jueves, 29 de enero de 2015

Para los inversores individuales que guardan unos ahorrillos…

¡Más vale prevenir que predecir y luego lamentar!
La CNMV ha emitido una “Comunicación sobre Medidas de Refuerzo de la Transparencia en la Comercialización de IIC”. Con ello intenta proteger las decisiones de inversión en Fondos de Inversión (FIM’s) de los españoles con perfil “tradicional” en un contexto de mercado en el que buscan mayores rentabilidades pasando sus ahorros de depósitos bancarios a fondos de inversión IIC. 
Lo entiendo como un aviso para navegantes, porque muchos ahorradores cansados de que sus ahorros en Cuentas de ahorro no les dejaran nada y aconsejados por su “amigo que entiende de estos temas” o “el director de su oficina bancaria”, han ido trasladando sus ahorrillos a “productos estructurados” y todo tipo de productos de Renta Fija, con nombres cada vez más floridos e ininteligibles, que se venden como muy seguros y algunos de ellos, con una rentabilidad relativamente buena. Siempre el mismo tema de “duros a cuatro pesetas”. 
Ya se sabe, en temas de dinero, las emociones que más cuentan son el miedo a perderlo y la avaricia por aumentarlo. Por ello siempre se suele olvidar que “duros a cuatro pesetas” no existen y que cuando alguien cree encontrarlos, no es que sea más listo que nadie o que eres el mejor amigo de que te los ofrece, sino que estás ante una tomadura de pelo o tal vez el que te los ofrece no sabe realmente lo que te está ofreciendo. Como norma general, una mayor rentabilidad siempre conlleva un mayor riesgo de retorno de la inversión y en Renta Fija, la mayor rentabilidad se suele conseguir invirtiendo en productos con rentabilidad cercana al investment grade (BBB-) o incluso por debajo. Es posible que, en estos momentos la renta fija a medio y largo plazo se esté convirtiendo en una inversión de alto riesgo, porqué se puede estar formando una posible burbuja con activos de mala calidad. Es como el boom inmobiliario: Se vendía todo porqué todo el mundo pensaba que no podía caer. Pues cayó. ¡Lo recuerdan ¿verdad?! 
Es de ingenuos pensar que revalorizaciones del 30% o 40% conseguidas en pocos años no pueden tener recorrido a la inversa en cuanto los tipos o la prima de riesgo suban de nuevo. ¿Han visto como ha subido en Grecia? Comprar ahora es como comprar un piso por las nubes pagando las plusvalías a los demás. 
Por cierto si se atreven a comprar Bonos griegos les pagarán un interés de más del 10% y Morgan Stanley vaticina que subirán a más del 17%. Otra cosa es que sean capaces de dormir por las noches, pensando que estarán haciendo los griegos con su dinero.
Seguimos teniendo un montón de gente detrás de nuestros ahorrillos. Cada vez más. Y son los ricos, que nunca tienen suficiente, y también los pobres que tienen poco o directamente nada. Con este panorama, si en la Cuenta de ahorros no nos dan nada y en los productos de Renta Fija que la mayoría entiende sin riesgo, en realidad si lo tiene, sólo nos queda pensar en FIM’s que inviertan en renta variable, o directamente comprar acciones en las bolsas. 
Si hoy nos asombramos del precio al que se pagaba una vivienda en 2006, estoy seguro que en el futuro nos haremos cruces recordando que había quien compraba deuda de un estado pagando dinero por quedársela como ocurre en la actualidad. 
Veremos lo que tarda en estallar pero estoy convencido que estamos en una burbuja de tipos bajos de deuda pública y ese, junto a la sobrevaloración de Wall Street, seguramente sea el mayor riesgo que nuestros ahorrillos afrontan actualmente. 
Cualquier crash que pueda haber en los mercados va a influir en la economía. Debería ser al revés –que los mercados se movieran por datos o por expectativas de la evolución económica- pero no tengo nada claro que con el exceso de política monetaria que existe, eso vaya a ocurrir. 
Por eso, riesgos económicos graves –como la deflación- e incluso geopolíticos –como la guerra de Ucrania o una posible la de atentados yihadistas en Occidente– son quizás menos peligrosos que la extrema complacencia con la que el sistema financiero está manejando sus inversiones. 
La situación actual me recuerda a la de finales de 2007 cuando la burbuja inmobiliaria norteamericana ya hacía más de un año que había estallado y las autoridades españolas negaban que nada de eso afectaría a España, el S&P 500 obviaba todos los problemas y marcaba máximos históricos. 
En Grecia con gobierno de Syriza tendremos al país más problemático de la eurozona. Será un test muy realista para ver cómo resiste el euro ante el escenario más adverso: el país más dudoso con el escenario político más dudoso. A efectos de mercado Syriza pondrá a prueba la UE, encontrar una solución razonable para que pueda continuar dentro del euro. Seguramente no habrá una nueva reestructuración de la deuda griega, sino que se articularán ayudas directas de Europa para el presupuesto heleno, con programas para combatir el desempleo juvenil o para construir infraestructuras. Además, aunque parece que la deuda griega es muy elevada respecto al PIB, gracias a las reestructuraciones previas, el peso del pago de intereses no es muy distinto de lo que paga España o Italia. 
Como ya pasó tras la crisis “.com” pero de forma mucho más exagerada ahora, los bancos centrales están propiciando con su liquidez barata y masiva que el ahorro y la inversión apueste por más riesgo a cambio de rentabilidad. Esta liquidez facilitará que los bancos presten a empresas y familias, generará confianza en el futuro de la moneda única, en la medida en que supone un primer paso, parcial pero efectivo, hacia la mutualización de la deuda. El sector más beneficiado en términos bursátiles seguramente será el bancario. Además del bancario y el asegurador, que son dos sectores infravalorados por una excesiva percepción del riesgo, también saldrán beneficiados de la inyección de dinero del QE sectores expuestos a la evolución del crecimiento global, como el sector de la automoción, el químico, el farmacéutico y el consumo de lujo. 
Poco a poco hay que ir asumiendo que los grandes bancos europeos ya no están supervisados por los reguladores nacionales, sino por el BCE que, además, ha homogeneizado los criterios contables. Cuando se vayan publicando los próximos resultados trimestrales se irá viendo si es necesario hacer algún ajuste, alguna ampliación de capital… pero con el paso de los meses iremos viendo que las cuentas de los bancos europeos son perfectamente fiables y homologables. 
Esta situación de euforia, con todo lo peligrosa que es, podría alargarse mucho tiempo y por muchos argumentos que uno tenga, puede que debamos extremar nuestras precauciones pero ¿Quién se atreve a posicionarse en contra de esta situación de euforia colectiva de los mercados?. 
¿Que habrían dicho todas esas personas que venían que las viviendas duplicaban su precio en menos de 5 años si Zapatero hubiera pedido contención del gasto y empezado a aplicar recortes? ¡Seamos sinceros! Sencillamente le hubieran tildado de loco y aguafiestas. 
Una vez mas es conveniente recordar que para obtener beneficios económicos es más importante estar a favor de la tendencia que tener razón y por tanto aprovechen la racha mientras dure. Cuanto durará, imposible de saber para el común de los mortales, pero por ahora, parece que va a haber una cierta bonanza, por tanto hay que intentar aprovecharla. 
©JuanJAS
Publicar un comentario