martes, 18 de octubre de 2011

España y Catalunya. Relación de amor y odio

Nunca he entendido la razón por la que, cuando algún catalán expresa su identidad nacional, algunos salen despotricando contra los catalanes y contra todo lo que huela a catalán. Y no me refiero a la “caverna mediática” sino a las personas a nivel particular. Basta ver la cantidad de comentarios que se lanzan en este sentido en muchos medios de comunicación, debates, coloquios,etc.
Se percibe una gran falta de cultura, conocimiento y capacidad de diálogo constructivo, pero también hay un trasfondo de ¿envidia?, ¿odio?, ¿ganas de exterminar a todo lo que huela a catalán?...
Nunca he entendido el porqué de estas reacciones tan viscerales.
Cuando los integrantes de una pareja o sociedad no se entienden, lo más razonable es que estudien la forma de dividir la sociedad y se separen. Pero en el caso del Estado Español-Nación Catalana, no hay forma de poder aplicar esta sencilla norma de sentido común. Ni siquiera de poder hablar tranquilamente del asunto. Ni siquiera hay posibilidad de intentar saber ¿qué quieren las personas que viven y trabajan en Catalunya?, mediante un referéndum.
No entiendo esta permanente relación de dominio-afirmación.
¿Alguien puede explicarlo? Razonada y desapasionadamente, por favor.

Os dejo el video “Em dic Catalunya i sóc una nació” tiene subtítulos en castellano y viene en tres partes.
http://www.youtube.com/watch?v=VWz5gYQe2Vo&feature=player_detailpage
http://www.youtube.com/watch?v=vklOpjn9nPY&feature=player_detailpage
http://www.youtube.com/watch?v=lQesgGI68Lo&feature=player_detailpage


También uno con “Seis cuestiones básicas sobre la lengua catalana”
http://www.youtube.com/watch?v=anOg3t1TNqY&feature=player_detailpage

Al que le interese el tema tiene un montón de material en “la nube” para culturizarse. El conocer a los “otros”, siempre es bueno. De entrada, para aprender a valorar todo lo que nos une y para comprenderse y llevarse mejor. El dedicarse a “intoxicar” y malmeter sin conocimiento de causa, es una miserable pérdida de tiempo.
¡Ojalá aprendamos a escuchar más a los otros y a dejar de responder a las provocaciones manipuladoras!
©2011 JAS
Publicar un comentario