lunes, 11 de abril de 2016

Refugiados y emigrantes: Sentimientos y razón

No todas las personas que “emigran” de sus países de origen con la intención de establecerse en otro, deben confundirse con “refugiados”, dado que salen de su país por motivos diferentes y este movimiento se regula legalmente de forma diferente.
De forma similar a lo que debería hacerse con todas las informaciones más o menos interesadas que nos sirven los medios, les sugiero que se hagan preguntas y ustedes mismos intenten buscar la información necesaria que les ayude a responderlas de la forma más racional posible. Si nos limitamos a ver las fotos, los reportajes que nos sirven los medios, diseñados para causar fuertes emociones, tendemos a responder visceralmente y no le damos oportunidad a la razón para pensar y evaluar la situación. Prueba de ello son la multitud de “reacciones” en las redes sociales.
La mayoría de nosotros, nunca se ha visto en la necesidad de emprender “el viaje de su vida”, ni siquiera en una situación similar. Si alguno de ustedes vivió de pequeño en una casa con techo de cañizos por los que se colaba el agua y el frio, sin luz ni agua corriente y con muy poca comida que echarse a la boca, o se lo contaron sus padres y abuelos que sí lo vivieron, pasaron una guerra civil cruenta y una posguerra tal vez peor; seguro que han hecho lo posible por borrar esos amargos recuerdos de su memoria. A nadie le gusta recordar los momentos dolorosos de su vida y tampoco transmitirlos a su descendencia o explicarlos a sus amigos o conocidos. Este hecho colabora a que cuando vemos esos reportajes, con inmigrantes “haciendo el viaje de su vida” con gente mejor vestida, con móviles, con dinero en el bolsillo para comprar agua y alimentos, no hagamos el ejercicio racional de compararlos con los refugiados españoles, mal vestidos, hambrientos y sin un duro en el bolsillo, que cruzaban los Pirineos escondidos e intentando que no los metieran en un campo de concentración en Francia o en Alemania; y por supuesto sin ninguna ONG que los ayudara en territorio extraño. 
Los comparamos con nuestros hijos que han tenido todas las comodidades que hemos podido conseguirles con nuestro esfuerzo y el de nuestros conciudadanos, y que han podido vivir en paz y con todas sus necesidades básicas cubiertas.
Las fotos que nos trasmiten los medios, mayoritariamente son de niños y mujeres. La más mediática repetida ad infinitum es la de un niño muerto en la playa.
Se ha utilizado como una imagen de “marca” de éxito para impactar en las conciencias de todos los que vivimos más o menos tranquilos en países sin guerra. ¿A quién, salvo a algún monstruo, no le afecta esta visión?
Las imágenes que dan los medios son hipersesgadas, porqué en la inmensa mayoría de las fotos se suele ver a mujeres, a veces embarazadas y niños con algún hombre adulto. Es difícil encontrar alguna estadística —tan aficionados que son a las mismas y a los sondeos— en la que se muestre información clara: Por sexo, nacionalidad, edad, estudios, etc. Si no se dispone de buena y verdadera información… ¿Cómo puede ser imposible tomar ninguna decisión equilibrada y sólo se puede fomentar el sentimentalismo sesgado?.

La mayoría de sirios que pueden abandonar su casa después de cuatro años de guerra, son familias de clase media con un nivel de formación y conocimientos medio-alto que se quedaron sin trabajo y sin una vida relativamente acomodada en la que se podían permitirse un nivel de consumo similar al medio en España, móviles incluidos. Esos smartphones, que les vemos usar en los reportajes son un lujo si lo comparamos con las pertenencias (y también nivel formativo) de los refugiados españoles de hace 60 años, pero, como pueden permitírselo, es una ayuda más que tienen para alcanzar su objetivo.
El teléfono se ha convertido en un enser tan importante como los medicamentos, e incluso más esencial que la ropa o la comida. Cada vez que llegan a un nuevo país pueden comprarse una SIM, acceder a internet, descargarse un mapa para poder ubicarse, comunicarse con su familia, comprobar la ruta que deben seguir gracias al sistema GPS y consultar las webs y páginas de Facebook que se están abriendo para ayudarles, pero también para extorsionarles en el caso de los traficantes que los trasladan en barcazas, previo pago de precios abusivos por el Mediterráneo.
Cruz Roja ha puesto en marcha la web Trace the Face (Persigue la Cara) es un espacio donde los migrantes pueden publicar sus fotos para estar en contacto con su familia. Welcome to Europe es una organización sin ánimo de lucro que ofrece información práctica y ayuda legal. Refugees Welcome, otra página creada por ciudadanos alemanes, ha ideado una especie de AirBnB para ayudar a los refugiados a buscar casa.

Veamos el cuadro:   “Refugiados-Bienvenidos” que se difunde por las redes sociales.
Si intentamos hacer una sencilla lectura racional del mismo, seguro que precisaremos más información antes de poder desmontar los “rumores”. Por ejemplo, …
1ª fila.-
¿Hablamos de “refugiados” o de “emigrantes”?.
Las dos palabras no significan lo mismo y por tanto, no pueden mezclarse los dos conceptos. Para los “emigrantes”, cada país tiene su sistema de inmigración legal que debería respetarse. Por ejemplo, Canadá ofrece residencias para algunas profesionales cuyas profesiones son necesarias para su desarrollo, pero pone muchas dificultades para aceptar a los que no tienen cualificación.  http://www.aldeaviral.com/canada-ofrece-residencias-si-tienes-una-de-estas-profesiones/
Otro tema muy diferente es dar asilo humanitario a los “refugiados”, personas que en sus países han estado perseguidos por sus ideas, creencias o procedencia étnica, cuidando de que reciban la asistencia y protección que no pueden tener en sus países de origen. El derecho internacional reconoce que todos los refugiados pueden pedir asilo en los países de acogida; sin embargo, estos países no están legalmente obligados a concederlo y por tanto pueden establecer las condiciones que decidan sus parlamentos.
2ª fila.-
¿Cuantos refugiados ha acogido Arabia Saudita y otros “países riquísimos” cercanos?
3ª fila.-
Dejar a las mujeres, niños y ancianos en una zona de guerra ¿Es lo más seguro? Tal vez no lleguen a tener nunca la oportunidad de salir del horror.
4ª fila.-
La guerra produce efecto huida, no llamada. La gente huimos del fuego, del mal, del horror, de las catástrofes, de la guerra, etc. El efecto huida o salida no marca el destino. Si lo hace el efecto “llamada” cuando se percibe el destino como deseable y alcanzable debido a las facilidades de acogida y la mejora de la calidad de vida que supone el país de destino.
Pulsar sobre el cuadro para que se abra y puedan leerlo con comodidad

Si hacemos un rápido screaning por las redes sociales encontramos opiniones de todo tipo. He recogido unas cuantas y las he agrupado en dos tendencias.
Si repasamos las mismas, nos damos cuenta de que el tema es muy complejo y que la visceralidad impera en ellos. Los pro-inmigrantes llaman a los contra o reticentes a la inmigración: xenófobos, racistas, egoístas, inhumanos, crueles e insolidarios y los reticentes llaman a los pros: hipócritas, irresponsables, parásitos, etc.
Como suele suceder, cuando analizamos un tema, no estamos plenamente de acuerdo con ninguna de las dos posturas y siempre se nos puede ocurrir una idea diferente para tratar el mismo tema, porqué siempre se pueden dibujar múltiples mapas que intenten explicar el mismo territorio. Se dice que en España es normal que en una reunión de 10 personas haya siempre más de 10 opiniones. Uno siempre es capaz de encontrar argumentos a favor de una cosa y a la vez de la contraria. También sucede que muchos se niegan a seguir leyendo o escuchando argumentos que en principio contradicen sus puntos de vista de partida. Nos suele faltar mucha capacidad de diálogo y de escuchar activamente al que expone argumentos que no se ven como “políticamente correctos”. Se suele decir: “El que dice verdades pierde sus amistades”.
Es un tema muy complicado y no es nada fácil solucionarlo. No me gusta ver a la gente que pasa penurias, pero tampoco me gusta ver a quien no las pasa que se le llene la boca diciendo que se tienen que abrir las puertas y acoger a todo el que quiera venir sin pensar ¿cómo hacerlo?, ni ¿quien va ha pagar el coste? ni ¿Cuáles serán las consecuencias locales de este acto humanitario?.
¿Porqué ayudar a estos refugiados o inmigrantes determinados y no a otros millones de personas que sufren en el mundo? ¿Porqué a unos nos lo recuerdan en todos los Telenoticias y a los otros no les dan titulares? Estos titulares hacen que nos olvidemos de los “necesitados” españoles, portugueses, griegos e italianos. Sus problemas no resueltos se han vuelto tan invisibles, a pesar de tenerlos tan cerca, que hemos dejado de indignarnos con el trato que se les ha dado y hemos dejado de exigir a las autoridades que hagan algo para ayudarles. Ahora toca otra cosa. Los medios marcan la moda y nos dictan los temas de conversación que les interesa.
Pulsar sobre la foto para ampliar el cuadro y leerlo bien

No es decente que una parte muy importante del dinero circulante en el mundo viva en la opacidad sin someterse a ninguna fiscalidad. Es una injusticia universal, en estos tiempos en que la corrupción se manifiesta globalmente. Los paraísos fiscales, no hay que “catalogarlos”, reformarlos o hacerles leyes a medida para legalizarlos, sino que habría que suprimirlos por razones de justicia y de equidad. 
Cada euro que escapa de la presión fiscal pertinente es un acto que revierte en la extensión de la pobreza en el mundo, fomenta las desigualdades, los conflictos, las guerras, las migraciones y acaba alimentando los populismo. 
Pulsar para ampliar
La corrupción siempre han existido y parece improbable que se extingan ni en las democracias ni mucho menos en las dictaduras. ¿Cómo van a acabar con ellos los mismos que la practican en lugar de dar ejemplo de todo lo contrario?. Por otro lado, hemos visto a lo largo de la historia que los que pretenden acabar con la corrupción, y todas las malas prácticas, con métodos radicales pueden convertirse en justicieros sin piedad para acabar cayendo en las mismas prácticas que querían erradicar. ¡Cuidado con los populismos!
¡Hay que ayudar a todo el que lo necesita! ¡Qué vengan todos!, aquí podemos acogerlos. Tal vez hemos olvidado que la superpoblación es una amenaza global. El aumento ilimitado de población —no por procreación excesiva pero si por emigración descontrolada— en una región del planeta (por ejemplo Europa) es imposible. La capacidad de carga de un ecosistema es limitada y el cambio climático aún la reduce más. Es cierto que los africanos, indios, asiáticos, etc. viven con una economía de subsistencia y mil de estas familias no gastan como un europeo que consumimos un exceso de recursos. ¿Qué pasaría cuando esas familias emigran a Europa? Tienden a consumir como los europeos. Los países desarrollados deberíamos decrecer (lo haremos igualmente, pero de peor manera si no la organizamos nosotros) y ayudar a los que quieren emigrar , para mejorar su nivel de vida. Eso no significa consumir más y presuntamente mejores productos, incluidos los farmacéuticos, sino ayudarles a salir adelante sin cometer nuestros errores  de contaminación, obsolescencia, etc. La solución no es emigrar para intentar criar a los hijos un poco mejor repartiendo las migajas de la caridad.  El mejor sistema anticonceptivo a nivel mundial es la educación de las personas, asegurando su acceso al mundo laboral, para que puedan ser autodependientes en sus países, puedan decidir cuantos hijos quieren tener y puedan alimentarlos, cuidarlos y educarlos en paz.
-------   ------   ------
Unicef ha grabado y divulgado un video conmovedor, se ha hecho viral. El título zarandea las conciencias y sentimientos de todo el que lo visualiza:
“Sabemos que no es el viaje de vuestra vida, pero es el viaje de la suya”.
El vídeo nos describe que en 2015, casi 250 millones de niños abandonaron sus hogares para escapar de la violencia y la miseria. Durante el viaje han soportado frio, enfermedades y se han expuesto a violencia y explotación. En 2016, una media de dos niños mueren cada día cruzando a Grecia desde Turquía.
En muchos lugares del mundo, familias enteras son perseguidas por motivos étnicos, políticos y religiosos. La guerra, la falta de oportunidades provocada por la corrupción y el mal gobierno de los dirigentes de sus países y el crimen organizado empujan a las familias a emprender el largo viaje hacia el “Norte”. 
Ante la imposibilidad real de abandonar sus países, muchos se ven obligados a pagar a traficantes, gastando todos sus ahorros. Durante el viaje, el dinero se va agotando, la comida escasea y tienen que soportar climatología adversa. Muchos niños y adolescentes viajan no acompañados y son vulnerables al abuso, la explotación y la trata. Las niñas son empujadas al matrimonio con hombres mayores por supervivencia o protección.
Si llegan a su destino tendrán que soportar el racismo, la xenofobia y la discriminación, además de la amenaza del retorno inmediato. Si vencen todas estas adversidades tendrán que aprender el idioma y comprender los códigos culturales del país de acogida.

Sólo un desalmado o un loco pasota podría ser inmune al mensaje.
Es terrible que pasen cosas así en el mundo que habitamos, pero han pasado cosas mucho peores, siguen pasando y me temo que seguirán. ¿Porqué? ¿No hemos aprendido nada en tantos siglos de evolución? ¿Qué nos dicen los historiadores? ¿Qué nos dicen los psicólogos y expertos en comportamiento humano? ¿Qué nos dicen los sociólogos?
El tema es complejísimo y el vídeo denuncia un “hecho concreto” y aprovecha la oportunidad que los telediarios están llenos sobre titulares de refugiados de Siria para recordarnos el drama de las migraciones Sur > Norte. Porqué las pateras que llevan años intentando cruzar el estrecho o llegar a las Canarias ya no salen por la televisión. ¿Es que ya se ha resuelto ese problema?. El vídeo explica sólo una pequeña parte de lo que sucede en nuestro mundo y además no identifica en ningún momento responsables ni responsabilidades, ni propone soluciones viables para resolver el problema que no es lo mismo que tratar los “efectos” o “daños colaterales” como les gusta a algunos llamarlo. Sólo habla de niños, cuando la verdad es que estos representan menos de un dos por ciento de todos los inmigrantes o refugiados que vienen a Europa. El video mezcla los conceptos de migrantes con refugiados que piden “asilo humanitario”. No todos los inmigrantes son refugiados, que se han visto obligados a abandonar su país de origen debido al peligro que corrían por causas raciales, religiosas, guerras civiles, catástrofes naturales, etc.
¿De que estadísticas disponemos para saber cuantos son refugiados y cuantos son inmigrantes que quieren mejorar su calidad de vida? La falta de información veraz hace que la gente opine sin conocer el problema real. Además el mensaje altamente emotivo ayuda a dificultar la reflexión serena.
---   ---   ---

Refugiados, emigrantes,… ¡PREGUNTAS!

Las preguntas no deben darnos miedo, al contrario, porque sin ellas es imposible encontrar respuestas. No sirve de nada seguir la voz de su amo o de la propaganda independientemente de quien la propague, sin reflexionar; porque ello no contribuye  a esclarecer los dilemas tanto materiales como morales y sólo puede proporcionar apaños a corto pero cerrar los ojos a la realidad y a las causas que la provocan nunca es bueno para conseguir soluciones efectivas y duraderas. Por tanto os invito a reflexionar sobre el tema de los emigrantes y buscar respuestas a las preguntas que se os ocurran.
Recibir refugiados no significa sólo hacerles una fiesta de bienvenida y muchas fotos, programas televisivos y entrevistas en las revistas, tan “utilizadas” por los políticos -deberían preocuparse por robar menos, eludir menos y pagar los impuestos que les corresponden en lugar de hacer tanta caridad de palabra- y demás vividores del pariré. 
Acoger refugiados significa atender su salud, procurarles vivienda, servicios vitales, educación... Significa procurar que tengan los mínimos problemas de adaptación al entorno, porqué ahí tendrán que vivir durante el tiempo indispensable necesario, para que pueda solucionarse el conflicto en su país de origen y puedan volver a él lo antes posible.
¿Somos conscientes de que posibilidades tenemos de hacer esto realidad?
¿Somos conscientes de que el estado español y por tanto cada uno de nosotros —no me vale el que diga “como yo no tengo nada no puedo pagar”— debe 1 000 000 000 000.- € que ha tenido que pedir prestados para atender sus obligaciones con los ciudadanos? ¿Sabemos leer esta cifra y sabemos cuanto hay que trabajar e invertir en recursos productivos para generar esta riqueza, sólo para devolver el préstamo?. Emitir sonidos y palabras por la boca cuesta relativamente poco, hasta los niños saben hacerlo. Decir que lo resuelvan otros, también cuesta poco, pero no resuelve nada. Pensar en planes de actuación viables cuesta un poco más y hacerlos realidad, ya ni te digo.
Si a España se le exige que llegue a finales de 2017 cumpliendo lo comprometido, los españoles tendrán que conseguir la friolera de ¡38.000.000.000 €!. ¿Cómo?, pues a base de una mayor presión fiscal a los contribuyentes que no pueden eludir como hacen los ricos y a las grandes empresas, personajes incívicos que esconden sus capitales en sociedades offshoreLa propaganda “mayor presión a los ricos” siempre ha sido totalmente falsa. Si no tenemos la suerte que el crecimiento económico haga que las bases imponibles sean mayores, al gobierno, sea el que sea, seguro que aumentará los tipos impositivos, y/o recortará el gasto público. Los perjudicados como siempre los trabajadores y pequeños ahorradores y todos los receptores de sanidad, educación y servicios sociales.
Actualmente los intereses de la deuda pública se van pagando, y es sabido que el Gobierno que venga hará lo que le digan la CE a cambio de un año de margen, y ese Gobierno, tenga el color que tenga, lo aplicará sin rechistar. ¡Al tiempo!.
El Banco de España dice que ‘continuará la creación de empleo’. Supongamos que la demanda de trabajo vaya a subir pero, ¿qué tipo de empleo se va a crear? ¿con qué condiciones? ¿amparado por qué contratos? ¿remunerado con qué importes? ¿en cuanto va a contribuir a mejorar la recaudación fiscal y de la Seguridad Social? ¿y en cuanto a reducir la pobreza y la tasa de exclusión social?. Con todo este montón de preguntas sin responder y todavía algunos tienen la irracional conducta de ofrecerse a acoger todos los refugiados que quieran venir. Si ni ellos, ni el estado español tiene un duro, sino un montón de deudas, ¿quiénes pretenden que paguen los gastos? Una cosa son los deseos del corazón y otro la dura realidad.

¿Quién tiene interés, cuál es ese interés y cual es su porqué?
¿Porqué este aluvión de inmigrantes/refugiados en dirección a Europa? ¿Cuales son los verdaderos motivos? ¿Porqué no se refugian en los países limítrofes que tienen geografía, condiciones climáticas, idioma y religión similares a las suyas?.
¿Porqué quieren venir principalmente a Europa y no ir a Rusia, Siberia, Mongolia, Arabia, Egipto, Libia, Argelia, Túnez, Marruecos, Yemen. Iraq, Sudan, Jordania, Irán, Corea del Norte, Cuba, Camboya etc.?
Parece que sólo quieren ir a vivir a cualquier país en el mundo no gobernado por musulmanes. ¿Y a quien culpan? No al Islam. No a sus líderes. No a sí mismos… Culpan a los países democráticos. La democracia es realmente buena para ellos, porqué en Europa (más en los países del norte que en los del sur)  pueden vivir mejor que en su país de origen, aprovechar la alta calidad de vida, que buena parte de ellos no construyen y ningún familiar suyo presente o pasado cercano trabajaron para construir. Ellos quieren mantener sus costumbres y se les permite. Aún así, desobedecen las leyes que no les parecen bien, mientras se benefician de los servicios sociales, hacen parodias de nuestra política y de nuestros tribunales, generalmente y muerden la mano que los alimenta y no admiten ni una crítica a sus comportamientos. Algunos hasta se permiten amenazar con comentarios del tipo: “Nosotros llegamos en patera, ahora veremos como salís vosotros de aquí”.
¿Porqué intentan traer su sistema de vida y transformar las sociedades de los países que los acogieron, en otras similares a las del país que abandonaron?. ¿Tiene algún sentido?

Si quisiera, Arabia Saudí podría albergar tres millones de personas en la ciudad de Mina, en un valle dela provincia Makkh. No es la típica población al uso, pues las únicas edificaciones con las que cuenta son 100.000 tiendas alineadas en calles rectas, hechas de un blanco y reluciente teflón —resistente al fuego, a las altas temperaturas y con aire acondicionado—, que están desocupadas todo el año; excepto en la temporada del «Haj» cuando los musulmanes realizan su anual peregrinación a La Meca.
http://viajerosdelmisterio.com/mina-la-ciudad-de-carpas/
¿Porqué el gobierno de Arabia Saudí, al igual que el resto de las «petromonarquías» del Golfo Pérsico, no ha expresado deseo alguno de acoger algunos de los cientos de miles de refugiados en sus países vecinos? ¿Será porqué temen que las oleadas de inmigrantes desestabilicen sus frágiles sistemas monárquicos y sociales?.
Parece que Arabia Saudí se comporta como aquellos padres ricos y tan ocupados con sus negocios que nunca tenían tiempo para estar con sus hijos, y para calmar su conciencia les ofrecían “costosos regalos”. Dicen que ha propuesto «ayudar» a Alemania, financiando la construcción de 200 mezquitas en terreno alemán, una por cada 100 refugiados que lleguen. ¿Les parece un buen método para acelerar la conversión de Europa al Islam?.
---   ---   ---
La inmensa mayoría de las personas en Europa estamos de acuerdo en que hay que defender los derechos humanos de cualquier persona, de cualquier religión, de cualquier país del mundo, sin embargo “alguien” lanza mensajes a través de los medios para dividirnos, perjudicarnos a todos al tiempo que nos distraen para que no nos preguntemos sobre sus “verdaderos intereses” detrás de esta masiva propaganda solidaria y “buenista” que no suelen refrendar con sus políticas, sus fábricas de armamento, sus grandes empresas aspirantes a monopolizar la energía, el agua y los alimentos.
¿Quién provoca o alimenta los conflictos permanentes en los países de Oriente medio?
¿Qué intereses económicos hay en juego?
Por ejemplo: Qatar, a iniciativa de Estados Unidos, propuso construir en 2009 un gasoducto para suministrar gas a Europa a través de Arabia Saudí, Jordania, Siria y Turquía, con objeto de romper la mayor fuente de ingresos de Rusia junto con el petróleo. Parece que el presidente sirio, Bashar al-Asad, rechazó el proyecto porque iba contra los intereses de su aliado Vladimir Putin. Obama se puso al frente de la coalición para derrocar al dictador sirio y dio luz verde para que príncipes saudíes y qataríes inundasen de dinero al “Estado Islámico”, ISIS, Daesh o como quieran llamarlo. Resultado a día de hoy: el gaseoducto todavía no se ha llegado a construir, pero la devastadora guerra de Siria se ha cobrado más de 250.000 muertos y más de 11 millones de desplazados.
¿Quién tiene interés en no resolver la guerra en los países de Oriente medio?
¿Quién sale ganando con mantener o colocar a los “dictadores” o “fundamentalistas” en el gobierno de esos países y en alargar los conflictos armados y expresiones colaterales de tipo terrorista (otro tipo de guerra)?
El ISIS nació al calor de la ocupación y la fragmentación de Irak. El desmantelamiento de las fuerzas armadas iraquíes por parte de EEUU contribuyó a su fortalecimiento. Y la guerra siria fue clave para su crecimiento.
Turquía y Arabia Saudí, aliados de Occidente, son territorios epicentros de la financiación del ISIS. Turquía ha permitido el flujo de camiones que cruzan la frontera cargados de petróleo procedente de los campos sirios controlados por el "Estado Islámico"

¿Alguien pretende destrozar o al menos minar los sistemas sociales y de convivencia europeos? ¿Quién? ¿Porqué? ¿Qué sale ganando al hacerlo?

Las “ONG” (Organismos no gubernamentales)
Mucha gente cree que en las ONG hay, principalmente, médicos y educadores, pero la verdad es que hay una enorme variedad de perfiles, desde profesionales del marketing hasta expertos en ciencias políticas. Y lo más importante de todo es que tanto los profesionales que reciben remuneración por su trabajo como el voluntariado son personas normales, con sus problemas e inquietudes, y los une la creencia firme en un mundo mejor y más justo. El motor de las ONG’s es que sus colaboradores creen que el cambio es posible, y que entre todos podemos conseguirlo. Sus Directores de Personas y Organización se aseguran de que todas y cada una de esas personas tengan todos los recursos que necesiten para conseguir su objetivo. ¡Fantástico! ¿Hay alguien que no se quiera apuntar a trabajar en una empresa como esta? Si ya trabajaran en una de ellas, ¿Qué harían para seguir trabajando en ella y aumentar su envergadura?
Las “ONG” (Organismos no gubernamentales) ¿Tienen interés en que se mantengan los flujos migratorios para favorecer sus “empresas-organizaciones” y los cientos de miles de puestos de trabajo remunerados y capitales que manejan?

Es un hecho que hay un elevadísimo número de personas que trabajan y cobran sueldos, viajan y cobran dietas en ONG’s, organismos oficiales, asociaciones, departamentos parasociales adscritos o subvencionados, directa o indirectamente por los organismos oficiales, que viven y se alimentan para su subsistencia de eso que algunos califican de “buenismo-sentimentalismo”. 
Es sabido además que muchas de las "organizaciones no gubernamentales"... viven principalmente de las ayudas, subvenciones y convenios del gobierno de turno, con una supervisión-control prácticamente nula. Malas personas, corruptos y distracciones las puede haber porque todos somos humanos.
Los más liberales o libertarios preguntan: ¿Porqué los gastos, sueldos y proyectos de las "organizaciones no gubernamentales” no se financian exclusivamente con los recursos y donaciones de los socios y simpatizantes, realmente altruistas y creyentes en lo que predican, que deciden pasar a la acción defendiendo sus creencias al margen de los estados?. Estar a favor de una opción cuando el que “paga” es el “contribuyente” y tu no eres uno de ellos, es ser un hipócrita, un imprudente o algo peor.

¿Porqué las ONG’s, en lugar de tratarse como “escuelas/centros sanitarios concertados” no se integran en el aparato estatal como “empresas públicas” que suministran servicios sociales?.
Al menos, se podrían obtener ahorros y multiplicar la eficiencia por economías de escala.
En el IRPF de este año se establece un mejor tratamiento de las deducciones por donativos y otras aportaciones a ONG. Se introducen mejoras al régimen de deducción por donativos a entidades incluidas en el ámbito de la Ley 49/2002 para estimular su fidelización. Así, el contribuyente podrá desgravarse un 50% de los primeros 150 euros donados a ONGs, fundaciones o cualquier entidad acogida a dicha normativa y un 27,5% del resto de aportaciones, porcentaje que aumenta hasta el 32,5% si la cantidad donada a una misma ONG no ha disminuido en cada uno de los últimos tres años. Los porcentajes señalados se incrementan en cinco puntos porcentuales si la donación se destina a las actividades prioritarias de mecenazgo aprobadas. Además, están exentas las ganancias patrimoniales generadas si se donan bienes. Todo este tratamiento “especial” se concede porque se supone que las ONG’s trabajan para intentar cubrir necesidades no cubiertas de la población en casos de emergencia y ejercen un rol de influencia para conseguir que dejen de vulnerarse los derechos de las personas.
Mucha gente defiende que nadie puede saltarse la legalidad vigente y que cualquier cambio debe hacerse por métodos democráticos y por amplia mayoría en los parlamentos nacionales. A la vista de algunos hechos, algunos se preguntan: ¿Existen "oenegés" pro-inmigración que se dedican a instruir y ayudar a que los inmigrantes ilegales para que puedan saltarse las fronteras y eludir la legislación de su país de origen, de los de tránsito y de los de destino? Estos “organismos no gubernamentales” subvencionados ¿actúan como una especie de asesores para los pobres, enseñando a “eludir”,  al estilo de los asesores fiscales para los ricos?. Mientras estos enseñan a sortear el fisco para pagar menos impuestos, los otros enseñan a sortear las leyes inmigratorias y los controles para conseguir entrar y permanecer en un país y beneficiarse de sus prestaciones sociales más o menos legalmente.

La actividad de las ONG’s se fundamenta en la creencia de que todos tenemos derecho a una vida digna, a que nuestras necesidades más básicas sean satisfechas, a un reparto justo de los recursos naturales, a disfrutar de un sistema alimentario sostenible, etc.
Para ello, se esfuerzan por conocer el contexto y las necesidades de la población, escuchándola y atendiendo a las asociaciones y Gobiernos locales. Piensan que solo así pueden conseguir su objetivo de una forma proactiva, ágil y eficaz.
¿No deberían ser estos los objetivos de los gobiernos de todos los estados? y ¿no debería ser labor de los Organismos Internacionales el supervisar que todos los estados cumplan con estas labores? Si ni los Gobiernos estatales ni las Organizaciones Internacionales, sustentados por los votos de la mayoría de los ciudadanos que los sustentan con sus aportaciones vía impuestos, son capaces de cumplir estos cometidos o no quieren hacerlo, ¿porqué razón van a poder cumplirlo miles de mini-organizaciones atomizadas y subvencionadas en buena parte por esos mismos Gobiernos? ¿Es que todas las personas, inteligentes, trabajadoras, eficientes, solidarias, capaces de practicar nobles valores con exacerbado voluntarismo trabajan en las ONG’s y ya no queda ningún alma decente y caritativa en el resto del orbe?
Dado que lo verdaderamente importante es que las personas conecten y se comprometan con las causas en las que creen y las apoyen económicamente… ¿Porqué no invierten recursos para presionar a los “gobiernos indecentes, insolidarios, inhumanos e indignos“ y terminar obligándoles a ocuparse de la raíz generadora de los problemas?

Los socios y una base amplia de colaboradores son muy importantes para cualquier ONG, para desarrollar los proyectos y poder hacerlo con independencia. Son la mejor fuente de financiación estable. La verdadera fuerza de una ONG son las personas que trabajan en ella, tanto aquellas que lo hacen de forma remunerada como las que realizan un voluntariado. Independientemente de la causa que apoyen, todas tienen algo en común: las ganas de luchar por aquello en lo que creen, la fuerza para defender sus valores y la ilusión por hacer del mundo un lugar mejor, cualidades que deberían acompañar a cualquier buen profesional independientemente del ámbito o la empresa para la que trabaje.
El problema es que mientras el mundo se colapsa, nos pasamos el día reunidos, hojeando correos colectivos y creando comisiones para tratar de distraer los problemas convocando una comisión que los estudiará, no sea que nos pusiéramos a trabajar y los acabáramos arreglando. Se multiplican las acciones de “propaganda” y los mails para difundir a diestro y siniestro. La responsabilidad se diluye, parece que todo el mundo está informado de todo aunque nadie profundice en nada ni se responsabilice de nada. Resultado: mucho hablar, mucho culpar a los “malos”, pero poco actuar y menos resolver.

Se dice que los valores que definen a los miembros de una ONG y también deberían definir a cualquier ciudadano que resida en nuestra sociedad son:
Justicia. 
Luchar por los “derechos de los más débiles” es un interés común de los miembros de cualquier ONG, y los esfuerzos de cada uno suman, por pequeños que sean. ¿Porqué siempre oigo hablar de derechos y nunca de deberes? ¿Quién lucha por los derechos de los menos débiles? ¿Dónde está el listón para calificar si uno es “más débil”, “menos débil”, “clase media” o “muy poderoso”? Los “menos débiles” son los grandes desamparados y todo el mundo parece que se preocupa de ellos. Tienen todos los derechos y el único deber de asegurarse que reciben todos sus derechos. Los “clase media” lo son o no, dependiendo de a quien se lo preguntes y son los que no tienen todos los deberes que han legislado los políticos y no les queda tiempo ni para preguntar por sus derechos bajo amenaza de que se les aplique la ley. Los poderosos son los que eluden, esconden, se aprovechan , mienten como bellacos y se aprovechan de todo. Los “muy poderosos”, los Capi di tutti capi” sólo se conocen entre ellos y el único deber que cumplen a rajatabla es el de enriquecerse sin importarles como, donde o acosta de quién lo hacen.
Solidaridad.
Esto es básico. Todo miembro de una ONG siente la necesidad de ayudar a los demás, de ponerse en la piel del otro, de pelear por mejorar su calidad de vida.
Una persona voluntaria que dedique su tiempo a estar con una persona mayor no solo está llevando a cabo un acto de generosidad: está haciendo que renazcan antiguas ilusiones, que se recuperen hobbies, que desaparezca la soledad. Ser voluntario no significa únicamente forjar una amistad con esa persona anciana: significa devolverle la ilusión por la vida.
No olvidemos que en ningún caso, la aplicación de este valor debería conducir a que los receptores de este comportamiento vivan mejor de lo que lo hacen los ciudadanos que ayudan a financiar estos servicios y no perciben los mismos porqué se supone que no lo necesitan. Recordemos que la sociedad no es uniforme y que la riqueza no está uniformemente distribuida, pero que tampoco lo están la capacidad de trabajo, ni el esfuerzo, ni la inteligencia, ni las ganas de superación y progreso. Debemos aspirar a lograr igualdad de oportunidades para poder progresar, que es distinto a sólo repartir la riqueza que han conseguido los que han progresado entre todos.
Coherencia.
Si te comprometes con una causa, debes actuar en consecuencia con la misma. Esto es básico para cualquier miembro de una ONG, y suelen regirse por códigos de conducta para predicar con el ejemplo, como suele decirse. Eso es lo mismo que deberían hacer todos los dirigentes políticos, sociales, sindicales, empresariales, etc. Pero ya sabemos que las personas somos humanos y no siempre coinciden los deseos y lo que debería ser, con los comportamientos reales.
Nadie podemos ser coherentes al 100% con nuestros ideales —¡me pregunto cuánto íbamos a durar en el mundo si lo hiciéramos!—, porque no existe ningún producto que sea respetuoso al 100% con el medio, con los pequeños y pequeñas productoras... La única alternativa que nos queda es buscar el máximo de coherencia posible en los pequeños detalles. Buscar alternativas de consumo que sean sostenibles y respetuosas.
Si podemos elegir una chaqueta confeccionada sin explotar a miles de niños y niñas en el Sudeste Asiático, no nos decantemos por la que vulnera todos sus derechos. ¿Quien mejor que un Estado o una grandísima Organización Internacional que pueda legislar para fomentar conductas saludables, justas y responsables? Mejor uno fuerte que miles de ONG’s atomizadas, ya se sabe, “divide y vencerás” vs. “Fuente ovejuna, todos a una”.

¿Los refugiados de Oriente Medio emigran por causas religiosas?
El europeo corriente, sabe poco del Islam y desde ese desconocimiento se pregunta: si hay personas que viven en un país mayoritariamente islamista y no están de acuerdo con la doctrina del Islam ¿Porqué cuando se establecen en Europa insisten tanto en conservar sus costumbres religiosas, de vestimenta —muchas veces en conflicto con las costumbres locales— y en edificar mezquitas para practicar el culto islámico?
Puede ser que con lo que no estén de acuerdo sea con la forma como esta se aplica en su país y por ello es lógico que quieran emigrar a otro con unas creencias religiosas diferentes o con una permisividad tal que no les obligue a observar ciertos preceptos religiosos o sociales. Si este es el caso, ¿porqué atienden el culto en mezquitas donde algunos imanes ofrecen discursos contrarios a la libertad de expresión e incluso contra las costumbres de convivencia europeas, etc.? ¿Porqué no denuncian enérgica y públicamente estos, inadecuados y a la larga peligrosos para nuestra sociedad, comportamientos de sus líderes religiosos o de simpatizantes fundamentalistas?
Lo que es curioso es que siempre que se plantea un traslado masivo de población islámica, la ONU hipócritamente mira a Europa.
¿Por que no acoge a ningún presunto refugiado la patria de Ban Ki Moon, la industrializada y próspera Corea del Sur? ¿Por qué no Japón? ¿Por qué no la extensísima China? ¿Por qué no las riquísimas petromonarquías del Golfo, Arabia, Qatar, Emiratos...? El sentido común parece indicar que estando tan cerca, con climas y paisajes similares y siendo también de religión musulmana, allí es donde mejor se podían integrar sirios, iraquíes, y afganos. Pero resulta que no. La machacona campaña de “las buenas personas” va siempre referida a que los europeos acojan el mayor número posible de individuos cuyas costumbres y creencias  hacen que su integración sea, (¡cuando menos!) problemática. Además, encuentran súper lógico que los contribuyentes europeos paguen, a todos estos emigrantes, vivienda, manutención, sanidad, cursos profesionales, cursos del idioma local y una paga mensual de inserción. Bienes y servicios sociales que en España (según los mismos “buenistas”, país en situación de emergencia social) carece buena parte de la población.  ¿Por qué? ¿Porqué estos “buenistas” se avergüenzan de pertenecer a Europa, por lo inhumano de las políticas que practican sus dirigentes, libre y democráticamente elegidos por la ciudadanía?. ¿Acaso estos dirigentes no son un reflejo de la sociedad que los ha votado? ¿Acaso democráticamente no debe atenderse a los deseos de la mayoría? …
¿Como pueden tolerar los ciudadanos europeos que, personas con una ideología contraria a los valores democráticos de igualdad y libertad, contenidos en la carta de los derechos humanos y que en los países europeos es donde más se respetan, se asienten aquí y no solo ellos no los respeten, sino que pretendan imponer su ideología, sus costumbres y hasta su religión al resto de los ciudadanos demócratas europeos?
Parece que la gran mayoría de los refugiados de países islámicos no emigran de su país por motivos religiosos.

¿Los Refugiados huyen de la guerra, de la destrucción y el horror?
Es lógico que así sea, porqué como reza un eslogan buenista “sólo arriesga su vida en una patera el que piensa que el agua es más segura que la tierra”. Sin embargo, si los refugiados solo huyeran de la guerra y tuvieran la intención de volver a su país cuando esta acabara o algún Organismo Internacional la hiciera acabar, sería más fácil poner a toda la familia a salvo y trasladarse a Turquía, Líbano o cualquier otro país cercano donde pudieran sobrevivir a salvo de la guerra. En cambio, no quieren quedarse en ningún país limítrofe sino que intentan, por todos los medios a su alcance, llegar hasta la lejana Alemania o la más lejana aún Dinamarca, Suecia o Noruega, con la que no tienen en común ni idioma árabe, ni religión, ni clima, ni …. ¿Porqué será?
Puede resultar cruel decir, como han hecho algunos, que la archi-difundida foto del niño ahogado tendido en la playa fue por la avaricia del padre que decidió salir de Turquía (zona que no está en guerra, pero sin “pagas”) hacia Alemania, pero hay que preguntarse ¿porqué alguien emprende el “viaje de su vida” tan largo, difícil, incómodo y arriesgado, cruzando medio continente, cuando no es imprescindible para quedar a salvo del horror de la guerra?.
A todos nos gusta mejorar nuestro nivel de vida, recibir la mejor educación, atención sanitaria, cobertura social, disfrutar de las facilidades de la sociedad de consumo, etc., pero esto nada tiene que ver con el asilo humanitario. Tiene que ver con las ganas de progresar legítimas que tenemos todas las personas y para satisfacerlas cada uno debe aplicar su inteligencia y su trabajo en un entorno de libre competencia. Es ilusorio pretender que el vecino, que vive mejor que yo, me acoja en su casa por mi cara bonita. Del mismo modo es ilógico pretender trasladarse sin más a otro país para beneficiarse de los recursos que otras gentes han logrado con su esfuerzo personal y social. Las coles no crecen en medio del bosque. Crecen en el huerto que alguien ha desbrozado, plantado, cultivado y abonado, para recolectarlas, comérselas o venderlas cuando han crecido.
Cuando en España tenemos un 24% de parados (¿Acaso es mentira porque todos somos unos chorizos y trabajamos en negro?) y nuestros jóvenes tienen que emigrar donde les dan trabajo del tipo que sea (sin subvenciones, ni ayudas, ni vivienda gratis, ni comida gratis, etc.), ¿como podemos decir “bienvenido todo el que quiera venir”?. ¿Somos irresponsables o hipócritas?
Con el nivel de paro, de pobreza energética, de niños que pasan hambre en sus casas y por ello hay que pagarles el comedor escolar, las guarderías, etc., con la cantidad de familias desahuciadas, etc. que tenemos en España (¿Supongo que será verdad?) y con las perspectivas de empeorar que hay debido a la robotización, y al aumento de productividad que requerirá cada vez menos mano de obra,… ¿Como podemos decir “Refugees welcome” tan alegremente?. 
Parece que ya no nos acordamos de cuando se publicó en el BOE la “Ley de Dependencia”, sin acompañarla de presupuesto para hacerla efectiva. ¿De que nos ha servido esa ilusionante y espléndida ley, más que para aumentar la desconfianza en los gobernantes? ¿Vamos a cometer el mismo error con los “refugiados/inmigrantes? ¿Cuándo aprenderemos a diferenciar entre la preocupación/intención y la ejecución/resolución?
No falta quien dice que el problema de la desocupación, de la crisis y de los sueldos de esclavo es culpa de políticos, banqueros y empresarios. Los banqueros dicen que no le pusieron la pistola en el pecho a nadie para que solicitara préstamos para comprar coches de lujo, irse de vacaciones y gastar lo que no tenían para vivir como si fueran  ricos. Los políticos dijeron que intentaron dar a los ciudadanos un alto nivel de vida porqué todos teníamos derecho a disfrutarlo aunque no pudiéramos pagarlo y por ello se endeudaron en nuestro nombre y alguna manzana negra y corrupta abusó de su posición para delinquir como efecto colateral. La culpa es muy negra y no la quiere nadie.
Algunos se acuerdan de nuestros emigrantes y dicen: “Hay que ser solidarios con los que quieren emigrar a nuestro país”. Otros argumentan: “de los 500000 jóvenes españoles que han emigrado, ¿cuántos tienen formación superior?, ¿cuántos tienen ayudas sólo por emigrar?, ¿cuál es la proporción que delinque en los países de acogida?, ¿cuántos trabajan para imponer su religión al llegar?, ¿cuantos se reúnen para cometer violaciones masivas?,… Si una mujer va a un país musulmán, ¿puede vestirse y comportarse como en España?, ¿respetan sus costumbres?.
El problema de los refugiados de guerra y muchísimo menos con los emigrantes, no se resuelve con ingresarlos a todos los que quieran venir y logren llegar en la UE.
Todos los problemas son difíciles de resolver y por supuesto nunca se resuelven “medicalizándolos”. Lo mejor es siempre “prevenir” con las políticas adecuadas.
¿Quién provoca los conflictos? ¿Quién se beneficia de ellos? ¿Quién sale beneficiado de cada situación? ¿A quien le interesa publicitar masivamente, desde los medios que controlan, un evento determinado y no otro? ¿Quién dirige los flujos migratorios en uno u otro sentido?
Hay muchas preguntas que debemos contestarnos cada uno de nosotros porqué los grandes medios ni las Organizaciones Internacionales ni locales no las contestan. El mensaje políticamente correcto imperante es que “debemos ser buenos, solidarios y ayudar al prójimo”. No creo que ninguna persona de buena fe esté en contra de este mensaje. El problema viene cuando alguien se pregunta ¿qué tenemos que hacer para llevarlo a la práctica? y cuando uno se pregunta si está dispuesto a ceder parte o todos sus privilegios para ayudar a los demás. ¿Está usted dispuesto a esperar para una visita médica dos días más, una operación x meses más y que establezcan un copago sanitario para ayudar a pagar los medicamentos necesarios para los que no tienen con que pagarlos? ¿Está usted dispuesto a que le rebajen o quiten su “paga-ayuda” porque hay un refugiado que lo necesita más que usted? ¿Está usted dispuesto a que le cobren un impuesto adicional para recaudar fondos para ayudar a los nuevos refugiados?, etc. ¡Las cosas claras!. No se salga por la tangente. ¡Le afecta a usted!
Ninguno de esos dirigentes de Organizaciones Internacionales —ni siquiera nuestros políticos lo hacen— nos dice que no tenemos dinero ni para sufragar nuestros propios gastos. Ninguno nos dice que no tenemos dinero para pagar nuestros servicios sanitarios, suerte que nuestros médicos y enfermeras cobran salarios de miseria y hacen más horas que un sereno sin perder su responsabilidad. ¿Hasta cuando aguantarán la presión estos profesionales?. Suerte que los farmacéuticos nos dispensan medicamentos sin cobrarlos cuando corresponde. ¿Hasta cuanto aguantará la hucha de la SS y se podrán pagar las pensiones?... Sigan ustedes haciéndose preguntas para que se las responda quien tenga la obligación de hacerlo por estar al cargo del servicio correspondiente.
Más que las opiniones de cada individuo particular, importa conocer los hechos verídicos. Aún así, los periodistas no cesan de lanzar sus mensajes-opiniones-propaganda a través de los grandes medios y las “entidades” que usan las redes sociales. Por desgracia, para la mayoría de la gente, los mensajes y su validez suelen cambiar en función de quién los pronuncia. Cuando los emite un neófito se toman como simples opiniones y hasta se las suele tildar de delirio. Cuando es algún gurú o simplemente “conocido mediático” quien emite el mismo mensaje, suena mejor y toma tanta validez ante la masa que lo pregonan urbi et orbe, sin el más mínimo análisis crítico.
Actuar según los dictados del corazón está muy bien, pero en nuestro cuerpo tenemos un gran cerebro —es lo que nos distingue del resto de animales— y tenemos que usarlo también. ¿Porqué no nos acostumbramos a hacerlo en todos los ámbitos de la vida?
Todos tenemos nuestras expectativas y todos debemos aprender a diferenciar entre lo que se puede cambiar y lo que no. Muchas veces nos decepcionamos porque los otros no encajan con nuestra idea de cómo deben ser las cosas, como si tuviéramos un "criterio perfecto" cuando en realidad tenemos preferencias personales; o también porque esa expectativa filtra las conductas negativas del otro y sólo vemos "lo mejor", eliminando los defectos que todos tenemos.
Aprendamos a formular las preguntas correctas, perdamos el miedo a preguntarnos y a preguntar, esforcémonos en buscar la respuesta y pidamos a los otros que nos hagan saber la suya. Sólo así podremos avanzar en la resolución real y eficaz de nuestros problemas.

©JuanJAS