sábado, 8 de octubre de 2011

Aprender de la historia

Como estos días hay mucho follón, al menos aquí en Catalunya, con el tema de los RECORTES de la enseñanza y principalmente con el de la Sanidad,  he escrito este artículo, recordando cómo se crearon la Seguridad Social y el Medicare (Servicio Social Sanitario) en USA. Conociendo lo que les ha pasado a los estadounidenses, podremos entender mejor lo que nos está pasando en España, ya que guste o no, somos alumnos, aunque no muy aventajados, de USA.

Es conocido el refrán de la sabiduría popular "cuando veas las barbas de tu vecino afeitar, pon las tuyas a remojar". Por ello es bueno recordar lo que ha pasado en la historia de los últimos 100 años de los EEUU y como país desarrollado, nos gusta considerarnos así, examinar lo que ha pasado en la historia económica de ese país paradigma del capitalismo en cuya área orbitamos.
El presidente Rooselvet firmó el acta de Seguridad Social en agosto de 1935 (poco después de la Gran Depresión) y creó el Seguro Social diseñado para proporcionar un ingreso para trabajadores mayores de 65 años después de su jubilación. El Presidente Lyndon B. Johnson firmó el Medicare en 1965 como parte de la Seguridad Social.
Cuando se presentaron estas leyes al orgulloso pueblo americano (la nación más fuerte y rica del mundo) como beneficencia, la mayoría de las personas que se respetaban a si mismas votaron en contra de la ley, porque consideraban que la beneficencia era sólo para los pobres y desamparados. Sin embargo cuando se cambió el nombre a los programas y se presentaron a la gran clase media como "derechos" y "beneficios de vivir en una sociedad del bienestar", la mayoría votaron estas leyes.
El Seguro Social, creó una nación de despilfarradores. Como el Gobierno les dijo que pagaría sus gastos cuando dejaran de trabajar, por quedarse en paro o jubilarse, empezaron a gastar como si el día de mañana no existiera. La buena noticia para los negocios fue que la economía se expandió mucho y rápido.
Peor aún fue que este sistema de "beneficencia-derechos" creo una sociedad de "cultura de la irresponsabilidad". La gente pensaba: "No hace falta que nos preocupemos de nuestro futuro. Otros (Gobierno, padres, etc) se ocuparán".
Cuando en 1966 se empezaron a poner de moda las tarjetas de crédito, USA pasó de ser una nación de despilfarradores a una de DEUDORES.
Ahora estamos viendo el resultado de tanto despilfarro, deudas e irresponsabilidad. USA a pasado de ser el país más rico del mundo, al más endeudado.
Alan Greenspan, anterior Presidente de la Reserva Federal, dijo ya en febrero de 2003. en la Revista Business Week: "…el programa de Seguro Social tiene un déficit de 5 billones de USD y el Medicare un déficit de 13 millones de USD. Está claro que hay que reducir el déficit y esto será doloroso para la población. Pero parece que no hay mucha voluntad política…."
Todo el mundo se equivoca, pero una persona de éxito es la que aprende de sus errores y pone en marcha los mejores remedios que se le ocurran aunque sean dolorosos.
  •  Doloroso para los que no tienen nada, porque no se esforzaron en trabajar lo suficiente para vivir y para ahorrar para la vejez.  
  • Doloroso para los que no tienen nada porqué gastaron lo mucho que ganaron o peor, gastaron más de lo que ganaron, endeudándose temerariamente.  
  • Doloroso para los que se acostumbraron a vivir mínimamente casi exclusivamente de subsidios.  
  • Doloroso para aquellos que pensaron que las subvenciones y fondos para el desarrollo durarían toda la vida y los despilfarraron en lugar de usarlos para facilitar o crear negocios productivos que darían trabajo y riqueza.
  • Doloroso para los que contribuyeron a las arcas de la Seguridad Social con sus retenciones por rendimientos del trabajo. Esta, en vez de capitalizar las aportaciones, las despilfarró a modo de una estafa piramidal. Todos ellos tendrán que esperar a edades más tardías para jubilarse y cada vez cobrarán menos. Los que fueron despedidos varios años antes de la edad legal de jubilación no tendrán legalmente derecho a nada, después de haber cotizado más de 25 años.  
  • Doloroso el despertar de los que vivieron una ilusión, creyéndose millonarios y nunca dejaron de ser pobres. 
  • Etc.
Es amarga, pero esta es la verdad que nos espera y por lo dolorosa que es, ningún político se atreve a confesársela al pueblo. Pero si no hablan claro o directamente mienten sobre el futuro que nos espera, no pueden poner en marcha las políticas estructurales necesarias para hacer lo que hay que hacer: facilitar la creación de puestos de trabajo, trabajar más y con mayor productividad, gastar menos y por supuesto dejar de despilfarrar.
Cuanto más tardemos en poner los medios para salir de esta espiral, mayor será el sufrimiento.
La responsabilidad es de todos, pero más de nuestros dirigentes. Tenemos que pedir que nos hablen claro, como a adultos, y a exigir responsabilidades.

©2011 JAS
Publicar un comentario