domingo, 15 de enero de 2012

ESTO ES INSOPORTABLE

He estado unos días sin publicar en mi blog porqué estaba un poco afectado por las celebraciones navideñas, pero ya concluidas, volvemos a la carga.
¡Con fuerza renovada!

Vamos  hacer una revisión extensa de la actualidad económica de las últimas semanas. Poneros música relajante y leed con calma. Siempre se puede hacer un alto y continuar en otro momento.

Las medidas presentadas por el Gobierno de Rajoy son una inmoralidad...
Un impuesto del 25% ya es una inmoralidad, especialmente cuando se considera que es un impuesto sobre la renta. Un empleador paga 1000€ a un trabajador. De estos 1000€, debe restar un 28.3% de la seguridad social. Quedan 717€. A continuación, debe restar el 56% de impuesto sobre la renta. ¡Quedan 315!. Y finalmente, al utilizar ese dinero al comprar algún producto tienes que pagar IVA. Con los casi 700€ que el empleador paga por tu trabajo, tú sólo recibes menos de la tercera parte. El resto se lo queda el Estado. El Gobierno tendría que ofrecernos a muy buenos servicios y gratuitos puesto que, al menos los que cobran una nómina ya los han pagado por adelantado. Es decir, que al ir al hospital tendrían que tratarme como un rey, las autopistas tendrían que ser fantásticas y gratuitas, etc. Por desgracia, con este dinero han construido aeropuertos que no utiliza nadie, además de subvencionar a aerolíneas extranjeras para que algunos aviones se dignen a aterrizar en ellos, autovías que van a urbanizaciones casi desiertas, TGVes que usan diecinueve personas al día, polideportivos con piscinas olímpicas en pueblos de menos de 1000 habitantes y la mayoría ancianos, informes que no sirven para nada y a veces ni siquiera existen, etc. El trabajador de clase media entrega el 70% del dinero que el empresario paga por sus servicios y le dan... Mejor no lo digo.

¡Es una inmoralidad!. Esto es un ejemplo del mayor despilfarro nunca visto.
La primera medida del nuevo gobierno, elevar el IRPF, es una medida inmoral. Incluso aunque gestionaran bien ese dinero, porque prometieron justo lo contrario. El PP se ha cansado de prometer, en el punto número 2 y número 5 de su programa electoral-económico, que no subirían impuestos. Más aún, dijo que los rebajarían porqué así se crearía actividad económica y se terminaría recaudando mucho más. Se deduce que ahora recaudarán menos, porqué han subido los impuestos y se colapsará la actividad económica. No entiendo como nadie se subleva ante tantas mentiras de nuestros políticos. En un país serio, las promesas cuentan. Así que tenemos que entender que los extranjeros no nos tengan por un país serio, no confíen en nosotros y nos apliquen un diferencial de tasa de interés elevada. No son malvados especuladores, simplemente aplican el sentido común.
El problema es que en España no se castigan las mentiras. El Sr. Gallardón tiene mucho trabajo por delante. Aquí las campañas electorales, además de costar mucho dinero, son inútiles y por lo tanto, deberían eliminarse. Y las subvenciones que reciben los partidos también; porqué se supone que están para que sus propuestas lleguen a los votantes y no para difundir mentiras. ¿Por qué no crear una Oficina del VOTANTE, que penalizara a los partidos que no cumplen las promesas? Sin ir más lejos, ahora se ha demostrado que las famosas “pulseras-equilibrio” eran una mentira. La empresa recibirá una sanción millonaria. En España parece que las decisiones políticas son mucho menos importantes que esas pulseras. Si no fuera así, debería sancionarse a los partidos que incumplen sus promesas.
Es lógico suponer que Rajoy ya sabía que existía un déficit mayor que lo que decía en la campaña. La mayoría de las CCAA las gobernaba el PP. Además, su trabajo en el parlamento era hacer oposición, fiscalizar al gobierno y tenía muchos medios y gente inteligente para llevarlo a cabo. Podía tener una idea muy aproximada de que el déficit no sería del 6%, sino del 8%: 80.000 millones en lugar de 60.000. ¡Fatal!
Ha utilizado esta burda excusa para ir en contra de la filosofía, expuesta en su programa electoral. Sin embargo, sigue siendo bastante increíble que, al descubrir que los datos eran peores de lo esperado, también descubriera que su teoría de la reducción de impuestos para crear actividad económica no era válida.
En cambio NO ha tomado ninguna medida para conseguir el adelgazamiento del Estado. Estas estaban en su programa y debieran haberse  tomado las primeras. Otras no lo estaban, pero, según el sentir popular, serían igualmente convenientes, como la eliminación del senado y de las Diputaciones provinciales, Consejos Comarcales y demás entes redundantes de la administración. También se podrían reducir la mayoría de los cargos de confianza, empresas públicas creadas para colocar amiguetes  y duplicados entre las diferentes administraciones. Tampoco podemos tener tantos subsidios que desincentivan la búsqueda de trabajo, a emprender creando autoempleo y microempresas, a mejorar el rendimiento, a obtener ideas creativas, etc. Alguien puede explicar ¿Por qué cobran subvenciones la Asociación de Empresarios, los partidos políticos, los sindicatos y tropecientasmil asociaciones de ocio?. Y ¿por qué aguantamos Correos?, como paradigma de las empresas publicas anacrónicas. ¿Habéis recibido alguna carta estos últimos 30 días? Tal vez alguna factura y mucha propaganda. Incluso la de los partidos o centros cívicos en sobres individuales. ¡Viva el dispendio! Total, paga el Estado. Todo lo que pueda recibirse por correo electrónico, debería enviarse por este medio y eliminar los envíos físicos. En el Siglo XIX era lógico que existiera "Correos" y fuera un servicio público, pero estamos en el siglo XXI. Pensemos en ahorrar., organicemos bien y dejemos de inflar la vaca hasta que explote, porqué no tenemos dinero para malgastarlo en inutilidades.
Aumentar los impuestos sólo sirve para “castigar a las machacadas clases medias que trabajan para terceros y ahorran”.
Está claro que en primer lugar hay que reducir el déficit del Estado, porque si no se hace nadie nos prestará. No hay alternativa. Hay que dejar de pedir préstamos. La discusión es cómo hacerlo. Si ganas 1000€, sólo se puede gastar menos de 1000€, nunca más.
España tiene ahora un tipo más bajo que un poco antes de las elecciones, cuando España colocó Bonos a 10 años a más del 7%. Esto es así, NO por las medidas que ha tomado el nuevo Gobierno, sino porque ahora el Banco Central Europeo garantiza la recompra de las emisiones de deuda estatales, con Alemania avalando. Pero el día que los alemanes se cansen, la prima de riesgo española se disparará y deberá reducirse el déficit de 80.000 millones. No hasta 60.000 millones requeridos ahora por Europa, sino hasta cero. Y en veinticuatro horas. Luego, habrá un desastre y entonces veremos “recortes” de verdad. Por lo tanto, mejor que vayamos reduciendo el déficit rápidamente sin esperar a que nos lo vuelva a sugerir la Sra. Merkel.
Además de adelgazar el Estado, hay medidas fundamentales de las que nadie habla: "fomentar el crecimiento económico", innovación, en el sentido de empujar e inducir a todos aquellos que ahora están en la calle para innovar y producir sus propias iniciativas: trabajando en solitario, o abriendo un negocio, en lugar de trabajar para otros.
Para ello, el Gobierno debe eliminar todas las barreras. En Nueva Zelanda, para crear y legalizar una empresa, se necesita menos de un día. En Australia, Canadá, Singapur, Hong Kong, menos de una semana. Aquí llega a costar tres meses. Hay un ranking del Banco Mundial, que se llama 'Doing business'. Este ranking mide la dificultad al crear un negocio, relaciones con la administración, para pagar impuestos, contratar electricidad, conseguir crédito, contratar trabajadores y despedirlos, etc. En este ranking están estudiados 183 países y España ocupa el 133º. Está operación, responsabilidad del Gobierno, cuesta muy poco dinero. Nos hemos venido planteando, un año tras otro, barreras y subsidios injustificados, protocolos, acuerdos, etc., que ahora se han de eliminar innovando y repensando los procedimientos desde el inicio. Ahora ya no somos ricos y no debemos permitir tanta panoplia. Además, esta medida contribuiría a mejorar la productividad del funcionariado, eliminando puestos que no solo no ayudan, sino que dificultan. En cambio, parece que sólo recortan médicos, enfermeras, enseñantes y demás servicios fundamentales para el funcionamiento de una sociedad moderna y competitiva. Recortan de donde no deben y mantienen en su lugar los "entes y asalariados" improductivos.
Hablando de innovación. Se han hecho en todas partes parques tecnológicos, de biomedicina y telecomunicaciones. No hay dos sectores mejor financiados.
Las farmacéuticas se gastan un dinero inimaginable en investigación biomédica con excelentes beneficios. Entonces ¿qué necesidad hay de que el Gobierno subvencione carísimos laboratorios biomédicos?. No debe confundirse innovación con investigación y dar subvenciones a las grandes farmacéuticas. Esto es muy caro.
Al que debe incentivarse para que innove es al propietario de un restaurante o de una tienda. La innovación debe aparecer en todos los sectores. El hombre que ha ganado más dinero en España, lo ha hecho en uno de los sectores con historia más antigua, que es la empresa textil. Reestructurando, reinventando, innovando e inventando Zara.
Más ejemplos: café Nespressoy Starbucks. Más: un saltimbanqui que hacía malabares en un cruce de semáforos creó el Cirque du Soleil, eliminando leones y buscando otro tipo de emociones. Todo el mundo puede y debe innovar.  El gobierno debe ponérselo fácil al que se esfuerce en hacerlo. La clave es entender que competir no significa hacer todo más barato. Un bar no será más competitivo por vender un café más barato, sino ofreciendo algo diferente que el resto de las barres no ofrece. Esto se llama innovación.
De la crisis, tenemos que salir solos. Los gobiernos no deben dar subvenciones, bastaría con que quitaran todos los impedimentos para que la gente que crea trabajo auto-empleándose pudiera funcionar. ¿Por qué deberíamos pagar a Ryanair por venir a España? Si le interesa, que venga y si no, entonces que vaya a otro sitio.
Los catalanes nos tememos que sufriremos recortes doblemente: El president Mas ya lleva un año recortando y ahora vienen los de Rajoy...
El problema es que la soberanía de nuestro país no está en Cataluña. Está dividida: algo se decide aquí en la Generalitat, una parte en el Gobierno Central y otra en Europa. Vendimos nuestra alma al Diablo por muchas cosas, también dejando escapar el concierto económico cuando se firmó la Constitución. España también ha vendido su alma al Diablo con la política monetaria europea. Por supuesto, existen muchas herramientas que un país normal tiene y que no tenemos nosotros.
En cuestión monetaria no podemos hacer nada. En el ámbito fiscal muy poco. Hay que recortar, sí, eso es un hecho, porque si seguimos gastando más de lo que tenemos tendremos que pedir dinero a alguien y si accede a prestárnoslo, nos pedirá intereses obscenos que nos sumirán cada vez más en la indigencia.
Ahora bien, se ha de recortar correctamente. Es decir, con mentalidad de crecimiento económico. Los políticos deberían preguntarse ¿qué podemos hacer para crecer? Recordemos, ¡innovación!. Por el momento se limitan a cortar y a castigar más a los de siempre: las clases medias que son capaces con su inteligencia y esfuerzo de salir de los atolladeros y que cuanto más les quitan más innovan y más trabajan. Los pobres y vagos de solemnidad, no contribuyen en nada. Ni innovan, ni trabajan ni ahorran. Los ricos/poderosos, se forran cada vez más y se escapan y camuflan sus ganancias. Como siempre contribuyen exiguamente al erario público. Está claro que el nuevo gobierno sigue haciendo lo que los anteriores, machaca a las clases medias trabajadoras y corre un tupido velo para no ver a nadie más. No se ocupa de la corrupción, ni de los vagos y no pone ni una sola medida para favorecer el crecimiento de los que innovan y trabajan. Al contrario, los estrangula con más impuestos cada vez. Os suena aquello de matar la gallina de los huevos de oro.
Las inversiones en infraestructuras que ayudan a la producción son generadoras de crecimiento, pero no hay dinero para acometerlas. Hay que retrasarlas.
Lo que si podemos controlar es la justicia y la reglamentación. Eliminar todas las barreras que impiden la formación de empleo y que ralentizan las empresas de innovación en todos los sectores. Y hacer esto no cuesta tanto dinero, solo poner a trabajar las pequeñas células grises. El Gobierno debería dejar de pensar en términos de "en que me puedo gastar este dinero para crear ocupación directa” (normalmente se crean puestos de trabajo que no producen nada útil, cuando no se emplean en pagar comisiones a los “amiguetes de la casta política”. Mejor que no piense tanto como gastar y que elimine las dificultades y trabas a la gente que piensa por sí sola. Si se deja respirar a las personas innovadoras, trabajadoras y ahorrativas y se las descarga de las mochilas que suponen las múltiples administraciones ineficientes y demás chupópteros, serán capaces de crear valor y empleo,  la economía funcionará y el estado recaudará.
Por ejemplo, ¿Conocemos la cantidad de reglamentaciones ambientales que tenemos en España?. En estas medidas somos de los primeros países del mundo. Hoy una empresa tiene que llevar un conteo de residuos y medir las emisiones de CO2. Esto es carísimo y por el momento es una dificultad que NO nos la podemos permitir. Canadá ya ha salido del Protocolo de Kyoto y los principales países del mundo no lo firmaron. ¿Por qué tenemos que ser nosotros más papistas que el papa? Es muy caro. Los beneficios de usar estas “tecnologías limpias”, puede que los veamos dentro de cien años y mientras, cerramos empresas y talleres cada día. Cuando los coreanos reduzcan los precios de estas tecnologías limpias, que en esto de copiar, mejorar y abaratar son mejores, ya las usaremos. Hay muchas barreras, como estas, que nos hemos estado autoimponiendo en los últimos años en los que nos creíamos miembros de la “elite mundial” y ahora nos lastran, cuando no estrangulan. Otro ejemplo es el de las Centrales Nucleares. Es que no sabemos que España genera electricidad con carbón y contamina el copón. ¿No sabemos que importa energía eléctrica de Francia? y esta tiene un porrón de Centrales Nucleares, que si se accidentan, por cercanía, también nos contaminarán. Es como el vecino de un ático que no quiere que pongan una antena de móvil en la azotea de su casa y se la ponen en el del vecino. Él sigue recibiendo la radiación y el vecino cobra el alquiler.
Pasando a otro tema que, antes de las elecciones del año pasado, Enric Juliana, corresponsal de La Vanguardia en Madrid, ya predijo que sucedería. Ahora, el Gobierno culpa a las Autonomías del déficit español. Según dicen, las Autonomías son las responsables del malgasto, del déficit y de casi todos los males que aquejan al estado español. Las quieren vigilar los presupuestos y decirles como deben gastar el dinero que previamente recaudan y entregan al Estado para luego este lo reparta a su criterio. ¡Vaya falacia!
La llave de la “caja” la ha tenido siempre y la sigue teniendo el gobierno central y si papa estado no trata a todos sus hijos por igual, no puede pedirles las mismas responsabilidades. El tópico del café para todos es mentira, porqué ni todas las autonomías son iguales, ni todas recaudan lo mismo, ni todas colaboran lo mismo con el estado, ni todas tienen las mismas competencias y responsabilidades que sufragar directamente, ni el estado transfiere a todas los mismos recursos para atenderlas proporcionalmente, ni en igualdad de condiciones.
Ahora que han pasado ya muchos años desde la primera Constitución, se hace evidente que es necesario repensar el Estado de las Autonomías. En época de vacas gordas, cuando parecía que todos éramos ricos, se podía gastar mucho dinero en muchos lujos financiados por jugosas transferencias desde las CCAA productoras y desde Europa a las CCAA que llevaban atraso. Pero cuando las aguas han vuelto a su cauce, es imprescindible que cada cual se esfuerce por producir y aprenda a vivir según sus medios. La solidaridad tiene un límite y ni Europa quiere regalar dinero eternamente, para que otros lo despilfarren, ni los habitantes de las “autonomías productoras” que han tirado históricamente del carro pueden soportar sufrir un desequilibrio en su balanza fiscal, transfiriendo dinero a otras CCAA, que lejos de recortar, siguen despilfarrando y viviendo mejor que las CCAA que “pagan”. Esta situación es un caldo de cultivo para que la gente sienta una desafección creciente contra los políticos y con otras CCAA. Los españoles debemos recordar la declaración de independencia de los Estados Unidos en 1776, escrita por Thomas Jefferson. Era un fiscal independiente, que dijo algo así: “Cuando un rey exprime a sus ciudadanos, estos tienen la necesidad y la obligación de escapar de su autoridad”. Es decir, cuando los ingleses estaban apretando demasiado el yugo, los americanos se escindieron de la corona inglesa. Los españoles inteligentes deberían comprender el símil.
Por cierto, no sirve de nada decir, en tono de burla o desprecio…”¿Qué harían los catalanes sin España?”. Basta recordar que el país más próspero, más rico y más competitivo del planeta tierra, tiene menos extensión que Catalunya, un terreno y un clima peor agraciado que el de Catalunya y una población similar a la Catalunya. Por cierto en su territorio conviven sin problemas personas que hablan cuatro idiomas sin que nadie se rasgue las vestiduras.
¿Os suena Suiza? 

Es un país en el corazón de Europa que tiene cuarenta mil de kilómetros cuadrados, siete millones de habitantes y ha estado rodeado por poderes violentos a lo largo de la historia, como Catalunya. Suiza hace años que es uno de los países más ricos en el mundo, número uno en las listas de competitividad y ello sin tener acceso al mar. En este contexto de crisis, Catalunya podría ser similar, sin reloj de cuco, pero perfectamente competitiva y próspera.

Las balas contra la crisis parece que se acaban, a falta de que el Banco Central Europeo actúe más diligentemente. Todo depende de Alemania. Cuando ésta comience a caer, comenzará a aceptar que el Banco Central Europeo intervenga, como pedimos los Estados del sur de Europa.
Los alemanes tienen mucha industria y para que sea más competitiva, les interesa un euro débil, que ayude a exportar los productos de calidad que fabrican. Todo el sistema se basa en la esperanza de que los alemanes sean capaces de pagar todas nuestras deudas. Pero ¿podrá?
Si no puede, Europa lo pasará muy mal. El Banco Central Europeo será una solución siempre que Alemania sea capaz de respaldarlo. Entre España e Italia han emitido una deuda de 1,4 millones de euros en tres años. Si esto termina siendo deuda insolvente, esta deuda hará un agujero enorme en el Banco Central Europeo. El capital actual del BCE son sólo 70 millones de euros. Si una empresa con capital de 70 millones de euros tiene una deuda de 1,4 millones es evidente que se ha de recapitalizar. ¿Y quién debe hacerlo? Todo el mundo confía en Alemania. Pero, ¿qué sucederá si Alemania no puede permitirse este lujo de pagar todas las juergas?
Alemania también tiene un problema de ancianos y pensiones creciente. Los emigrantes cualificados españoles, griegos y turcos, pagando impuestos por las rentas de su trabajo, aminoran un poco el problema; pero depende de cuánto tiempo se queden en Alemania y de que parte de su salario gasten o inviertan en este país. Por lo tanto, recemos para que ni España ni Italia se declaren insolventes.
¿Y China? Siempre se habla del rescate chino, pero China también tiene problemas. Acaba de estallarle una cierta burbuja inmobiliaria y si no va a peor, el efecto será ralentizar su crecimiento. Pasará de crecer más del 10% anual a menos de un 7%. Además, China no importa nada; mayoritariamente exporta y lo que resta lo guarda y ahorra. Por tanto no esperemos demasiada ayuda de China. De los chinos españoles, mejor ni hablar. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Todos usan nuestro sistema de salud y de enseñanza gratuitamente, pero….

¿Cuantos impuestos pagan al Estado español o a las CCAA donde trabajan sus negocios?.
¿Cuánta economía sumergida desarrollan?
Los productos que comercializan y las personas que trabajan en sus negocios ¿cumplen con las leyes locales y europeas? ¿Todos?
¿Han visto alguna vez a un español trabajar en un negocio chino?
¿Cuantos chinos piden préstamos en bancos españoles? , etc 
Los chinos son muy trabajadores, pero los beneficios de su trabajo, revierten casi íntegramente en ellos mismos y en su comunidad. Es verdad que no hacen tanto ruido como otros colectivos de emigrantes, pero la matan callando. Por cierto no he oído ninguna queja, ni de persona privada ni en ningún medio por hablar en chino entre ellos. En resumen, la comunidad china contribuye infinitamente menos de lo que parece al desarrollo económico de nuestro país.

Otra palabra de moda: Los "eurobonos". Parece que tampoco son muy buena idea. Imaginemos a dos hermanos que piden créditos bancarios. El banquero ve que uno es un “viva la virgen” y sabe como divertirse; el otro es un chico que trabaja, ahorra y acumula patrimonio. Al primero el banco le prestará dinero, pero a un tipo de interés altísimo. El segundo podrá conseguir un tipo de interés bastante más bajo, porque tiene  propiedades y altas probabilidades de devolver el préstamo. El segundo depende exclusivamente de que le salga bien la idea brillante (pelotazo) que tiene entre manos. Pero si resulta que es el padre el que firma como avalador de sus hijos, ¿Qué pasa? Que el banco le pondrá los dos créditos al mismo tipo de interés altísimo y este se quejará al banco. El banquero le responderá: ¡Se siente!. Tiene Ud. un hijo cantamañanas.  Si los créditos se dan por separado (con diferente diferencial), esto inducirá a gastar y crecer más al que lo tenga bajo y a reducir déficit al que se le preste más caro, porqué si no lo hace así, la bola de la deuda se hará tan grande que se hará imposible de pagar (Grecia). Y sin emitir eurobonos, lo que ha sucedido en Europa es exactamente eso, que unos se han gastado lo que no tenían y otros han sabido guardar mejor. Durante diez años, los griegos han tenido una tasa de interés alemán, han pedido prestado demasiado y se lo han malgastado todo. Ni que decir tiene que han acabado fatal. Resumiendo, si se crearan eurobonos acentuaríamos más esta mala situación que nos hace ir en la dirección equivocada.

¿Y los Estados Unidos?
También pasan un mal momento, ya que políticamente son incapaces de tomar medidas para controlar el déficit. El Congreso y el Senado se vetan mutuamente y no progresan. Pero no perdamos de vista que siguen siendo considerados por los inversores el país más seguro del mundo. Cayó Lehman Brothers y aún con la inmensa deuda que tiene USA, la gente dice: "la catástrofe será tan grande en todo el mundo, que no podemos hacer nada mejor que llevarnos el dinero a USA o abrir alguna cuenta en dólares o francos suizos en algún paraíso fiscal". Los Estados Unidos inspiran, aún con todos los peros, mas “esperanza” en la recuperación de su economía, que cualquier otro país desarrollado.
Cada día se habla sobre la desaparición del euro y, por extensión, de volver a la peseta o a un euro de segunda categoría. Sería indeseable, pero ya no es ninguna locura. De todas formas ahora la tortilla ya está hecha y no se pueden recuperar los huevos. Hay que quedarse con lo que tenemos. Ahora sería un suicidio intentar recuperar la peseta. Tenemos que aguantar en el euro y no seguir haciéndonos trampas al solitario. Como en el caso de las facturas de Rey.
Vaya engaño lo del "destape de las facturas" de la casa real. ¡Vaya transparencia a la española! Otra vez nos consideran tontos aunque les consta que, al menos no todos, no lo son... ¡Tontos! No intuyen que los menos tontos, descubrirán el pastel y se lo contarán a los que se creen todo lo que cuentan en la televisión, sin analizarlo posteriormente.
Sin ahondar mucho en el tema, imaginemos:
Tu cobras 1000€. Es lo que te paga tu empresa, si es que trabajas, claro. Al Rey, por ser Rey, España le paga 8 millones de €. ¡Solo un poco más que a tí!. Ya sabemos que un árbol genealógico cuenta mucho. Tres millones son para los gastos de la casa, dos millones son para los empleados de la casa, 100.000 son para el niño, 350.000 son la semanada de las niñas, etc. Por lo tanto, al final, resulta que el sueldo del rey es sólo 140.000 euros. Esta cifra ya se parece más a la de un alto ejecutivo de una gran empresa. Si tu haces lo mismo y de tu salario descuentas la Seg, Soc, el IRPF, el costo de la casa, del gas, electricidad, agua, el teléfono, la gastos de los niños (sin paga, que estamos en crisis), el sueldo de la cuidadora de la madre (para que yo pueda ir a trabajar), etc., al final, obtendrás un salario negativo!
Toda esta "contabilidad creativa" sobre las cuentas de la Casa Real, la hacen para hacernos ver que nuestro Rey nos sale barato en relación con los otros reyes que se mantienen en algunos países de la vieja Europa. Pero no cuela. Además, tengamos en cuenta que estos ocho millones van directamente al Rey, imagino que en un sobre, porque después, el estado le paga 60 millones adicionales para coches, viajes, seguridad, etc., porque es un Jefe de Estado y figura que esa cifra no cuenta.
¡Un gran engaño!. Aunque lo miremos con mucha simpatía. Y suerte que le ha salido una hija lista. ¡Al menos una!. Fíjense si es lista, que  el año pasado invirtió 1500€ en la empresa de su marido y en sólo un año ganó 571000€. ¡Esto sí que es innovación! Claro que su marido sabe mucho del arte de “ganar dinero”. Recordemos lo importante que es mostrar el árbol genealógico en los negocios. Además, son tan guapos y salen tan sonrientes en las fotos de los semanarios rosa……
¡España!.

Seguimos siendo un país de sol y playa, en el que se miente más que se habla. Donde se roba y estafa y no pasa nada. Y si por una remota casualidad te llega alguna condena cuando todavía, por edad, puedes cumplirla, el gobierno te indulta y pelillos a la mar.
Seguimos sin aprender de nuestros errores y por ello, recogemos lo que nos merecemos.
©JAS2012
Publicar un comentario