los cortos de los telediarios siguientes y en los titulares de los periódicos; que es lo que más llega, a veces lo único, a muchos ciudadanos.
Por desgracia, todos sabemos que estas fachadas, con kilos de maquillaje, esconden interiores menos bonitos. Ya lo decían nuestros abuelos, nunca tomes una decisión importante por arrebato ni con prisa; consúltala con la almohada. “Analiza y razona”.
Medidas para salir, antes y mejor, de la crisis existen. Pero son impopulares y dolorosas, principalmente para los ciudadanos. Aceptando esto, ¿Hay algún político o partido que esté dispuesto a tomarlas e incinerarse en el intento?. Hasta ahora, no se ha dejado ver ninguno de ellos en esta campaña electoral. Por cierto, ¿Dónde está el 15M? ¿Se ha perdido? O es que ahora las televisiones y los periódicos están “secuestrados” por los PP (Partidos Políticos con mucha representación parlamentaria)?.

Antes del debate....
Sobre Rubalcaba pesaba una gran losa: la gestión de su partido nada brillante durante la crisis. No se enteró de que había crisis. Después, cuando todos le decían que si la había, lo negó por más de tres veces. A continuación, cuando ya era un grito de temor popular (por la miopía del gobierno), admitieron que si. Rápidamente vieron “brotes verdes” que en un plis plas se secaron y finalmente si. Atendieron a las peticiones de nuestros socios-paganos europeos y tomaron, siempre guardando equilibrio-corrección política, algunas medidas necesarias aunque impopulares, que calmaron e hicieron que los especuladores dejaran de apalearnos. Ya se sabe, para seguir vivo en la sabana, no se necesita correr más que el león, basta con hacer que el león se fije en otro que corre menos que tu (Italia). Los irlandeses tomaron el toro por los cuernos de inmediato, los “sureños” siguen mareando la perdiz.
Rajoy estaba exultante. El asesor de imagen cumplió magníficamente con su difícil tarea, su asesor estratégico y los documentalistas, le pertrecharon de artillería en abundancia. El se había estudiado muy bien la lección y estaba a punto para el examen. No necesitaba ir a por nota como Rubalcaba, que tenía que movilizar electorado indeciso. Le bastaba con aprobar y mantener a su electorado incondicional, que lo es, y a muchos otros que siempre descontentos con el que gobierna, cambian su voto esperando que también cambie la suerte.

El debate...
Rubalcaba se dedicó a entrevistar, me dio la impresión, al futuro presidente. Rajoy, salió por “muñeiras” y no contestó a una sola pregunta del incisivo Rubalcaba. Se dedicó una y otra vez a leer esbozos generales llenos eso sí, de sentido común y muy mediáticos que le había escrito su excelente equipo de campaña. Pero, no describió una sola medida concreta.
Estamos de acuerdo en que necesitamos crear empleo, pero ¿Cómo lo va a crear? ¿Qué medidas concretas va a aplicar? Sabemos que es muy complicado, pero un buen dirigente y comunicador, y su equipo, deben saber cómo explicarlo con palabras llanas que todos podamos entender. Ya habrá tiempo para desarrollar y ampliar en el resto de días de campaña.

Pues no. Los políticos, que nos piden su voto, siguen sin tenernos respeto a sus electores. Al menos en este debate televisivo. Siguen tratándonos como a niños iletrados, en lugar de como a adultos, valorando nuestro tiempo, teniendo en cuenta nuestros derechos y también reclamándonos nuestras responsabilidades.
¡Que nos hablen claro de una vez!.
¿Qué hicieron, nuestros políticos, para cambiar el crecimiento basado especialmente en la construcción y evitar las cifras de paro que tenemos hoy?.
¿Qué no han hecho, ni hacen, nuestros políticos, para permitir que muchos pequeños ahorradores queden “pillados” al haber comprado “productos financieros” desde hipotecas hinchadas a “bonos convertibles” a precios estratosféricos que no sabemos cuándo se alcanzarán?
Ya intuimos que nadie puede aventurar cuánto va a durar la actual crisis. Nadie, ni los propios Estados, ni siquiera las entidades financieras, son conocedoras de la magnitud del problema. Es posible que la situación esté muy negra para España, Europa e incluso USA y que podamos entrar en un periodo de recesión de cuatro a seis años, para luego salir adelante, poco a poco. Las familias, pero también los gobiernos que deben dar ejemplo, hemos gastado y nos hemos endeudado dos generaciones, la nuestra y las que vienen.  Los jóvenes han crecido en una sociedad de la opulencia y el "bienestar" con poco esfuerzo, en la que parecía que se podían atar los perros con longaniza y todos hemos despilfarrado. Algunos lo que tenían y muchos, lo que no tenían; los gobiernos los primeros. Creo que  los políticos y los bancos nos han engañado, y nosotros, nos hemos dejado engañar o al menos se lo hemos permitido. Por incultos, vagos e irresponsables.
Nunca es tarde para despertar y enmendarse. Espero que lo hagamos personal y colectivamente cuanto antes, si no queremos estar muchos años arrastrándonos por el fango.
©JAS 2011
Publicar un comentario