lunes, 5 de noviembre de 2012

MI MANIFIESTO PERSONAL



Suerte que no ha empezado todavía la campaña electoral para las elecciones catalanas del 25N. 
Estos días, en los medios, sólo vemos PROPAGANDA y la información brilla por su ausencia. Busco en Google “Manifiesto de intelectuales contra el secesionismo catalán” y salen multitud de opiniones o comentarios publicados en diversos medios escritos y digitales sobre el "manifiesto que han redactado y firmado diversas personas que salen regularmente en los "medios". Me resisto a llamarles "intelectuales". Sin embargo, cuesta un buen esfuerzo encontrar el manifiesto al que aluden últimamente todas las noticias.
Después de buscar bastante, he encontrado el "texto íntegro". No me interesaba leer el adoctrinamiento de los medios. Me interesaba leer primero lo que firmaron esos señores. Sólo después de hacerlo puedo formarme mi propia opinión y después contrastarla con la de otras personas. 
Es penoso que haya tan poca gente que desautorice todas las “propagandas”, vengan de quien vengan, o apoye discursos sensatos, publicando datos veraces, contrastados y firmados por autoridades en la materia. 
Por ejemplo: 
Unos dicen que sería beneficioso para los catalanes si Catalunya pudiera disponer de un estado propio. Otros dicen que esto es ambiguo y les suscita dudas y requieren ya mismo "independencia". Otros altos dignatarios que se reúnen con empresarios relevantes o lobbies importantes a puerta cerrada y en secreto maquinando para influirles a favor o en contra de tal posición.
¿Porqué se quedan los políticos y los medios siempre con el mismo pregón?. 
¿Porqué no revelan inmediatamente cuales son estos beneficios aportando enlaces a estudios publicados y firmados por personas relevantes en el campo sobre el que opinan?. 
¿Porqué no explican que significa para ellos "independencia", que plan tienen para conseguirla y para desarrollarla, y qué tipo de sociedad desean para la Catalunya del futuro?. 
Estos planes hojas de ruta o como quieran llamarlo deberían estar publicados en sus webs oficiales y darles amplia difusión en los medios escritos y televisivos, debates y conferencias. Por lo menos que hagan fotocopias y las repartan en las mesitas de las ramblas junto a las mesas de merchandising a quien le interese leerlas, etc. No sea que detrás de la barretina unos crean ver una cosa y otros deseen ver otra muy distinta.
Los nacionalistas españoles dicen que la independencia de Catalunya es una quimera, que va contra la ley y casi contra natura. Amenazan con que, si por casualidad se produjera, se derivarían roturas y penosas consecuencias para todos, los jubilados perderían sus pensiones, las empresas huirían como alma que lleva el diablo de Catalunya y esta quedaría fuera de Europa y repudiada por todo el mundo desarrollado. Prácticamente vaticinan el advenimiento del fin del mundo y este mensaje intimida incluso al más valiente y temerario. 
Deberían explicar también estos oradores a quién afectarán principalmente sus vaticinios y por supuesto apoyarlos con estudios avalados por profesionales, reconocidos por la comunidad, como expertos en el tema del cual opinan. Así los expertos del otro bando podrían contrastar sus aseveraciones con otros argumentos y al menos el debate sería más fecundo y ameno intelectualmente hablando. 
Los señores del manifiesto dicen que Cataluña no está sometida a un expolio por parte de España y esto deja como mentirosos a los que repiten hasta la extenuación que la balanza fiscal es negativa para Catalunya en 16000 Millones anuales. 
Los catalanes notamos, y más cuando viajamos por otros territorios del estado, que las infraestructuras en Catalunya están mucho peor que en otras regiones españolas: que debemos pagar peajes para circular por las autopistas, que debemos pagar más para acceder a las medicinas que el resto de españoles, que tenemos menos residencias de ancianos, menos plazas de guardería, que muchas vacunas para los niños no están incluidas dentro de las prestaciones de la sanidad pública, etc. 
Los medios afines al partido del gobierno central, dicen que esto es porque los gobiernos de la Generalitat despilfarran el dinero en otras cosas que no son importantes, etc.
Todo el que quiere estar informado sabe que en España hay aeropuertos sin aviones, autopistas con menos de mil coches al día, que circulan aves con muy pocas personas, que uno de los países con más kilómetros de vías de AVE no está conectado con Europa por este medio, que no hay forma de atender los requerimientos de Europa y construir el corredor mediterráneo ni siquiera para construir unos pocos metros de vía para dar salida a las mercancías que procedentes de Asia llegan al puerto de Barcelona con destino final Europa, que del poco dinero presupuestado para invertir en infraestructuras en Catalunya se llegan a adjudicar muy pocas obras y por tanto realmente no se invierte el dinero presupuestado en Catalunya, etc, etc.
Mentiras y propaganda a porrillo. Una lista interminable. 
Señóres políticos:
¡Dejen ya de repetir esta cantinela!.
Nunca se llega a nada positivo si uno dice bueno y el otro malo. Tal vez lo que realmente quieren es que la gente se aburra de oírles siempre el mismo discurso del despiste, de que les tomen el pelo, de no entender sus peroratas incongruentes, de notar que les mienten o al menos les ocultan muchas cosas. Tal vez lo que realmente desean es que se hastíen y “pasen de la política” votando en blanco o decidan que pierden el tiempo si van a votar. Así parecería que hacen algo pero sin tener que realmente cambiar nada y mantener su pesebre y poltronas. 
Por favor, señores políticos, grandes medios de comunicación y comentaristas televisivos: ¡Dejen de repetir todos los días la misma matraca!.
Si el gobierno, que es el que conoce los datos, fuera mínimamente transparente, debería hacer públicas las balanzas fiscales interregionales periódicamente. ¡Como el IPC!. 
Como esto no es así, el gobierno de España no es trasparente, el Govern de la Generalitat en lugar de gastarse el dinero en campañas publicitarias como si tuvieran que vender un detergente, deberían encargar a sus técnicos-expertos, que los tienen y buenos, que elaboraran los estudios correspondientes.
A lo sumo podrían contratar los servicios de auditores reconocidos internacionalmente para hacer estos estudios y publicarlos dejando al gobierno español y a los que opinan diferente, en evidencia. Lo más importante sería que, con ellos, los ciudadanos podrían saber de qué hablan unos y otros y podrían contrastar sus publicaciones en lugar de hacer actos de fe, los cuales pueden ser adecuados en otros temas, pero nefastos en política y economía. 
Los ciudadanos estamos mareados de tanta basura propagandística. No somos tontos ni tan analfabetos como nos quieren hacer creer. Basta ya de tanta propaganda y confusión. Queremos información veraz. La queremos completa y accesible en lugar de tanta verborrea propagandística. 
Como diría un conocido profesional… ¡Basta!, ¡Basta!, ¡Basta de propaganda! 
Por favor… ¡Queremos datos claros! 
La paja se la pueden comer ustedes. 
©JAS2012
Publicar un comentario